Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Expertos
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Expertos Profesionales


Tomás López Calle

Diplomado en Dirección de Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio
Director de Seguridad
Consultor Operativo del Dpto. de Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
BELT IBERICA S.A.
tlopez@belt.es

Simulacros de evacuación


Cuando la actividad preventiva en una empresa nos exige la confección de un Plan de Autoprotección, el Simulacro de Evacuación es el fin de la posterior implantación que nos revelará si la teoría plasmada en los informes funciona.

Al aplicar a la realidad de la empresa lo teorizado en el Plan, puede observarse que presentan ciertas deficiencias. Los simulacros de Evacuación, obligatorios como mínimo una vez al año, confirman si el diseño del Plan es funcional con el día a día o es necesario hacer ciertos retoques.

El Simulacro de evacuación, además de ser obligatorio, es necesario. La reacción psicológica que más negativamente puede incidir en un trabajador en una evacuación de emergencia es el pánico, debido principalmente a:

• Desconocimiento exacto del edificio.
• Desconocimiento del camino a seguir.
• Sensación de estar acorralado, sin conocer una posible salida.
• Percepción de falta de tiempo.
• Señalización defectuosa.
• Iluminación insuficiente.
• Bloqueo de salidas de evacuación.
• Evacuaciones en las que existan concentraciones masivas de ocupantes.
• Simulacros realizados con largos tiempos de evacuación.

(Alfonso García Cardó “El simulacro de Emergencia desde un enfoque psicosocial”)

La realización periódica de Simulacros de Evacuación permite reducir considerablemente las conductas de “bloqueo” ante una emergencia real, fomentando las conductas de los habitantes del edificio hacia una evacuación eficaz.

Los simulacros tiene por objeto el conocimiento claro y conciso del edificio y posibles vías de evacuación por parte de los usuarios, ya que el uso continuado y diario de un edificio no garantiza una adecuada evacuación en caso de emergencia, puesto que estudios realizados demuestran que la mayoría de los usuarios de un edificio intentan salir por el mismo lugar que entran habitualmente.

Según Juan Gaspar, Director de la División Synstar Business Continuity, “es tradicional la tendencia que hemos tenido en España, (y que en determinados casos sigue existiendo), a pensar que el trabajo en el mundo anglosajón se realiza con mayor seriedad, con mejor calidad, con más puntualidad, etc. de lo que es habitual aquí. De esta manera, ante determinadas situaciones, tendemos (o hemos tendido) a pensar, "esto no pasaría en Alemania, o en el Reino Unido, y no digamos en los Estados Unidos". Sin embargo, cuando estás en contacto con otros países, viajas, te relacionas, trabajas inmerso en esto de lo que ahora se habla tanto, la globalización, te das cuenta de que sigue siendo cierto el viejo dicho de que "en todas partes cuecen habas".
Sirva un solo ejemplo a lo arriba mencionado: el 11 de septiembre de 2001, el World Trade Center no disponía de plan de evacuación.

La situación puede ser perfectamente extrapolable a nuestro país. ¿Cuántos edificios existen en España en los que no hay planes de evacuación? ¿Cuántos de los que tienen uno, lo revisan y actualizan periódicamente? ¿En cuántos de los que lo tienen se hacen simulacros? ¿Cuántas puertas de emergencia tienen la salida completamente expedita y con los mecanismos de apertura en perfecto estado de funcionamiento? ......

Los simulacros tienen una gran importancia para conseguir una buena formación en situaciones de emergencia y prevención así como para conocer las capacidades de reacción y actuación, de este modo podemos comprobar el grado de capacitación y formación conseguido en las personas, la eficacia de los medios técnicos y recursos disponibles, verificar el tiempo de respuesta y la coordinación de los equipos internos.
La repetición periódica de los simulacros de emergencia ha servido y servirán, sin duda, a evitar males mayores ante situaciones de emergencia reales.

Medidas generales en caso de evacuación:

• Interrumpir su actividad por importante que ésta sea.

• Desconecte los aparatos o maquinaria a su cargo, mantenga la calma durante todo el proceso de la evacuación.

• Sigua las instrucciones que reciba par la evacuación por parte de los componentes de los Equipos de Emergencia.

• No retroceda a recoger objetos personales ni a buscar a otras personas.

• Camine con rapidez pero sin correr y no porte objetos voluminosos.

• No utilice el ascensor y emplee las escaleras de emergencia correspondientes a su sector de evacuación.

• En caso de congestión en las escaleras o recorridos de evacuación, no empuje; respete las condiciones de circulación de la vía.

• Ayude a las personas disminuidas.

• No se detenga en las puertas de salida del edificio. Aléjese de la zona de conflicto.

• No trate de sacar el coche del aparcamiento.

En el caso que la evacuación se realice por incendio, deberá CERRAR puertas y ventanas de las zonas evacuadas.

Si la evacuación es por amenaza de bomba, deberá ABRIR puertas y ventanas, para aminorar los efectos de la onda expansiva, y recoger los efectos personales (pero nunca retroceda a buscarlos si no está en su lugar de trabajo), estas dos medidas facilitarán el reconocimiento visual por parte del personal de seguridad.


Fuente: Belt Ibérica S.A.
Fecha: 29/03/2004

   Mas artículos de Tomás López Calle       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 11139 personas.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es