Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.
Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

¿Primera gran derrota de DAESH? La muerte de Izzat Al Duri



Izzat Al Duri

Lo primero que sorprende de esta noticia, difundida el 16-17 de marzo es la ausencia de comentarios y análisis en los medios de comunicación social españoles. Entrar en internet noticias con el asunto, nos encontramos con numerosas referencias a la misma en la prensa hispanoamericana, desde México a Chile.

La noticia en España ha sido difundida por agencia, enmarcándose en una breve reseña en la página de “internacional”, sin mayores pretensiones. Sin embargo el hecho podría constituir la primera gran derrota del estado islámico o DAESH.

 

ABC (http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1844957) rafirma la “maldad” del político baasista: En su último vídeo publicado en internet en julio de 2014, Izat Ibrahim al Duri había calificado de “héroes” a los yihadistas del Estado Islámico. Para el diario digital mexicano www.economiahoy.mx la cuestión tiene bastante enjundia: “Era considerado un cerebro del Estado islámico y seguro que su muerte provocará en ellos un fuerte impacto y alguna ruptura que otra, ha dicho Al Juburi”, siendo éste el gobernador de la provincia iraquí de Saladino.

 

Izzat Al Duri, no solo “era o es” relevante por ser uno de los “cerebros” de la organización yihadista terrorista, sino también por ser el líder político, el jeque oculto de los Hombres de Naqshbandiyya lo define Michel Knights, constituido en “ejército” y en “orden militar”, nacido en la descomposición del estado baasista de Sadam Husein, para defenderse de otros grupos sunitas, aunque con posterioridad todos han unido sus fuerzas en el estado islámico o DAESH, sin que se tenga conocimiento de los vínculos existentes, es decir si han jurado “obediencia al califato” de Abu Bakr Al-Baghdadi o simplemente son sus aliados como fuerza panárabe y nacionalista, vinculadas ambas organizaciones a través del Al Duri.

 

El silogismo de que los “enemigos de mis enemigos son mis amigos” podría ser la causa de la alianza, aunque ya sabemos que las uniones, basada en esta premisa, no son duraderas y a la larga estallan las disensiones y a la postre enfrentamientos armados entre las dos facciones. Claro ejemplo lo tenemos en la alianza contra-natura entre las democracias occidentales y la dictadura soviética, efectuada para vencer al enemigo común: el nazismo, pero que tras alcanzar el objetivo se enfrentaron en una guerra, “la Fría” que duró cuarenta años, incluso hay analistas que consideran que aún perdura y acrecentada con la era Putin.

 

Resulta incomprensible que un partido laico árabe y socialista, el Baas, se alíe con fundamentalistas islamistas que quieran imponer la ley islámica en todos los órdenes de la vida, cuando los primeros pretendían justamente lo contrario, acotar la religión islámica en sus lugares de culto y abrir la sociedad civil a las tendencias mundiales. El baasismo y el comunismo pretendían similares finalidades, pero para ello tenían que coartar la libertad de pensamiento de los ciudadanos, lo cual implicaba que había que hacerlo mediante la dictadura del terror, resultando regímenes bañados de sangre, que dejan en pañales en la historia de la humanidad, cualquier otro, por mucho de “derechas” que se le quiera sellar.

 

Dentro de todo el conjunto de las fuerzas militares de DAESH, se tiene constancia de la existencia de varios miles de soldados del antiguo ejército de Sadan Husein, entre ellos numerosos mandos que han instruido a milicianos yihadistas y adiestrados a unidades completas para el combate regular e irregular.

 

¿Afectará la muerte de Azzit Al Duri a todo lo anterior? ¿Podría descomponerse la Orden de los

Hombres de Naqshbandiyya? ¿Podría desaparecer el sustento de conocimientos castrenses de las filas del mal llamado ejército del estado islámico? Bastantes preguntas sin respuestas. Se irán respondiendo conforme pasen los días.

 

 

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 


Fuente: Rafael Vidal
Fecha: 2015-04-19

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1220 personas.