Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Luis Perona


Experto en lean manufacturing & kaizen, operations project management, supply chain management, autor de ExceLEANcia

Buenos hábitos para directivos. Equipos de trabajo


Hay una fábula que cuenta uno de los problemas mas habituales de los equipos de trabajo:

En cierta ocasión había 4 personas llamadas:

TODO EL MUNDO, ALGUIEN, CUALQUIERA y NADIE.
Cuando había un trabajo que hacer, TODO EL MUNDO sabia que ALGUIEN lo haría
CUALQUIERA podría hacerlo, pero finalmente NADIE lo hizo.
Cuando NADIE lo hizo, ALGUIEN se puso nervioso, porque TODO EL MUNDO debía haberlo hecho.
Al final TODO EL MUNDO culpo a ALGUIEN cuando NADIE hizo lo que CUALQUIERA podría haber hecho.

¿Te suena? Seguro que en tu empresa ha pasado muchas veces, y el jefe se ha puesto hecho una fiera pidiendo que alguien hiciera las cosas, el problema es que el señor Alguien no trabaja en esta empresa.

Por tanto, ¿como hacemos para crear equipos de trabajo en el que cada uno asuma su responsabilidad?

Regla nº1: El equipo está por encima de todos

El secreto de los equipos de trabajo, está en el talento de la gente y en el trabajo duro, no hay mas. No se consigue con inteligencia o habilidades especiales, se consigue con:
1º Ideas claras (a donde vamos, preparación de todo lo que hay que hacer).
Esfuerzo (practica, repetir y repetir)  y talento (gente profesional).
Perseverancia, nos caemos y nos volvemos a levantar.

Ahora bien, una de las premisas para trabajar en equipo es tener la sensatez de admitir que nadie es perfecto. Y eso significa que debemos tener una gran tolerancia con los defectos del otro. Porque ninguno de nosotros es tan listo como todos nosotros juntos.

Hay una fabula que cuenta que las herramientas querían elegir nuevo jefe. Así que cada uno propuso su candidatura, pero los demás no la aceptaban porque solo veían sus defectos.

Al martillo le decían que era un tipo duro, siempre haciendo ruido y golpeando. Sobre el tornillo decían que era un tipo muy suyo, solo giraba sobre si mismo. De  la lija ni hablar, era muy áspera en su trato con los demás. Y el metro era un prepotente porque solo consideraba valida sus escalas. Sin embargo en esas discusiones andaban cuando el carpintero llego y utilizando a todos hizo un hermoso mueble. La moraleja es que cada uno por si mismo no valía para nada, pero como equipo eran los mejores. Solo las virtudes de cada uno permitieron que se construyera el mueble, no sus defectos.

Solo podemos trabajar en equipo si admitimos que nosotros estamos al servicio del equipo y no el equipo al servicio de nosotros.

Recuerda que en el club de la envidia, la entrada es gratis, la compañía variada, las consumiciones gratis, y la conversación ininterrumpida pero no hay salida.

Por ello, un líder debe fomentar un ambiente de igualdad, los colaboradores solo seguirán al líder si ven que el es un ser humano que se coloca a su altura y les muestra el ejemplo, no solo con sus palabras sino también con sus actos.

Regla nº2 Disciplina

Todo equipo tiene que tener dos capacidades asumidas.

1º Capacidad para mantener el esfuerzo
2º Capacidad para aplazar la recompensa.
Esto significa que hay que huir del facilismo, hay que exigir responsabilidades a las personas con las que trabajamos, son adultos, no niños, hay que ayudarles pero no tenemos que darles facilidades para todo.
Recuerda que las dos condiciones para que un equipo funciones son:
Que la persona sepa y quiera, el que sepa es fácil formándola técnicamente, pero el que quiera depende de ella.

Por eso hablamos de disciplina, si la gente es capaz de seguir los procesos estandarizados y no lo hace, la empresa debe aplicar disciplina, si la gente no es capaz de seguir los procesos debe aplicar entrenamiento o revisar los procesos para que puedan seguirlos.

Se perdona el error, pero no la indiferencia o el pasotismo.

Por eso, tiene que haber disciplina (todos cumplimos las mismas normas) y
Precisamente por eso, existen unas pautas marcadas en todos los sentidos y existen cosas que no se pueden dejar pasar por alto, ese es uno de los secretos del equipo. El directivo efectivo no debe dejar pasar ni una. Solo se está comprometido con algo o con alguien cuando ese compromiso significa que puedes perder algo.

Recuerda la disciplina del ejercito, los soldados se pasan el tiempo entrenando para poder sobrevivir en la guerra.

Cuanto mas sudas en tiempo de paz menos sangras en tiempo de guerra. Proverbio oriental.

La mejor forma de ver trabajo en equipo es ir a un concierto, verás la disciplina que tienen para tocar cada uno a su tiempo y en su tono.

Regla nº3 Liderazgo y clima laboral

El clima laboral da el 50% de los resultados y  el clima laboral lo genera el líder en un 70%.

Los lideres que lo saben dedican sus esfuerzos a generar un clima de satisfacción, rendimiento y desarrollo

El líder es el facilitador del cambio, el ejecutor de la estrategia para conseguir de cada uno lo mejor de si mismo.

Recuerda que la gente se compromete con la empresa si su jefe los lidera de una forma eficaz. Y nada genera mas lealtad que un jefe que asume la responsabilidad cuando las cosas salen mal.

¿Cómo liderar de forma eficaz?
1º Interésate sinceramente por los demás.

Se pueden ganar mas amigos en 2 meses si uno se interesa en los que demás que los que se ganarían en 2 años si se hace que los demás se interesen en uno

Las sonrisas producen mucho dinero cada día, sonríe cada día a cada persona con la que te cruces y veras como te devuelven lo mismo, si alguien viene con quejas sonríele y escúchale para resolver sus problemas, veras como la gente quiere trabajar contigo.
Recuerda lo que dice el proverbio chino. El hombre cuya cara no sonríe no debería abrir una tienda.

Ahora bien, se sincero, no prometas nada que no puedas cumplir.
2º Tienes que saber exactamente lo que quieres que haga la otra persona.
Ten claro lo que tiene que hacer cada persona en su puesto de trabajo no supongas nada, puedes llevarte alguna que otra sorpresa.
3º Se empático con los demás, ¿que quiere verdaderamente la otra persona?

Recuerda que la persona con quien hablas está 100 veces mas interesada en si misma, en sus necesidades y sus problemas que en ti y tus problemas. Piénsalo antes de iniciar una conversación.

Antes de pedirle a alguien que haga algo, pregúntate: ¿Por que esta persona va a querer hacerlo? Esto te permitirá ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.
4º Considera los beneficios que recibirá la otra persona por hacer lo que tu sugieres

Por ejemplo, un director preguntó a los operarios que problemas tenían y los apunto en una pizarra, el dijo, yo voy a hacer todo lo que esperáis de mi para resolver estos problemas. Ahora quiero que me digáis que puedo esperar yo de vosotros. Ellos prometieron, lealtad, honestidad, trabajo, etc.

Este fue un pacto moral que la gente se sentía obligada a cumplir. Consultarles sobre sus deseos, problemas, etc., era lo que necesitaban para ser un equipo.

5º Haz coincidir esos beneficios con los deseos de la otra persona.

Cuando hables con alguien no empieces destacando las cosas que os diferencian sino en las que estáis de acuerdo, sigue acentuando si es posible que los dos tenéis el mismo fin y que la única diferencia es el método, no el propósito. Recuerda que quien pisa con suavidad llega lejos
6º Y ahora explícaselo de forma que destaques los beneficios que ella obtendrá.

Como ves, todo de sentido común , ¿verdad?  Pero cuanto cuesta trabajar con sentido común.

Por cierto respecto a las cuatro personas de la introducción, TODO EL MUNDO, CUALQUIERA, NADIE Y ALGUIEN. La próxima vez que estés en una situación similar, no te excuses diciendo que TODO EL MUNDO, CUALQUIERA o ALGUIEN debería hacerlo, porque probablemente NADIE lo hará.

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Excelean
Fecha: 2016-04-14

   Mas artículos de Luis Perona        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 554 personas.