Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

AASIAS


Empresa dedicada a la importación y distribución de productos y sistemas policiales y militares

GAR Operaciones contra el yihadismo


Aeropuerto Barcelona-El Prat a unos quince quilómetros de la Ciudad Condal. Pasan pocos minutos de las nueve de la mañana. En la cola que espera para pasar el control del escáner previo a la zona “estéril” o no pública del aeropuerto de Barcelona se encuentran muchos pasajeros. Se mueven lentamente con sus equipajes de mano hasta llegar al punto en el que los depositan en unas bandejas, retiran de sus bolsillos algunos objetos y hasta se quitan los zapatos, todo ello para permitir la inspección particular con un sofisticado escáner. Ellos, también pasan por un arco detector.

Además del dispositivo “físico”, que vela por intentar conseguir una seguridad lo más integral y completa posible, hay otro más evidente, formado por guardias civiles. Aquella mañana, entre ellos hay varios agentes vistiendo un uniforme verde algo distinto del de sus compañeros y con una boina como prenda de cabeza. Además, van fuertemente armados, pues en sus manos uno empuña un fusil de asalto G36K compacto del calibre 5,56x45mm y el otro un subfusil MP5A5 del 9x19mm Parabellum, armas especialmente efectivas y contundentes en entornos próximos propios de ahora tan en boga escenario en áreas urbanas (CQB, Close Quarter Battle).

Dispositivo especial

Esos guardias, como otros que en aquel momento se mueven por distintos espacios de la terminal, vigilan accesos en la zona de llegadas o, entre otros cometidos, patrullan por la zona adyacente a aviones de determinadas líneas aéreas, están inmersos en un operativo de carácter especial que se enmarca dentro de diferentes medidas implantadas con ocasión del nivel 4 antiterrosta vigente en España.

Su pericia y profesionalidad, les hace especialmente hábiles para observar, identificar y conocer determinadas actitudes que pueden ser un indicio, más o menos razonable, sobre una determinada voluntad. Aquella mañana, mientras esperan vigilantes, alguien les llama la atención. Sus movimientos, la forma en que coge el equipaje después de la inspección, su fisonomía, el pasaporte que lleva en la mano de forma ostentosa, su forma de mirar hacia diferentes lugares, etcétera, pueden ser factores que, de forma individual o sumados, puedan, entre otros muchos, ser tomados en cuenta a la hora de percibir una conducta que poco tiene que ver con la normal que caracteriza a la mayoría.

Por ello, se aproximan a él y le piden la identificación. Mientras el que se ha adelantado primero para identificar al individuo examina su documentación, billete de avión, etcétera, e interactúa verbalmente con él, su compañero permanece vigilante en una posición retrasada, por si sucede alguna reacción inesperada que requiera de su actuación y pericia policial. Pocos minutos después, obtenida la información que se pretendía por parte de los agentes, lo dejan continuar su viaje, pues nada indica que sea pertinente un análisis más exhaustivo.

Como otras mañanas, el flujo de personas por los canales de acceso hacia la zona no pública continúa con intensidad. Patrullas uniformadas y no uniformadas de los Mossos d’Esquadra vigilan la zona exterior o pública, despliegue que en lo que es el interior corresponde a la GC. Es por eso que los agentes, a los que acompañamos, siguen con su dinámica habitual, manteniendo una especial disposición de vigilancia ante cualquier acontecimiento inesperado y ofreciendo una notable capacidad de reacción, incluso con el fuego de sus armas, si se produce un ataque terrorista de carácter yihadista -el motivo de su presencia allí- u otra situación que aconseje emplear su carácter específico para su neutralización.

Lea aquí el documento completo

 

 

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 


Fuente: aasias.com
Fecha: 2017-05-27

   Mas artículos de AASIAS        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 640 personas.