Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

La Inteligencia Económica sustentadora de la Seguridad


Hace escasos días, charlando distendidamente con un prestigioso profesor de derecho, me sorprendió su afirmación de que no creía en la inteligencia como sustentadora de la seguridad, por supuesto, estábamos hablando de la seguridad jurídica en las transacciones comerciales, tema del 1º día de las VIII Jornadas de Seguridad, Defensa y Cooperación que se celebran en Málaga en el mes de noviembre de cada año.

Hace bastantes años, allá a principios de la década de los noventa, impartí unas clases en varios “masters” de universidades españolas, sobre inteligencia competitiva o económica. La enseñanza se compendiaba en unas diez horas, seguramente por cuestión de los créditos.

Con el paso del tiempo se conformó un verdadero curso o módulo completo, dentro del master, en donde se trataba, no sólo la inteligencia, sino también la contrainteligencia; la seguridad de la información: automatizada y documental; sistemas de situaciones de crisis, culminando con planificación estratégica.

La económica, debe basarse en la seguridad, porque sin ésta no hay economía, pero a su vez la seguridad se basa en la información. Por ejemplo en la época de esplendor comercial de la república de Venecia, el consejo de gobierno disponía de la información de las más de diez mil prostitutas que contentaban carnalmente a los comerciantes, a los que sacaban información y que les servía para planificar su estrategia comercial. Por supuesto la información que les podía proporcionar una prostituta era casi irrelevante, pero unido a otras, conformaban el escenario futuro, para que los gestores del comercio veneciano, pudieran actuar.

Al fin y a la postre la diferencia entre inteligencia e información se materializa en la siguiente ecuación:

Inteligencia = Información + Análisis

También se suele plasmar:

Inteligencia = Información + Valor añadido

De hecho se acuñó en la década de los noventa, en el “boom” de la informática, los productos AVA, de Alto Valor Añadido, como forma de diferenciarlos de otros que no necesitaban tanta información.

La seguridad en las transacciones comerciales ha tomado mucho auge en los últimos tiempos, ante la inseguridad que se ha producido en varios países, con los que España, ha tenido una relación comercial muy fluida y de muchos años. No es cuestión de profundizar más en el tema, dado que serán objeto de las ponencias que se desarrollarán el próximo día 12 de noviembre, en el salón de actos que Unicaja dispone en la Acera de la Marina, pero sí parece conveniente tratar algunos aspectos de la inteligencia, como precursora de la seguridad.

Hay bastantes definiciones de “inteligencia económica o competitiva”, siendo uno de los países pioneros en su estudio, nuestra vecina Francia, habiendo publicado en 1994, un libro, ya clásico, titulado “L’intelligence économique. Les yeux et les oreilles de l’entreprise” de Bruno Martinet e Ives-Michel Martí. Las definiciones, más o menos sintéticas o generalistas, intentan abarcar el conjunto, aunque la dificultad estriba en la evolución social, política y económica del mundo, pasándose de mercados concretos a otro mundial. Por ello nos fijaremos en su finalidad, al margen del nivel de planeamiento, sea un gobierno, una multinacional o una pequeña industria o un emprendedor que quiera disponer de una cuota de mercado: La finalidad, pues de la inteligencia económica es la de proporcionar los conocimiento que necesite, cualquiera de los niveles anteriores, para establecer su política económica o de empresa, hacer planes para el futuro y tomar decisiones que le acerquen a ese escenario deseado.

Hace muchos años, leí una citación que sobre el problema hacía BusinessWeek , quedándome con la sentencia de que “la inteligencia competitiva es un imperativo para sobrevivir”.

La inteligencia crea, sobre la base de unos indicios actuales (información/noticia), un escenario prospectivo, el cual puede clasificar como “futurible” o “futurido”, el primero es el futuro posible, visto que la información/inteligencia, se me presenta un escenario que es posible que ocurra.

Si nos centramos en el sector económico, por ejemplo, y nos planteamos apostar política y económicamente por la interconexión del gas del norte de África a través de España para que llegue a Europa, debemos previamente de establecer un “ciclo de inteligencia”, sobre la base de unas necesidades de información, un plan de obtención de dicha información (las prostitutas venecianas), una elaboración de toda esa información para hacerlo un todo coherente, extrayendo de todo ello el escenario, que nos dirá el riesgo que podemos correr.

En los últimos meses Occidente y una buena parte de los países musulmanes, se encuentran azotados por la amenaza yihadista, de tal manera, que el “escenario posible” que ellos manejan, es decir el mismo proceso que hemos realizado nosotros pero en sentido inverso, predicen que en menos de 20 años el norte de África y una buena parte del sur de Europa estará integrado en el califato. 

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 2014-10-31

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1639 personas.