- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Expertos
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Expertos Profesionales


Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Un Sistema de Crisis ante los apagones


“Una cadena de fallos eléctricos en Suiza y Francia deja a Italia sin luz más de diez horas”. Este es el titular con el que se recoge el mayor apagón que se ha registrado, desde que existe la electricidad, en Italia, aunque casi se podría decir en el mundo, porque ¿alguien recuerda que un estado desarrollado se queda a oscuras totalmente?, pues bien eso es lo que ha ocurrido con nuestros vecinos latinos, librándose únicamente la isla de Cerdeña.
Dentro de las noticias sobre el apagón, tienen eco suficiente las que acusan a la administración italiana de inoperancia y de no tener nada previsto para estos casos, cuestión reconocida por el propio Gobierno. Sin embargo es recogido de forma general, la eficacia de la Protección Civil y la Seguridad Ciudadana italiana, que ha atendido a la población y ha minimizado los efectos de la total oscuridad en que se sumergió la península.

¿Cómo es posible que un estado que reacciona tan rápidamente no disponga de la misma respuesta en un sector tan estratégico como la energía?. La pregunta da pie a pensar que los italianos no disponían de un Sistema de Crisis para tal evento, o si lo tenían, ha resultado ser totalmente inoperante.
La finalidad de los Sistemas de Crisis y de sus correspondientes Planes de Contingencia es la de “mantener la continuidad del negocio o de la actividad”, en eso se diferencia de los sistemas y planes de emergencia, cuya finalidad consiste en salvaguardar las vidas humanas y los bienes.
Es difícil en pocas líneas exponer cómo se diseña un Sistema de Crisis y diseccionar su contenido, pero a fuer de haber prestado asistencia técnica, a través de Belt Ibérica, S.A., en sistemas tan dispares como las telecomunicaciones, energía, medio ambiente, sanidad, etc., se puede indicar que el proceso para disponer de una herramienta de tal naturaleza, es el siguiente:

En primer lugar es necesario que la alta dirección fije cuáles son los objetivos básicos que se quieren alcanzar con el Sistema de Crisis, al margen por supuesto de la continuidad de las operaciones o mantenimiento del negocio, que es inherente al propio concepto. A continuación se pasa a efectuar una investigación básica de la organización, siempre desde la perspectiva de una potencial crisis, iniciándose la investigación con un análisis exhaustivo de riesgos, aunque para la crisis el riesgo no se encuentra en una inundación, un viento huracanado, un terremoto, un desprendimiento, etc., sino en los efectos que pueden producir en los elementos que tienen que mantener la “continuidad de las operaciones”, en este caso la sucesión ininterrumpida de energía. A continuación se pasa a revisar los planes y procedimientos existentes, muchos de ellos elaborados de forma particular y para atender una contingencia puntual. Posteriormente se investigarán los productos y servicios que son críticos, realizándose al mismo tiempo un catálogo de recursos existentes. Tras todo lo anterior o simultáneamente se analizarán las vulnerabilidades, debilidades y fortalezas de la organización. Con todo lo anterior se dispone de una radiografía fiable, conociendo las amenazas y riesgos existentes y los recursos para paliarlos, de los cuales, muchos de ellos, se dispondrá y otros habrá que poseerlos o llegar a “acuerdos de ayuda mutua” con otras organizaciones similares, que nos puedan prestar el apoyo en caso necesario.

Efectuado este análisis exhaustivo, se pasará a organizar la Dirección de Crisis, sobre la base de un Gabinete de Crisis (podría haber varios potenciales, según la contingencia y su intensidad), con un director, un coordinador, unos representantes de los distintos departamentos de la organización, asesorados por un comité de expertos técnicos, siendo asunto importante este comité cuando la crisis pueda tener repercusiones políticas. También debe disponerse de un Centro de Situación de Crisis, ubicado en el lugar con mayores posibilidades de comunicación de la organización, y dotado de los elementos necesarios, disponiendo de la información precisa, sin tener que requerirla. El Centrode Situación de Crisis debe disponer de su propio centro y sistema de comunicaciones. Un último requisito será exigible al conjunto, el de la seguridad, de tal forma que el riesgo no le pueda afectar directamente, debiéndose de constituir para ello, dos centros gemelos, uno denominado “principal” y otro “alternativo”.

Con los objetivos básicos, la investigación y la organización de crisis, se pasará a elaborar los correspondientes Planes de Contingencia o de Crisis, con la máxima que “se debe de planificar con antelación, cuando todo está tranquilo y no al calor de la crisis”, teniendo además presente, que el riesgo no se materializará tal como creemos, pero al menos nos indicará la dirección de la superación y nos permitirá que las primeras decisiones se encuentren previstas en los distintos Planes.

Por último y como un complemento de lo anterior, es preciso diseñar “Planes de Mitigación”, de tal forma que todos los “bienes” futuros de la organización, dispongan de ellos. Los norteamericanos, para los tornados y los japoneses, para los terremotos, desde hace décadas tienen implantados reglas de mitigación en sus estructuras.

El 18 de agosto de 2003, la comisaria, Loyola de Palacio, aseguraba que “el viejo continente no puede sufrir esa catástrofe (se refería a lo acaecido en USA y Canadá) porque los distintos países están interconectados y se ayudan en caso de problemas”. El reciente apagón de Italia ha dado al traste con el aserto.

La electricidad es un recurso estratégico, por ello debería ser obligatorio, que todas las compañías, incluida Red Eléctrica de España, dispongan de un Sistema de Crisis. ¿Disponemos tal vez de ellos y los españoles no lo sabemos?. Pues bien, debemos conocerlo para vivir más tranquilos.


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 29.09.03

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 3425 personas.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es