Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Red Hispanoamericana de Ánalisis de la Seguridad Global




La Guerra Fría entre Irán y Arabia Saudí se extiende al conflicto sirioiraquí


La Guerra Fría entre Irán y Arabia Saudí se extiende al conflicto sirioiraquí

El reino de Bahréin vive su propia desestabilización interna. Se trata de una pequeña isla gobernada por la misma dinastía desde 1820 que ha pretendido restarle poder a la comunidad shií, mayoritaria en el País, ofreciendo la nacionalidad a numerosos suníes procedentes de otros Países árabes. Viven del petróleo por lo que en su caso lo que promovió la Primavera Árabe fue un reparto más equitativo de los beneficios generados por la exportación de crudo pero la dinastía reinante ordenó una brutal represión con la que intentó acallar las manifestaciones populares de 2011. La situación sigue muy tensa; lo último ha sido la condena de un supuesto comando terrorista formado por ocho hombres a penas de prisión por manifestarse de forma violenta. En Bahréin están prohibidas las manifestaciones públicas y en este caso además la fiscalía les acusa de utilizar cócteles molotov y neumáticos ardiendo.

No olvidemos que los Estados Unidos mantienen a una importante Base Naval en el emirato, nada menos que la sede de la Quinta Flota, que controla la situación en todo el Golfo Pérsico y Océano Índico y que fue reforzada en 2014 con un segundo portaaviones, el USS Carl Vinson ya que está siendo utilizada como avanzadilla de las operaciones contra el ISIS. Con lo que en la zona hay dos portaaviones siendo el otro el USS George H.W. Bush. La potencia aérea de ambas plataformas navales supone tener en la zona un refuerzo de 146 aviones de combate y helicópteros, varios aviones de reconocimiento y casi 6.000 soldados. La misión principal de estos superbuques consiste en destruir la infraestructura yihadista que les permite hacerse con gran parte del petróleo sirio y venderlo en el mercado negro. El portaaviones de refuerzo USS Carl Vinson se hizo famoso al ser el barco desde el que se lanzó al mar el cadáver de Osama Ben Laden.

Con una base naval tan importante, los Estados Unidos no permitirán que Bahréin caiga ya que estratégicamente les resulta clave para controlar el Golfo Pérsico así que el Gobierno del emirato continúa intacto a pesar de las protestas populares. El Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico intervino militarmente para sostener en el trono al rey Hamad con un contingente formado por 1.500 soldados saudíes y de Emiratos Árabes Unidos que actuó por tierra, accediendo al emirato a través del puente de 28 kilómetros que une a la isla principal del reino con la Península Arábiga y desde la Base Naval de Manama, contando con el apoyo de la Quinta Flota norteamericana.

Arabia Saudí quiso aprovechar el conflicto interno en Bahréin para acusar de nuevo a Irán de injerencias en otro País pero no se ha podido demostrar su participación en las manifestaciones populares. En cambio, sí que los saudíes actuaron de forma directa siendo hoy el emirato un Estado vasallo de Arabia Saudí pues la caída de los precios del petróleo, principal fuente de ingresos de Bahréin, le ha hecho sumamente dependiente de la monarquía saudí.

En Líbano se impuso un sistema político de lo más extraño que no obstante perdura desde los años 40 con un miembro de la que entonces era la comunidad mayoritaria, la  cristiana maroní, como Jefe del Estado; los maroníes, que no han roto su vínculo con la Iglesia Católica, son tres millones en Líbano. Sin embargo, siempre ha presidido el Consejo de Ministros un suní y el Parlamento un shií. Ahora bien, actualmente los shiíes son mayoría en Líbano pero desde los años 90 los escaños del Parlamento siguen repartiéndose equitativamente entre cristianos y musulmanes pero entre éstos últimos los shiíes, a pesar de ser mayoría, no son los que ostentan mayor representación parlamentaria. Por un lado está el Bloque 14 de Marzo, liderado por Saad Hariri, de tendencia suní y apoyado por Arabia saudí formado por el Movimiento “Futuro”, las Fuerzas Libanesas de Samir Geagea y las Falanges Libanesas, de Amin Gemayel y por otro el Bloque 8 de Marzo, liderado por Hezbolá, aliados a los partidarios de Aoun y otras fuerzas prosirias y que si bien pueden bloquear las decisiones que tome el Gobierno al tener su minoría la pinza, se sospecha que recibe respaldo de Irán. Así que el problema principal de Líbano no es que todavía no se hayan puesto de acuerdo las diferentes fuerzas políticas para escoger al nuevo presidente sino que puede reavivarse el conflicto entre los bandos alimentado por las potencias regionales, como está sucediendo en otros Países de la zona. Y por supuesto con Israel muy pendiente de todo lo que sucede. La Legión Española mantiene un contingente de 600 soldados en el sur de Líbano en el marco de la Misión de la ONU para mantener la paz en la zona.

Ahora, con la entrada en el conflicto sirioiraquí de Rusia, el Gobierno iraquí se plantea pedirle a Putin que actúe no solamente en Siria sino también en Irak comprobada la ineficacia de los bombardeos norteamericanos y en cambio la efectividad de los rusos en Siria se ha demostrado fehacientemente lo que sí es bien acogido por los grupos shiíes que prefieren ser apoyados por los rusos que por los norteamericanos a los que llegaron a combatir años atrás en la Segunda Guerra del Golfo Pérsico. Sobre todo, se plantea para la reconquista de Ramadi, capital de la Provincia de Al Anbar, en el oeste del País, donde los yihadistas se hicieron fuertes como continuación del territorio que dominan en el nordeste de Siria. Medio año lleva en poder del ISIS esta importante ciudad a tan solo cien kilómetros de la capital iraquí si bien han conseguido liberar el terreno intermedio entre Bagdad y Ramadi que también había caído en manos del ISIS en cuya reconquista tuvieron una actuación destacada las Unidades de Movilización Popular. Aunque varios barrios ya han sido liberados así como una de las carreteras principales de acceso, siendo utilizada como vía logística y de suministros para las fuerzas implicadas en la batalla, los yihadistas resisten impartiendo “su” justicia ejecutando tanto a shiíes como a suníes contrarios a su doctrina. La tribu suní Albou Nimr, que colabora con el Gobierno aportando personal para las Fuerzas de Seguridad y el Ejército así como las milicias, ha sido atacada por el ISIS por lo que los más extremistas de los autodenominados grupos de resistencia shiíes no llevan razón cuando sostienen que todos los suníes apoyan al ISIS.

Washington ha ofrecido a Bagdag el envío de helicópteros apache y un pequeño contingente de soldados a los que prefieren llamar "asesores" para que no parezca que están mandado fuerzas terrestres cuando es realmente lo que sucede al igual que lo hace Irán. Sin embargo, el Gobierno iraquí no ha respondido al ofrecimiento. De momento, los Estados Unidos mantienen en el País una fuerza de 3.500 soldados. Cien miembros de las fuerzas especiales norteamericanas están igualmente preparados para intervenir en cualquier momento tanto en Irak como en Siria llevando a cabo misiones de rescate de rehenes, captura de cabecillas del ISIS o recabar información sobre el terreno. El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, no desea enemistarse con los iraníes por lo que no responde a la oferta norteamericana si bien es consciente de que el apoyo americano sería crucial para tomar definitivamente Ramadi; fue precisamente gracias a los aviones norteamericanos como pudieran arrebatar a los yihadistas el barrio de al-Tamim pero aún queda más de un tercio de la ciudad en manos del ISIS, defendido por tan solo 250-300 muyahidines a los que apenas quedan alimentos ni munición pero con las calles minadas y en torno a 6.000 habitantes atrapados en la zona yihadista. La sede de la Comandancia de Operaciones de Seguridad de la Provincia de al-Anbar, que había sido cercada, también ha sido liberada por el ejército iraquí pero un doble atentado con coches bomba se saldó con la muerte, hace unos días, de 18 soldados y otros quince heridos.

Ante la tardanza en caer de Ramadi lo que retrasa la reconquista de Mosul, capital iraquí del ISIS, la entrada en escena de los rusos en Irak es solo cuestión de tiempo pues tanto el Gobierno iraquí como los grupos tribales y milicias shiíes se muestran favorables a ello firmando recientemente un acuerdo de colaboración mutua los Gobiernos de Irak, Irán, Siria y Rusia. De momento, el Gobierno iraquí ya ha recibido mil trajes especiales para protegerse de posibles agresiones con gas mostaza que al parecer ha utilizado el ISIS en ocasiones en sus ataques, como continuación del acuerdo con Rusia por el que ya habían recibido aviones Sukhoi, tanques y otras armas.

Mientras, los norteamericanos han intensificado sus bombardeos contra posiciones del ISIS esperando con ello recuperar el prestigio perdido al ponerse en tela de juicio su efectividad durante el tiempo que llevan actuando en Irak y Siria. En la Provincia de Mahalabiya fueron destruidas "veinte posiciones militares", entre las cuales se hallaba una fábrica de explosivos, que producía además coches bomba muchos de los cuales tenían como objetivos las Fuerzas de Seguridad iraquíes contra las que atenta continuamente el ISIS. Recientemente, aunque es constante, un terrorista suicida provocó la muerte de siete personas y veinte heridos en un barrio habitado mayoritariamente por shiíes, en Bagdad, donde patrullaba un pelotón policial que inmediatamente cercó toda la zona. El atentado se produjo justo después de la declaración pública del primer ministro iraquí afirmando que la capital del País es segura ya que las Fuerzas de Seguridad lo garantizan.

Los Estados Unidos han pedido a Turquía que vigile más estrechamente su frontera con Siria e Irak y a los Países del Golfo Pérsico que participen más activamente en los bombardeos sobre posiciones del ISIS ya que están viendo como se quedan solos; también se lo han pedido a cuarenta Países que hasta el momento decían colaborar pero que en la práctica apenas han aportado nada a la coalición y en cambio la alianza liderada por Rusia intensifica su campaña contra los yihadistas. Incluso los franceses prefieren tratar antes con los rusos que con los norteamericanos. Pero más efectivos que ningún otro grupo son los kurdos peshmerga que conquistaron la ciudad de Sinyar en noviembre, dando una lección a las potencias de cómo se debe combatir.

Abu Azrael

Es en este escenario tan revuelto es en el que actúa por su cuenta Ayub al Rubaie, (a) Abu Azrael, si bien como miembro de la facción “Imam Alí”, adscrita a las Unidades de Movilización Popular. Antes luchó en el desaparecido Ejército del Mahdi contra las tropas norteamericanas y de hecho los Estados Unidos le incluyeron en el listado de los terroristas más buscados. ¡Cómo ha cambiado la historia! Pues los miembros de la facción “Imán Alí” de Abu Azrael y las otras 39 que conforman la coalición shií  ahora se desplazan en humvees norteamericanos al ser aliados en la lucha contra el ISIS.

El grito de guerra de Azrael se ha hecho muy popular entre los jóvenes shiíes iraquíes y sirios: “Ila tahin!” ("¡Os convertiré en harina!"). La prensa internacional le apoda “la pesadilla del ISIS” y resulta curioso verle en zonas de combate con su inseparable smartphone con el que hace las fotos y vídeos que después cuelga él mismo en Internet. Algunos le llaman el Abu Dera de esta década; Abu Dera fue otro “héroe” shií que en 2006 se enfrentó a los suníes en Bagdad pero Azrael es mucho más popular.

Fuera como fuese, las facciones shiíes, en especial lógicamente la “Imam Alí”, que es la suya, ven a este personaje como inspirador para seguir adelante y los militantes de dichas facciones desean muchos parecerse a él imitando su estilo. Como respuesta, el ISIS recrudece su campaña de terror quemando vivos a sus rehenes y colgándolo también en la red. Sobre todo por ese otro vídeo que muestra como Abu Azrael y sus subordinados queman a un preso del ISIS y despedazado posteriormente como si fuera un shawarma, expresión que utilizó Azrael para burlarse de los yihadistas: "Enviaron a los que decían que eran sus combatientes de élite y nosotros les cercenamos. ¿Dónde van a huir? (…) ISIS este será tu destino, nosotros os cortaremos; ¿os gusta el shawarma?”. El atroz espectáculo tuvo lugar en Baiji donde los islamistas habían conquistado una importante refinería de petróleo que utilizan, junto a otras en su poder, para vender crudo en el mercado negro, su principal vía de financiación y al parecer sumamente rentable. Aun así, ya han perdido gran parte del territorio que conquistaron a manos de las tribus y facciones shiíes.

Se dice de Azrael que es en realidad un profesor universitario de 40 años de edad que decidió unirse a la causa contra el ISIS, dejando su hogar atrás con una familia de cinco hijos. Su imagen más característica es portando un hacha y una voluminosa ametralladora luciendo su imponente calva y vistiendo traje de campaña. Suele igualmente llevar siempre consigo su rifle de asalto y dice no tener nada en contra de los suníes sino de quienes se unen al ISIS, muchos de ellos extranjeros procedentes del Cáucaso o de otras Regiones de Asia (se calcula que son ya unos 25.000 los voluntarios que el ISIS ha conseguido reunir, procedentes de distintos lugares del Mundo) pero la ONG Human Rights Watch informó en marzo pasado de que las facciones shiíes, con la colaboración o conocimiento del Gobierno iraquí, han quemado y saqueado poblaciones suníes del noroeste de Irak ante lo que el Gobierno de Bagdad asegura que investigará lo sucedido mientras el gran ayatolá Shistani, el que llamó a todos los shiíes para que combatieran contra el ISIS, ha otorgado la "Medalla de Honor Martirio" a este “Rambo” iraquí.

Ante las escenas dantescas ofrecidas por Abu Azrael en las redes sociales, no pocos analistas y medios de comunicación han preguntado al Gobierno de los Estados Unidos si es buena idea tener como aliados a los que en su día fueron catalogados como terroristas y que perpetran actos tan salvajes como los del ISIS. Uno de ellos es Jamal Mohammed Jaafar (a) Abu Mahdi al Muhandis, responsable del Comité Popular de Movilización de todas estas unidades shiíes, que fue uno de los líderes de la organización Badr, que también se consideró terrorista hace años, asesorando a Qassem Soleimani,  comandante de la Fuerza Qods iraní al que se acusa de supervisar la muerte de numerosos soldados estadounidenses y funcionarios en Irak. Sin embargo, como Muhandis se relaciona activamente con el actual Gobierno iraquí, puesto en el poder por los Estados Unidos, se le considera actualmente moderado y por lo tanto resulta factible aliarse con pesonajes como este individuo para combatir al ISIS; este es el análisis de la estrategia norteamericana actual en Irak. Así de simple. Claro que también se metió en el mismo saco de la moderación a grupos radicales suníes de los que se conoce su adscripción a organizaciones terroristas como sucede con el Frente al-Nusra, filial en Siria de al-Qaeda.

El Frente al-Nusra ha declarado que combaten en Siria contra el régimen apóstata de Bashar al-Asad y describe su incursión en el conflicto, en 2012, como una pura y simple cuestión religiosa. Como otros grupos yihadistas, echan mano del Corán para justificar sus actos, en este caso la sura at-Tawbah o del arrepentimiento, en la que se habla de la idolatría y de luchar contra los politeístas.

 

 

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 


Fuente: www.redsafeworld.net
Fecha: Diciembre 2015

   Mas artículos de Red Hispanoamericana de Ánalisis de la Seguridad Global        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 863 personas.