Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.
Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Eugenia K. Guilmartin

Recibió su Licenciatura de la Academia Militar, una Maestría de la Escuela Superior de Guerra Naval un doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de Stanford
Coronel y policía militar del Ejército de EUA, actualmente sirve como la subcomandante de la Escuela de Policía Militar del Ejército de EUA en el Fuerte Leonard Wood, estado de Missouri
Ha servido en Alemania, los Balcanes, Corea del Sur, Irak y Afganistán llevando a cabo el mentorazgo policial y penitenciario, operaciones de detenidos y las operaciones de apoyo en materia de seguridad y movilidad
Es miembro de la Asociación Internacional de Jefes de Policía y la Asociación de Ciencias Políticas del Midwest

No hay «delitos comunes»: Un planteamiento alternativo para asegurar puntos calientes globales y áreas urbanas densamente pobladas


Un barrio en el área de Jogeshwari-Goreagaon Este, 10 de octubre de 2014, en las afueras de la megaciudad de Mumbai, India. (Foto: Maciej Dakowicz a través de Alamy)
Un barrio en el área de Jogeshwari-Goreagaon Este, 10 de octubre de 2014,
en las afueras de la megaciudad de Mumbai, India

Raras veces ha sido tan pacífico el planeta. Aún con conflictos terribles en lugares tales como Congo, Siria y Yemen, las guerras entre y dentro de Estados llegan a ser menos comunes y menos letales. Sin embargo, hay una oscura amenaza inminente. Algunas ciudades del mundo en vías de desarrollo corren el peligro de ser abrumadas por el asesinato.

—The Economist

Cuando cesa el Poder Soberano, cesa el crimen: porque donde no hay tal Poder, no habrá protección del Derecho y, por lo tanto, cada uno puede protegerse por su propio poder.

—Thomas Hobbes, El Leviatán

Hoy en día, el Ejército enfrenta un mundo complejo y ambiguo. Sus soldados han adquirido extensas experiencias operacionales durante los últimos quince años, pero es poco claro dónde o cuándo se les pedirá operar en el futuro. Al mismo tiempo, se rediseña toda la institución—con cada parte de DOTMLPF-P (doctrina, organización, entrenamiento, pertrechos, liderazgo y educación, personal, instalaciones y política) bajo un examen minucioso. Con estos antecedentes, los líderes del Ejército planifican para el futuro identificando las amenazas más probables y peligrosas y los probables ambientes operacionales, tales como las áreas urbanas densamente pobladas1. Se preguntará, «¿Cuáles lugares conflictivos del mundo está el Ejército lo menos preparado para entrar?», la respuesta yace en la pregunta. No estamos preparados para ningunas de las amenazas más probables hoy en día. Buscamos respuestas encuadradas por el lugar, diligentemente buscando puntos calientes, Estados hostiles y naciones fracasadas en detrimento de identificar las tendencias globales. Si bien un estudio serio de amenazas casi iguales es necesario —las operaciones de combate a gran escala son las más mortíferas de todos los escenarios posibles— nuestra búsqueda de lugares y zonas crea un punto ciego que nos hacen pasar por alto la inestabilidad más impactante para la mayor parte del mundo: el crimen. Las fronteras y características del terreno no importan a los criminales que explotan a otras personas para su propio beneficio. América Latina ejemplifica una región que padece de nuestra falta de atención. Como observó The Economist in abril de 2018,

América Latina, que tiene solo 8% de la población mundial, supone 38% de sus homicidios criminales. La carnicería en la región alcanzó aproximadamente 140 000 personas el año pasado, más que lo que se ha perdido en las guerras en todas partes del mundo en casi todos los años del presente siglo2.

Aunque es tentador ignorar los efectos globales de «delitos comunes» contra los habitantes de las naciones en vías de desarrollo, siempre que el Ejército se centre principalmente en las amenazas casi iguales y actores patrocinados por Estados, continuaremos enfrentando la inseguridad global sin una solución.

Revisitando el proyecto de megaciudades

Las megaciudades, esas con diez millones de habitantes o más, llegaron al primer plano con la publicación en 2013 del libro Out of the Mountains por el erudito de contrainsurgencia David Kilcullen3. En un artículo publicado en 2012, Kilcullen presentó su visión de un futuro ambiente operacional que sería impulsado por tres «megatendencias»: (1) la urbanización y migración en masa a megaciudades urbanas, (2) el crecimiento explosivo de ciudades litorales con puertos y (3) la conexión de poblaciones mediante la tecnología de comunicaciones más accesible4. Kilcullen estaba preocupado por las áreas en vías de desarrollo de Asia, América Latina y África5. Él advirtió,

Estos datos [de la ONU] demuestran que las ciudades costeras están a punto de ser abrumadas por una ola humana que las obligará a asimilar —en menos de 40 años— casi todo el aumento de población en todo el planeta en toda la historia humana documentada hasta 1960. Además, casi toda esta urbanización ocurrirá en las áreas menos desarrolladas del mundo, por definición las áreas menos preparadas para abordarlo: es una receta para el conflicto y crisis en la salud, educación, gobernabilidad, comida, energía y escasez de agua potable6.

Dado el alcance y escala del escenario antes mencionado, no era de sorprender que los estrategas del Ejército comenzaran a hacer un análisis detallado de las áreas urbanas densamente pobladas. Lamentablemente, las discusiones subsiguientes han tenido más que ver con soluciones de material bélico y el terreno físico que con la población. El Grupo de Estudios Estratégicos del Jefe de Estado Mayor del Ejército aborda el tema de megaciudades en su informe de 2014, «Megacities and the United States Army: Preparing for a Complex and Uncertain Future»7. En este proyecto, se presentaron muchas preguntas relevantes pero, en gran parte, fue centrado en el terreno8.

El nuevo Manual de Campaña (FM) 3-0, Operations, hace poco para avanzar nuestra comprensión del impacto que tendrán los elementos delictivos en la seguridad mundial. En esta doctrina, se reconoce que, «los enemigos usarán tácticas, terror, actividades delictivas y guerra de información para complicar aún más las operaciones»9. Sin embargo, en el FM 3-0, solo se menciona el crimen siete veces y todas son en el contexto de amenazas delictivas como parte de grandes operaciones de combate10. Contraste nuestras narrativas actuales con lo que sabemos sobre América Latina. Actualmente, esta región no es un punto caliente, pero su urbanización y crimen son una preocupación global. En The Economist, se destaca que, a partir de 2000, más de 75% de América Latina vive en áreas urbanas—«una proporción casi dos veces más que en Asia y África»11. Las repercusiones de la urbanización son más inestabilidad y América Latina sirve como ejemplo aleccionador para otras regiones:

Ese desplazamiento del campo concentró los factores de riesgo para la violencia letal —desigualdad, jóvenes hombres desempleados, familias desplazadas, escasez de servicios de gobierno, armas fácilmente disponibles— aún mientras unió los factores necesarios para el crecimiento económico. Mientras otras economías alcanzan el nivel de urbanización de América Latina, es de preocupación internacional comprender los vínculos del proceso a la criminalidad y cuáles formas de esfuerzos policíacos cortan mejor estos nexos12.

Análisis detallado de los datos sobre la delincuencia

A fin de comprender los temores y las necesidades básicas de seguridad de las personas comunes y corrientes en el mundo en vías de desarrollo, necesitamos esforzarnos para comprender las actividades delictivas en estas comunidades. El Estudio Internacional sobre Víctimas Delictiva (ICVS), apoyado por el Instituto Interregional de las Naciones Unidas para Investigaciones sobre la Delincuencias y la Justicia, era una serie de encuestas estandarizadas a nivel de ciudad administradas y llevadas a cabo en 2000 en Europa Central y Oriental, África, América Latina y Asia. De cara a cara, se les preguntaron a 53 000 personas en sus idiomas nativos sobre sus experiencias con crímenes tales como el robo de coches, asalto, agresión sexual y robos; su satisfacción con la policía; percepciones de seguridad en la comunidad; razones por denunciar o no crímenes e informaciones sociales, económicas y demográficas13. El beneficio de esta encuesta fue captar datos sobre crímenes que, de otra manera, estarían ausentes de los registros gubernamentales debido a crímenes denunciados de manera insuficiente o no denunciados, mala gestión de registros por la policía, corrupción policial o judicial, vergüenza, miedo o culpa. Aunque el ICVS no es perfecto, el criminólogo Irshad Altheimer declara que la encuesta es «actualmente la fuente más extensa y confiable de datos de victimización comparables en distintas naciones»14.

¿Qué nos pueden decir las encuestas sobre la inestabilidad en todo el mundo? Los datos de ciudad en el ICVS 2000 incluyen si los encuestados fueron víctimas de robo o asalto durante el último año, y proporciona un índice de todos los crímenes violentos que la persona experimentó (incluyendo robos o agresión sexual). En la encuesta, se preguntó el número de veces que una persona experimentó el robo de motocicletas u otros robos. Si bien a primera vista los robos pueden no parecer tener un impacto de seguridad, las motocicletas son un medio importante de comercio y transporte en las megaciudades congestionadas y naciones en vías de desarrollo. El robo de una bicicleta, tuk-tuk (un rickshaw motorizado) o scooter sería un acontecimiento significativo para alguien que dependió del mismo para el apoyo financiero. En el ICVS, a la persona se le preguntó por cuánto tiempo había vivido en su comunidad (un indicador de transitoriedad), cuán frecuentemente sale de noche a un restaurante, club o bar —un indicador de sociabilidad— si la persona experimentaba fraude al consumidor, cuán útil era la policía (confianza con la vigilancia comunitaria), cuán bien los miembros de la comunidad local se cuidaban el uno al otro (p. ej., una red de protección social), y cuán segura la persona se sentía en casa de noche.

Lea aquí el documento completo

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Military Review
Fecha: 2019

   Mas artículos de Eugenia K. Guilmartin        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 128 personas.