Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Protecturi - -

-
Asociación para la Protección del Patrimonio

Sistema de Gestión de la Protección del Patrimonio Histórico


"Un sueño, una realidad".

Nuestro rumbo se puso en marcha en el año 2009. Protecturi -Asociación para la protección del patrimonio histórico-, se dio de alta con personalidad jurídica y plena capacidad de obrar al amparo de lo establecido en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, de asociaciones y normas complementarias, con las particularidades que se contienen en estos estatutos.

En el artículo 6º de los estatutos se habla de nuestra hoja de ruta, "los fines de la asociación". Destacaría una parte sustancial, imprescindible y determinante:

"El promover de manera constante, en insistir en potenciar el binomio integrado por "la seguridad en la cultura, como sistemas y modelos de protección en entornos del patrimonio histórico, y la cultura de la seguridad como enfoque estratégico de protección y salvaguarda en ese mismo ámbito".

Protecturi es la marca de la asociación puesta en marcha por sus socios fundadores, vinculados profesionalmente a la seguridad y protección de grandes centros museísticos e instituciones con significativo patrimonio histórico y cultural perteneciente a entidades públicas y privadas.

Nuestros principios, fines, ámbitos, objetivos, deberes y derechos como asociación, son nuestros valores. Aquellos que día a día y de manera constante y leal, sumamos esfuerzos en la concienciación, el aplomo, la ilusión, la profesionalidad y la entrega, para la prevención, conservación y salvaguarda de nuestro patrimonio.

Sabemos que los museos –cualquiera que sea su centro de interés- son uno de los pilares culturales con mayor proyección en estos tiempos. Sus activos y actividades, interesan, enriquecen, y le dan sentido a un elevado número de personas. Tanto los que visitan sus instalaciones, como quienes consultan sus colecciones y actividades a través de la red.

Nosotros, como asociación, velamos cotidianamente para minimizar los riesgos que se puedan cernir sobre el patrimonio. Llevados por esa misión, hace tres años empezamos a trabajar en el desarrollo de un recurso que nos ayudara a conocer mejor la realidad de la "seguridad patrimonial".

Ese proceso ha culminado en un sistema de gestión de la protección del patrimonio histórico. Entre las diversas funciones para las que será de utilidad, en este momento destacaría dos: a). la metodología del plan de gestión nos ayudará a sectorizar los riesgos, las amenazas y vulnerabilidades en el patrimonio. b). Nos ayudará a abrir puertas interprofesionales. Estas puertas deben abrirse con conocimiento, y en beneficio, de todos los integrantes de la familia del patrimonio. Estas puertas deben abrirse con mentalidades de suma, es decir, todos los actores debemos apostar decididamente en la misma línea. Abrir puertas que nos hagan reflexionar sobre la importancia del concepto "patrimonio histórico".

Si entendemos la relevancia del propósito del Sistema de Gestión de la Protección del Patrimonio Histórico, comprenderemos la potencialidad de este magnífico recurso para facilitar la toma de decisiones. Sin lugar, será un factor que nos conducirá a la consecución de la misión de nuestro mandato profesional, y nos ayudará a conseguir los objetivos a corto, medio y largo plazo.

La travesía no ha sido fácil, hemos tenido que atracar en más de un puerto. Pero hemos entendido que con tranquilidad, diálogo, escucha y sabiduría, todo es más llevadero. Ha sido, también, un gran aprendizaje como organización.

Dar las gracias a todos los que han colaborado para que este proyecto sea una realidad. Me gustaría desgranar la palabra "gracias" en sus diferentes "fonemas" para poder explicar mejor la travesía. Nuestro Sistema de Gestión de la Protección del Patrimonio Histórico ha pasado de ser un sueño a convertirse una realidad, gracias a "la generosidad de todos, la responsabilidad de todos, la amabilidad de todos, la conciencia de todos, la interacción de todos, la ayuda de todos, y los sentimientos de todos".

En nuestro rumbo hemos tenido momentos decisivos. Los últimos fueron las reuniones mantenidas en Santillana de Mar (Cantabria). Fue nuestro último faro. La luz rasgo las posibilidades y nos guio hacia lo que necesitábamos para la confección de nuestra propuesta. Entendimos muchas cosas que eran prioritarias y necesarias para la culminación de nuestro proyecto. Ya di las gracias a todos los componentes de nuestra asociación que ha hecho posible esta realidad, pero tengo que ser justo con algunas personas que han nutrido de vitaminas este desenlace. Me refiero a Amaltea Cultura y a Manuel García Diego, dos protagonistas importantes en este recorrido.

Hemos hecho realidad aquello que soñábamos. Nuestra conciencia y nuestras acciones han dado el fruto anhelado. Sólo queremos seguir trabajando para velar por el respeto a los principios de la ética profesional en esta especialidad del patrimonio histórico.

Vamos a seguir impulsando, con una trazabilidad transparente, la cultura de protección y seguridad en instituciones museísticas y culturales, así como la denuncia antes las autoridades de eventuales situaciones como los riesgos de expolio, robo y pérdida de obras de arte, etc.

Hemos expuesto lo que, desde la constitución de Protecturi, ha sido nuestra piedra angular: la voluntad de colaborar y ser útiles a todos los organismos e instituciones encargados de la custodia, protección y la salvaguarda del patrimonio histórico.

El Sistema de Gestión de la Protección del Patrimonio Histórico es una realidad. Debemos estar muy satisfechos de lo realizado. Ahora sólo toca disfrutarlo, y seguir con la misma luz que siempre hemos tenido como objetivo en nuestra asociación.

"Enhorabuena a todos".

Jesús Alcantarilla Díaz
Presidente de Protecturi

 

1ª parte

Contextualización de la percepción de la Protección del Patrimonio Histórico.

"En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo."

Viktor Frankl

I. Introducción. Hacia un nuevo paradigma profesional. El Sistema de Gestión de la Protección del Patrimonio Histórico.

Mucho ha cambiado la visión de lo que debe ser un museo desde que Benjamin Ives Gilman, secretario del Boston Museum of Fine Arts durante 30 años, escribió su particular manifesto Museum Ideals of Purpose and Method (1918).

El argumento fundamental que defendía Gilman era que un museo de arte debía ser, en esencia, un templo. Que las obras de arte no necesitaban más narrativas, ni contextualizaciones ni explicaciones que ellas mismas. Es decir, abogaba por el goce de la contemplación estética per se.

Si no atendiésemos al contexto cultural, productivo, cultural y educativo de la ciudad de Boston a principios de siglo XX, un posicionamiento de este tipo parecería defender que la sensibilidad artística, la atracción por el arte fuese una capacidad innata.

Sin tener que hacer gran alarde de imaginación, podemos intuir cuál podría ser el programa de seguridad de un museo de estas características – quizás sería más apropiado hablar de la secuencia de medidas de seguridad-. No cabe duda que los parámetros de una determinada "gestión museística" derivan en un modelo de seguridad afín.

Este arquetipo museístico, de espacio sagrado sólo apto para iniciados, empezó a entrar en crisis en los años 70, esencialmente en el contexto cultural de las grandes urbes occidentales.

Proyectos como el Centro Georges Pompidou, en París, ayudaron a derruir determinadas estructuras mentales y a superar algunos de los viejos determinismos culturales.

Los impulsores del Centro George Pompidou plantearon un proyecto en el que la arquitectura y la ingeniería no eran un fin en sí mismas, sino un recurso que alentaba un proyecto museístico abierto a tendencias de futuro. Un espacio suficientemente versátil que pudiera acoger cualquier manifestación artística, incluso aquellas que estaban todavía por emerger. La propuesta de usos probables y futuros empezaba a redibujar las arquitecturas. Esa simbiosis, entre conceptualización y funcionalidad, afloró en una nueva visión de cómo debía ser un museo desde el punto de vista formal.

 Lea aquí el documento completo 

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: protecturi.org
Fecha: 2014

   Mas artículos de Protecturi - -        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 937 personas.