Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Hilario Fernández


Director técnico y de Seguridad de Fnac España

La seguridad en la distribución de bienes culturales y tecnológicos


La seguridad en la distribución está en continua evolución para adaptarse a los retos que constantemente nos plantea una sociedad cada vez más tecnológica y, consecuentemente, una delincuencia también más evolucionada.

La principal preocupación del departamento de Seguridad es siempre la protección de las personas, tema al que me referiré más adelante. En cuanto a la delincuencia común, la que se dedica al hurto menor, al pequeño fraude y, en general, a pequeños actos antisociales, sigue siendo el caballo de batalla de los servicios de seguridad en el día a día de las tiendas físicas.

Pero estos problemas no son los que causan mayor daño económico. El principal es el fraude organizado que pueda registrarse tanto en las tiendas físicas como en la virtual. Los intentos de financiación fraudulenta mediante el uso de documentación falsa o la utilización de tarjetas de crédito robadas, duplicadas o falsificadas causan un gran perjuicio. Y otra de nuestras preocupaciones es el robo de mercancía en el transporte, a veces de camiones completos en su ruta desde nuestro almacén central a las tiendas.

Estrategia de seguridad

Para atajar todos estos problemas, y minimizar su impacto en el caso de que se produzcan, contamos con la necesaria estructura interna en el departamento de Seguridad. Pero la misma no sería eficaz sin la necesaria colaboración de todas las áreas de la organización, cada una en la parcela que le corresponde. Por ello, los responsables regionales de Seguridad tienen, entre sus principales cometidos, fomentar esa colaboración.

Por supuesto, se ha de contar con herramientas adecuadas que nos permitan detectar de manera anticipada cualquier intento de fraude, robo, hurto o cualquier otro hecho delictivo que pudiera cometerse tanto en nuestras tiendas físicas como en la virtual.

Seguridad de las personas

Como comentaba al principio, nuestra principal preocupación es la seguridad de las personas que se encuentran en las instalaciones. Por ello, los equipos encargados de velar por su protección tienen una especial formación en la detección de riesgos tanto técnicos como físicos.

Diariamente, antes del inicio de la actividad, los vigilantes realizan una ronda en la que cumplimentan un checklist reflejando cualquier riesgo que detecten, como productos que pueden caerse, conexiones eléctricas inadecuadas, pavimentos peligrosos, obstaculización de vías de evacuación y, por supuesto, la comprobación de todos los sistemas y elementos de seguridad. El cheklist se entrega a todos los responsables de departamento de la tienda y, lógicamente, al director de la misma, quien debe asegurarse de que todas las incidencias quedan resueltas antes de abrir el establecimiento al público.

Al menos dos veces al año, todos los empleados reciben formación en evacuación y confinamiento, además de realizar los correspondientes ejercicios prácticos. Los equipos de evacuación y primera intervención, así como los vigilantes de seguridad, reciben una formación especial.

Durante todo el año tenemos campañas de sensibilización no sólo en la prevención de incendios, sino en los riesgos en general, ya sea de protección de la mercancía, seguridad de las instalaciones, etc. Estas campañas van dirigidas a todos los empleados y son una gran ayuda.

FNAC1

Contra el fraude

Para la lucha contra el fraude, en nuestra tienda virtual utilizamos herramientas que nos ayudan a analizar el comportamiento del cliente durante la compra, estudiando distintos parámetros que nos avisan si la transacción pudiera ser fraudulenta antes de que se realice el pago y el mismo se cargue en la cuenta del cliente. Entre otras cuestiones, se analiza la correspondencia entre la dirección IP que el cliente está utilizando y la de entrega de la mercancía con el lugar de emisión de la tarjeta de crédito.

En las tiendas físicas, la prevención del fraude requiere, sobre todo, de la formación del personal que se encarga de los cobros y la financiación. En estos casos, al estar el cliente delante y aportar la documentación físicamente, es fundamental que los empleados, incluido el personal de seguridad, sepa interpretar correctamente una nómina y cualquier otro documento que se aporte para financiación, así como las tarjetas de crédito y la documentación de identificación del usuario, ya sea el DNI o el pasaporte.

Mercancía en ruta

El robo de mercancía en ruta es otra de nuestras preocupaciones. Aquí nos podemos encontrar con el robo a mayor o menor escala de los productos del interior del camión o con el robo completo del vehículo. Al respecto, el departamento de Seguridad ha dado instrucciones acerca de cómo deben ser los camiones que se contraten desde el área de Logística.

Así, hemos prohibido el uso de camiones con lona, dotados de trampillas laterales, etc. Los vehículos salen precintados y, una vez en su destino, sólo pueden ser abiertos por los vigilantes de seguridad tras comprobar que el precinto está intacto y que la numeración corresponde con la del sello de origen.

Además, los camiones van dotados de sistemas de seguimiento que nos permiten saber qué paradas realiza el conductor y dónde tienen lugar. Y otro factor importante es la instalación de dispositivos que posibilitan al camionero activar la alarma en caso de ser atracado en ruta. Estas soluciones también facilitan inmovilizar el camión y, por supuesto, localizarle.

Delincuencia habitual

Para la lucha contra la delincuencia habitual, en nuestras tiendas contamos, además de la colaboración de todos los empleados y las campañas de sensibilización a las que me refería anteriormente, con las herramientas más habituales. Entre ellas, la detección de metales integrada en las antenas antihurto, solución que nos está dando muy buenos resultados tanto para detectar anticipadamente la entrada de un delincuente como para intervenirle cuando salga del centro. Y en el sistema de CCTV estamos incorporando herramientas de detección de elementos sospechosos (abandonados) y realizando pruebas de reconocimiento facial.

Todas estas herramientas y procedimientos requieren personal especializado que sepa no sólo manejarlas, sino interpretar adecuadamente la información que brindan los sistemas. Por ello, los vigilantes siguen siendo claves en la seguridad de nuestros centros, si bien, cada vez más, tienen un perfil de operadores y su presencia en la zona de ventas se está limitando al momento de la intervención.

Y para que todo esto funcione correctamente, la elección de la empresa de seguridad es esencial. Debe facilitar el personal adecuado y la formación específica que cada servicio requiere. En definitiva, se ha de tender a la especialización del vigilante.

No deseo extenderme en el presente artículo hablando de otros peligros a los que todos estamos expuestos, especialmente, el terrorismo. Sólo haré un apunte para recordar que, como lugar de pública concurrencia, nos encontramos en una situación especial de riesgo. La concienciación y la formación del personal de seguridad y de todos los empleados son vitales en este aspecto, como también lo es la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En este sentido, puedo afirmar que, afortunadamente, la misma es excelente.

Suplemento Temático: Seguridad en Centros Comerciales

 


Fuente: Seguritecnia
Fecha: 2016

   Mas artículos de Hilario Fernández        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 658 personas.