Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Jon Michelena Muguerza


Director General de CEPREVEN

La batería de litio: un riesgo en expansión


Las baterías de litio han entrado a formar parte de nuestra vida de una forma silenciosa. Han pasado de ser una novedad "Hi-Tech" a ser el motor de la mayoría de los dispositivos móviles que poseemos o deseamos, desde un simple cepillo de dientes eléctrico hasta sofisticados vehículos eléctricos o híbridos, abarcando a todos aquellos aparatos cuya recarga ha pasado a ser una faceta más de nuestra rutina diaria.

Son un buen invento, sin duda, y día a día miles de investigadores en empresas y universidades de todo el mundo trabajan para mejorar sus características, impulsados por un mercado que demanda mayores capacidades, menores pesos y mayor rapidez en el intercambio de energía, tanto en la carga como en la descarga. La industria del automóvil ha apostado fuertemente por el vehículo eléctrico, y no hay mayor impulso a la investigación que una oportunidad de negocio de tamaño planetario.

Desde un punto de vista práctico tienen grandes ventajas y algunos inconvenientes, unas irán creciendo con la investigación, mientras que los otros disminuirán, sin duda. Sin embargo, hay un tema que preocupa seriamente a los prevencionistas de todo el mundo, que es la cantidad de energía que puede concentrarse en las baterías y la poca estabilidad que, por ahora, presentan a altas temperaturas, lo que obliga a incluir circuitos de control para su carga y descarga.

Desde la introducción en el mercado de estos acumuladores (baterías recargables) en 1991, se han sucedido situaciones en las que diferentes aparatos han ardido de forma espontánea a causa del mal funcionamiento de sus baterías de litio: ordenadores portátiles, patinetes eléctricos y teléfonos móviles, entre otros, han sufrido en mayor o menor medida este problema. El sector aéreo ha comenzado a reaccionar ante esta situación, imponiendo limitaciones a la facturación de dispositivos con baterías de litio, y llegando en ocasiones a la prohibición de su transporte.

La progresión exponencial en su uso y fabricación dificulta el tema. No voy a entrar en la cuestión principal, que es de dónde vamos a sacar la electricidad suficiente para rellenar tanta batería, sino en los problemas que presenta la enorme energía almacenada desde el punto de vista de la seguridad. Hoy se alcanzan más de 500Wh/kg. Los almacenamientos industriales de baterías se han convertido en un riesgo de difícil protección frente al incendio. Toda esta energía unida a su inestabilidad a altas temperaturas y la reacción del litio al contacto con el agua hace necesario una extinción muy rápida. Si el incendio llega a desarrollarse, su extinción será prácticamente imposible.

Los organismos de prevención internacionales están trabajando para ofrecer soluciones prácticas al reto de la protección de almacenamientos de baterías de litio. Cepreven, en el marco del Preventium Forum de Insurance Europe, es participe de las investigaciones que se están desarrollando, que en un futuro próximo darán lugar a soluciones específicas para su protección.

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Cepreven
Fecha: 2017

   Mas artículos de Jon Michelena Muguerza        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 176 personas.