Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Francesco Saverio Angiò


Doctorando en Seguridad Internacional, IUGM

Cambio estratégico de Daesh: “Queremos París”, desde la lucha contra el enemigo cercano a la lucha contra el enemigo lejano


 Artículo cedido por:


Resumen:

En los atentados de París del 13 de noviembre de 2015 son visibles una serie de elementos típicos de los métodos de lucha de Al-Dawlah al-Islamiyah fil-Iraq wa-Sham, o Daesh (en inglés Islamic State of Iraq and Syria/the Levant, ISIS/ISIL, traducido como Estado Islámico de Irak y Siria/Levante) en los frentes de Siria e Irak. Además, la reivindicación del atentado y las evidencias acerca de la dirección central de los asaltos son indicativos de un cambio de estrategia de la organización. Tradicionalmente, pese a la propaganda anti-Occidental, Daesh parecía priorizar más bien la política regional, la consolidación de su ocupación territorial en Mesopotamia y Levante, es decir, la lucha contra los gobiernos de Siria e Irak, lo que la doctrina yihadista describe como "enemigo cercano". Sin embargo, la amenaza y la realización de atentados en Occidente y contra intereses occidentales en el extranjero son un síntoma de un giro hacia la lucha contra el llamado "enemigo lejano".

NOTAS AL TEXTO

Puesto que la transcripción de un alfabeto distinto a los neolatinos, como el árabe –que presenta muchas variantes en su interior, y puede ser modificado para incluir ramas distintas (el curdo, el persa, el turcomano, etc.), o con términos que ya son parte del léxico mediático y académico corriente occidental (como charía)– siempre parece ser una tarea complicada, se ha optado por conservar los términos originales en su versión castellanizada, si disponible, y no se han utilizado signos diacríticos, para priorizar una lectura más funcional, siguiendo el modelo de Vercellin y Gómez.

Además, donde corresponda, se ha optado por indicar también la versión anglosajona de algunos grupos y organizaciones, puesto que se les conoce más por el acrónimo de su nombre en inglés que por su idioma original.

Por último, a nivel de pronunciación, es preciso indicar que se ha decidido utilizar y transcribir siempre el artículo "al", pese a que muchas veces, dependiendo de la palabra o nombre sucesivo, se pierda la pronunciación de la "l" por la acción del signo shadda sobre las letras "solares".

OBJETIVO

En el presente documento se analizará el origen de los conceptos yihadistas de la lucha contra el enemigo cercano/lejano, desde el yihad revolucionario de los años sesenta hasta el yihad global de Al-Qaeda (AQ), y sus implicaciones en los acontecimientos terroristas que se han producido en Francia en noviembre de 2015. El salto desde la insurgencia en Mesopotamia y la formación de "filiales" del autoproclamado "califato" en países árabe-musulmanes, hasta la acción terrorista de redes y células en países occidentales, podría ser síntoma de un cambio en el planteamiento estratégico de Ad-Dawlah al-Islamiyah fil-Iraq wa-Sham, o Daesh (en inglés Islamic State of Iraq and Syria/the Levant, ISIS/ISIL, traducido como Estado Islámico de Irak y Siria/Levante). Se compararán también las tácticas utilizadas en Mesopotamia y en París.

Se ha utilizado el análisis documental, pese a las dificultades que sufre el investigador que aborda temas contemporáneos, ya que muchas fuentes no se pueden verificar, están reservadas, o su vigencia es corta por el desarrollo rápido de los eventos, que tienen poco recorrido histórico.

Para abordar la cuestión y analizar el devenir de los acontecimientos, se ha optado por acceder a fuentes de información abierta: documentos oficiales (declaraciones, conferencias, documentos públicos); prensa (para profundizar el conocimiento y análisis de la actualidad, pese al citado problema de falta de profundidad histórica y posible parcialidad de los intereses de los editores/expertos).

Con todo, una vez que haya sido contrastada y confirmada, la información –difundida por analistas y profesionales en y de los medios de comunicación– puede considerarse como una fuente secundaria.

INTRODUCCIÓN

El 13 de noviembre, por la noche, una formación de terroristas yihadistas asaltó varios lugares de París. La capital francesa tiene un valor simbólico decisivo y lo que ocurre en esta ciudad tiene resonancia no sólo en Europa, sino a nivel mundial, y en particular para el mundo árabe-musulmán, como sugiere Trigano, debido a la población musulmana presente en su territorio, al pasado colonial de Francia y a los valores laicos republicanos que se difundieron por el mundo tras la Revolución Francesa.2

En los atentados, ensalzados y reivindicados por Daesh, no actuaron lobos solitarios, sino tres grupos de un comando, dotados de cinturones explosivos y fusiles ametralladores, que se entrenaron en el frente mesopotámico y pudieron contar con una red de apoyo logístico y de suministro, además de una coordinación proporcionada por los cuadros ubicados en los centro decisionales de Siria.

Tanto si los ataques hubieran sido sólamente inspirados o dirigidos por el "padre" de la Organización Estado Islámico, como si, al contrario, la organización liderada por Abu Bakr al-Bagdadí hubiera puesto su sello o dado su aprobación a ataques concebidos y organizados por células locales, la descentralización y el uso de medios letales sencillos son las claves de los atentados daeshanos de los últimos meses, tanto en Siria e Irak como en Túnez, Kenia, Arabia Saudí, Yemen, Líbano o Francia.

La forma de llevar a cabo el ataque es sintomática de una nueva forma de entender el yihadismo, como un largo desgaste producido por agentes que actúan de forma rápida, con uso de explosivos en los atentados y asaltos con armas de guerra, que se pueden organizar sin asesoramiento externo por parte de la entidad "matriz" o patrocinadora.

En este caso, las células se "auto-activarían" respondiendo a sus intereses locales y a las circunstancias de sus entornos cercanos, al mismo tiempo buscando justificación e inspiración en las políticas y en las proclamas de una entidad que promueve una ideología yihadista con afán "ecuménico" y con cierta visión geopolítica, al golpear un país que, como Francia hizo a partir de septiembre de 2015, empezó a bombardear las posiciones del grupo en Siria e Irak. Además, el "referente comparativo [Siria e Irak] incrementa el potencial de radicalización. […] Los conflictos [son] reivindicados como símbolo que, desde una interpretación fundamentalista del yihadismo, legitiman atentados".

Con todo, la dinámica de los asaltos es sintomática de que fueron planificados detenidamente desde Oriente Próximo por Daesh y llevan su "marca". La planificación meticulosa es una característica del grupo y los milicianos de Daesh son experto en adoptar estructuras y posturas típicas de un ejército bien organizado en su avanzada, así como de insurgentes que aplican tácticas de guerrilla y cumplen actos terroristas en un entorno tanto desértico como urbano.

Dentro de la organización, la decisión de llevar a cabo el ataque suele ser centralizada, pero la fecha para ejecutarlo y la oportunidad de las células territoriales de participar y en qué medida, la solía –y suele– decidir el líder local de la organización, el emir. Esta estructura de mando, diseñada para combinar un control centralizado con la ejecución a nivel local, fue de gran eficacia entre el verano de 2012 y el 2013, cuando se lanzaron en todo Irak ataques complejos, por la coordinación entre milicianos empeñados en una ocupación del territorio y construcción de esferas de influencia, por un lado, y atentados terroristas con vehículos (vehicle-based improvised explosive device, o VBIED) y "hombres-bomba" (atentadores suicidas), por el otro.

 Lea aquí el documento completo

 

 

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 


Fuente: Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE)
Fecha: 2016-01-07

   Mas artículos de Francesco Saverio Angiò       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 708 personas.