Ver Suplemento Temático...


Seguridad de la Información y Protección de Datos.
Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Jiménez Villalonga


Emérito del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y profesor de Inteligencia estratégica en el Máster on-line en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional de la Universidad de Granada

Protagonismo de los analistas en la producción de Inteligencia


Resumen: En un Servicio de Inteligencia trabajan especialistas de muy diversas áreas de actividad y en muchos ámbitos del conocimiento. En el área de la producción de inteligencia, la que da razón de ser a un Servicio, se pueden encontrar especialistas de muchas materias, que se responsabilizan de las distintas tareas que implica el proceso.

De entre todos ellos, los analistas representan la cara más visible de dicho proceso, convirtiéndose en sus principales protagonistas. Y ello no sólo porque les incumbe la verdadera tarea de transformar la información en inteligencia, es decir, en el producto que debe enviar el Servicio a las autoridades de las que depende para que adopten las decisiones con el mayor conocimiento de causa, sino que participan en todas las fases del proceso de producción de inteligencia, las fases del ciclo, como se expone en el siguiente análisis.

Entre los profesionales de un Servicio que intervienen en la producción de inteligencia hay unos, los analistas, que destacan sobre los demás porque se les considera los auténticos elaboradores de esa inteligencia, la que debe dirigirse a las autoridades responsables de adoptar las decisiones con la máxima base informativa posible. Esto es cierto porque, realmente, los analistas son los encargados de elaborar la inteligencia del Servicio; pero también lo es porque, como se podrá comprobar a lo largo de este trabajo, también son los que intervienen en otras fases de la producción de inteligencia, lo que les convierte en los principales protagonistas del ciclo de inteligencia.

Modelo del ciclo según el Centro Nacional de Inteligencia

Si se repasa someramente el proceso de producción de inteligencia, es decir, el ciclo, y se piensa en los especialistas que intervienen en cada una de sus fases se observará que en la fase de dirección y, especialmente, durante el planeamiento o planificación, la responsabilidad del trabajo recae en los profesionales del Servicio destinados en el órgano de apoyo al director de inteligencia, siendo su labor tan importante que de su acierto depende el adecuado cumplimiento de la misión del Servicio. Es evidente que estos profesionales estarán compuestos por analistas con larga experiencia y dotados de cualidades específicas para valorar los riesgos y amenazas generales del Estado, así como por poseer conocimientos sobrados sobre las capacidades y organización del Servicio. Pero aunque su tarea sea tan importante, esta tiene un máximo esfuerzo durante el inicio del proceso (el planeamiento) y, más tarde, a lo largo del periodo de producción que haya establecido el Gobierno (ciclo de planeamiento), sólo requiere pequeños ajustes y adaptaciones a las circunstancias, en función de la evolución de los acontecimientos y el cumplimiento de los objetivos.

De igual manera puede analizarse la tarea de los profesionales del Servicio destinados en los órganos de obtención. Tanto si son órganos de adquisición HUMINT, como si son IMINT, SIGINT, etc., su principal tarea se desarrolla durante la fase de obtención, que, aunque no tenga una limitación en el tiempo, depende de las indicaciones en cuanto a prioridades y plazos que se hayan establecido en los respectivos programas de adquisición. Su labor es trascendental también, porque la calidad de la inteligencia que produzcan los analistas estará en función directa de la calidad de la información que les remitan los órganos de obtención. La formación y profesionalidad de estos elementos les hará estar siempre adquiriendo, y adquiriendo lo mejor, pero su tarea se circunscribe a la fase de obtención del ciclo de inteligencia; es decir, no intervienen ni en el planeamiento, ni en la elaboración ni en la difusión de inteligencia.

Y, en cuanto a los profesionales encargados de la difusión, también su labor tiene un principio, con la recepción de la inteligencia procedente de los órganos de elaboración, es decir, donde están los analistas, y un final, con la entrega de la inteligencia a los usuarios, sean estos del Gobierno o de otros Servicios. Por tanto, tampoco intervienen más que en la fase de difusión del ciclo de inteligencia. Su tarea también es muy importante porque se configuran como los responsables de que la inteligencia llegue con oportunidad y seguridad a sus debidos destinatarios. Y tanto la oportunidad como la seguridad deben entenderse en el triple sentido del momento, formato adecuado y autoridad concernida, la primera; como que lo haga con certeza y con la debida protección, disponibilidad e integridad, la segunda.

Otro aspecto que conviene tener presente antes de abordar el trabajo de los analistas es el correspondiente a las funciones de la fase de dirección, responsabilidad del director de inteligencia, que contará con el auxilio de su o sus órganos de apoyo. De las seis que se consideran por el CNI: planificación, organización, mando, coordinación, motivación y control, las dos primeras tienen un momento de mayor trascendencia, cuando se realiza el planeamiento y la organización y distribución de los medios en función de las prioridades y características de los objetivos, y, durante el resto del periodo de planeamiento, apenas se deberían ver afectadas. No ocurre lo mismo con las otras cuatro funciones: el mando y la motivación, como cometidos inherentes e inseparables del jefe, se van a poner en práctica durante todo el proceso de producción de inteligencia y, además, en todos los niveles jerárquicos; y la coordinación y el control también van a ser funciones perennes de todo el proceso de producción de inteligencia, aunque con un fuerte protagonismo de los órganos de apoyo a la dirección, también en todos los niveles jerárquicos.

                                                Lea aquí el documento completo

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: GESI - Grupo de Estudios en Seguridad Internacional
Fecha: 2016-04-06

   Mas artículos de Rafael Jiménez Villalonga        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 760 personas.