Ver Suplemento Temático...


Seguridad Industrial y Prevención de Riesgos Laborales.

 

 Expertos

Eider Fortea Méndez


Profesora-investigadora en Universidad Mondragon


El departamento de prevención, ese gran olvidado


Quizá la primera pregunta que nos viene a la mente cuando hablamos del departamento de prevención es ¿qué hace? y después ¿qué esperamos de él?. Una sensación bastante generalizada es que los departamentos de prevención y los de sistemas de gestión son lo mismo, es decir que se dedican a implantar normas de gestión en las empresas. Ciertamente no es del todo descabellado pensar de esta manera, puesto que, en muchas ocasiones son los llamados responsables de prevención quienes también hacen las funciones de responsables de sistemas. Pero ¿es adecuado hacerlo de esta forma? ¿no es cierto que puede llevar a una gran confusión?. En pocas palabras ¿es lo mismo?.

Lógicamente la respuesta es NO con mayúsculas. Los prevencionistas o departamentos de prevención NO SON simples gestores de prevención o de sistemas y, es más, NO deben serlo.

Primeramente podríamos empezar por argumentar que la prevención del riesgo laboral vela por la seguridad y salud de las personas trabajadoras en el contexto de sus vidas laborales, en función de cómo son y cómo son sus puestos de trabajo, sus instalaciones, sus herramientas, sus relaciones con los demás, etc. Y todo ello es identificado, evaluado, valorado y controlado en todas y cada una de las actividades que realiza en la empresa. Y al ser una necesidad de cuidado de la salud de las personas, que opta por el bien común antes que por el individual, pero sin olvidarlo, ha sido regulado legalmente.

Para hacer todo lo que se necesita hacer en la prevención del riesgo, los profesionales deben formarse adecuadamente y específicamente en función de las necesidades o de lo que quieran “cuidar”, y han de formarse continuamente adaptándose a la realidad de la empresa y de las personas que la conforman.

Prevencionistas se necesitan tanto en un taller de mecanizado como en uno de fundición de hierro como en una cocina, en el campo, en una cafetería, en un despacho de abogados o en una universidad. Porque la prevención como concepto ha de situarse en todos y cada una de las actividades y estamentos de la organización, sea ésta cuál sea.

Hacemos prevención cuando repercutimos en la seguridad y salud de los trabajadores, lógicamente de manera positiva. Cuando evaluamos los riesgos, planificamos la acción preventiva, organizamos los recursos de la actividad preventiva, formamos en los diferentes ámbitos de prevención, nos auditamos y vigilamos la salud de los trabajadores. Esto es o debe ser un departamento de prevención, puesto que éstas son las funciones de los técnicos en prevención. Sin embargo, ¿es o debe ser lo mismo que el servicio de prevención?.

La respuesta es variable en función de la modalidad organizativa que hayamos elegido como empresa. Es decir, si hemos elegido un servicio de prevención propio, o nosotros empresarios hemos decidido abordar la prevención internamente, por supuesto que es lo mismo o, por lo menos, debería serlo. En caso de que tengamos un servicio de prevención ajeno y un departamento de prevención, debe existir una colaboración y coordinación si la integración como tal no es posible, ni siquiera la mínima.

Dejándolo así ser podría pensar que con tener un departamento de prevención o servicio de prevención, el tema de la seguridad y salud de los trabajadores está resuelto, pero no es así. Como mencionábamos anteriormente, necesitamos integrar la prevención en toda la organización, en todo proceso, en todo procedimiento, en toda actividad y estamento, en definitiva (de acuerdo a lo que dice la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en su artículo 16[1]) en toda la estructura organizativa.

Pongamos por ejemplo, cómo afecta el proceso transversal de la prevención en un proceso de montaje. Como podemos observar en la figura 1 la PRL (prevención del riesgo laboral) afecta a todas y cada una de las actividades del proceso, y cada uno de los aspectos que aparecen en PRL es lo que el departamento de prevención de la empresa ha de hacer (sólo o en colaboración con el servicio de prevención).


Fig.1 Proceso de montaje. Proceso de apoyo de seguridad.
Elaboración propia[2]

Hemos respondido a qué es o debe ser un departamento de prevención, pero ¿qué no es o no debe ser?. Un departamento de prevención no es un simple implantador de normas de gestión ni de sistemas de gestión según o no determinadas especificaciones técnicas. La prevención, como se ha demostrado va mucho más allá de la simple implementación de normas. El departamento de prevención no busca exclusivamente registros de que algo se hace o no, no puede ser algo burocrático de búsqueda de evidencias. La burocracia, el papel, el registro pueden ser medios, herramientas, formas de conseguir, pero nunca el fin en sí mismo porque la prevención tiene como base la mejora continua, por una parte, y porque tampoco podemos evitar hacer algo, tomar una acción porque no existe papel o registro que la avale.

Ciertamente la necesidad o más bien la obligación legal de tener un sistema de gestión de prevención de riesgos laborales existe. La propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales Ley 31/95[1] en su artículo 16 menciona la obligación del empresario de tener un sistema de gestión de prevención de riesgos laborales. En ningún momento menciona que ha de ser conforme a un estándar o norma armonizada, aunque es cierto que muchas empresas se deciden por utilizar la norma OHSAS 18001:2007[3] para el diseño, desarrollo e implantación de su sistema de gestión de prl.

La necesidad legal del sistema de gestión es otro elemento de la integración de la prevención en la organización. Dentro de un sistema de gestión los actores son muy variados y obliga, de alguna manera, a que toda o prácticamente toda la organización, participe de los diferentes elementos del sistema de gestión de referencia. Por tanto, si estamos hablando de un sistema de gestión de prevención, todos los actores intervinientes harán prevención, lo que significa que integraremos la prevención en la organización. Sin embargo, ¿por qué históricamente no es esa la percepción de los trabajadores? ¿Por qué se considera que es únicamente el departamento de prevención quién ha de desarrollar, implantar y controlar el sistema de gestión? Porque históricamente se ha tratado a los sistemas de gestión como meros elementos burocráticos que no sirven más que parar dar trabajo. [4]

Se ha considerado que sólo sirven para conseguir un título externo por el cual el cliente te reconoce y “te compra más”. Pero a diferencia de lo que ocurre con el sistema de gestión de calidad (conseguir un certificado para que te compren más), con el de prevención ni siquiera pasa eso, es decir, es un sistema de gestión de la seguridad y salud interna y es muy difícil (por no decir imposible dada la concienciación de la ciudadanía) que los clientes compren más porque los trabajadores de la empresa que fabrica o vende estén más seguros, y exista cultura de prevención. Sólo si el cliente interno lo reclama, y por qué no decirlo gracias a la existencia de una legislación, se implantan sistemas de gestión de prevención de riesgos laborales en las empresas.

Asistimos en la actualidad a un gran debate referente a la integración de los diferentes sistemas de gestión existentes en la organización. Unos hablan de la necesidad de integración de calidad, medio ambiente y prevención por disponer de estándares basados en el mismo concepto de mejorar continua (ISO[5,6] y OHSAS[3]). Otros hablan de integrar toda forma de gestionar y toda gestión, etc. [7]

Cuando en este artículo nos referimos a que el sistema de gestión es una manera de integrar la prevención en la organización, hablamos de que integrado o no con otros sistemas de gestión, ésta debe integrarse en todos los procesos, procedimientos y actividades de la propia empresa, de manera que tanto compras como mantenimiento, expedición o fabricación tengan claro que dentro de sus actividades hay una parte de prevención del riesgo laboral. Y las personas que intervienen en dichos procesos sepan que una parte del desarrollo de los mismos es para evitar dañar la seguridad y salud de los trabajadores (propios y ajenos).

Para acabar con la argumentación nos falta responder a la pregunta qué se espera del departamento de prevención. Quizá una forma mejor de formular esta pregunta sería: si la Ley de prevención lleva ya 17 años en vigor, las empresas conocen de su existencia y todas las grandes, la mayoría de las medianas y muchas pequeñas intentan cumplirla ¿por qué sigue habiendo accidentes laborales?. Los accidentes laborales no son fruto de la casualidad, de la mala suerte o de las brujas, sino consecuencia de malas actuaciones, falta de organización y rigor ante el riesgo en el puesto de trabajo.

Esta forma de actuar no es más que una gran falta de concienciación y actitud o cultura de prevención por parte de los trabajadores y empresarios de muchas empresas, pero quizá también una falta de ciertas aptitudes y actitudes de los prevencionistas.

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Prevención Integral
Fecha: 2015-02-17

   Mas artículos de Eider Fortea Méndez       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1089 personas.