- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Expertos
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Expertos Profesionales


Emilio Rodríguez García


Director Gerente
PACISA

Supervisión y Mantenimiento de Sistemas de Protección Contra Incendios


El tema que se me ha encomendado desarrollar gira en torno a dos vertientes de los Sistemas de Protección Contra Incendios: la supervisión y su mantenimiento. Considero conveniente una descripción previa y resumida de lo que consideramos sistemas, comenzando por su división en dos grandes bloques: protección activa dedicada al control y/o extinción, y sistemas de aviso de alarma de fuego. Los sistemas de protección activa podrían ser a su vez subdividirse en dos grupos: los que emplean como medio de extinción el agua y aquellos que emplean agentes gaseosos. Los sistemas hidraúlicos, con o sin aditivos, y los sistemas de gases, automáticos o manuales, consisten en un tendido de tuberías con una distribución homogénea y racional que conducen el agente extintor hasta unos medios de aplicación: todo eso esto es obvio y conocido de todos ustedes, lo que no es tan obvio (aunque lo sea) es la consideración que debemos tener en el proceso de diseño, ejecución y supervisión acerca de sus componentes en cuanto a la calidad y ubicación. Dado que el tópico que nos ocupa es la supervisión y mantenimiento, permítaseme indicar un método de aplicación a ambas funciones. Supervisión de sistemas Cualquier proceso de supervisión debe comenzar por el conocimiento de los riesgos protegidos y la instalación aplicada, siguiendo el siguiente orden: Revisión de Proyecto Determinación y clasificación del riesgo. Definición del sistema a emplear. Definición de los parámetros de diseño. Supervisión de los planos de ejecución. Revisión de cálculos. Revisión de fiabilidad de los componentes principales. Revisión de ejecución Con el fin de ejecutar el trabajo de forma ordenada, considero conveniente efectuar la revisión siguiendo el flujo del agente extintor, consecuentemente el orden sería: Sala de bombas, incluyendo depósito de reserva o, en su defecto, característica de la alimentación urbana (sistemas hidráulicos). Número y tamaño de cilindros de depósito de gas (sistemas gaseosos). Red de distribución desde suministro de agua hasta acometidas a los distintos sistemas (sistemas hidráulicos) o desde la reserva de gas hasta los riesgos protegidos en caso de extinción por gas. Cada uno de los sistemas específicos. Puntos de revisión Una vez constatado que los riesgos están adecuadamente definidos y decididos el tipo de sistema y parámetros de diseño a emplear, hay unos puntos básicos a revisar en un sistema: Sistemas de rociadores automáticos La distancia entre cabezas rociadoras. Obstrucción a su descarga de agua (uno entre cada dos rociadores y entre cada dos rociadores y entre cada dos ramales). Velocidad del flujo en tuberías. Caudal y presión demanda, no sólo en el puesto de control sino llevando el cálculo hasta el punto de aspiración en el depósito de reserva, poniendo especial atención en el diámetro de la tubería de aspiración que según norma UNE debe ser tal que la velocidad de flujo no supere 1,8 m/seg. La fiabilidad de los componentes nos viene dada únicamente por su nivel de certificación aplicable a elementos específicos (rociadores, B.I.E.`s, hidrantes, soportes, etc.) Ejecución Cuando nos enfrentamos a la revisión de un sistema ya ejecutado, deberíamos aplicar un método de puntos básicos complementado por la revisión de detalles que nos vayan indicando la fiabilidad de la ejecución. Siguiendo el objetivo de orden en la revisión, empezaremos por el suministro de agua, observando los siguientes puntos: Sala de bombas Diámetro de tubo de aspiración, ¿es suficiente para una velocidad máxima de 1,8 m/seg? en la que: v= 21,22Q en la que: d2 v= velocidad (m/s) Q= caudal (1/min) d= diámetro interior (mm) La válvula de aspiración es de compuerta con indicador de posición. La reducción de diámetro en la tubería de aspiración en su punto de conexión con la bomba es excéntrica evitando bolsas de aire. Si alguna de las bombas es Diesel, la Sala de Bombas dispone de rociadores automáticos. La Sala de Bombas dispone de rejillas de ventilación. La Sala de Bombas dispone de calefacción para asegurar una temperatura mínima de 4º C. Red de Hidrantes La distancia entre hidrantes es inferios a 100m. Existen válvulas de sectorización o bloqueo están a distancia superior a 12m de las fachadas. Los hidrantes y válvulas de sectorización o bloqueo están a distancia superior a 12m de las fachadas. Red de rociadores Hay cuatro puntos simples que nos indicarán la fiabilidad del instalador: La distribución de rociadores es igual al plano revisado. Tiene un soporte entre cada dos rociadores. Tiene un soporte entre cada dos ramales. Los brazos del rociador tipo montante están paralelos al tubo. La distancia del rociador al techo es inferior a 500 mm. Si estos cinco puntos se cumplen, podremos proseguir la inspección más relajadamente, revisando: Disponibilidad y posición de válvula de prueba. Disponibilidad de válvulas de limpieza en extremo de colectores. Distancia de rociadores a pared menor que 1/2 m de distancia entre ellos. No existen obstrucciones a la descarga de anchura superior a 1,2 m sin rociadores suplementarios. Accesibilidad del puesto de control. Todas las revisiones de rociadores ESFR deben ser infinitamente más estrictas, prestando muy especial atención a los siguientes puntos: Distancia del rociador a techo, que debe ser de 355 mm para K14 y de 460 mm para K25. No existen obstrucciones a la descarga de agua por conductos, bandejas de cables, lámparas, etc. Red de Bocas de Incendio La posición de las B.I.E.`s es igual al plano revisado. Las B.I.E.`s están sólidamente sujetas a parámetros o estructuras. Las tuberías están debidamente soportadas (con una distancia entres soportes de 4m máximo). Todas las B.I.E.`s están accesibles. Puntos de Revisión Los puntos básicos a revisar serán: Todos los cilindros que compongan una batería de extinción, estarán debidamente interligados para su disparo automático. En caso de tanques de baja presión, dispondrán de sistema de comprobación de estado de llenado. Todos los cilindros dispondrán de un sistema pesado automático con capacidad de transmisión de alarma. Se dispone de disparo manual de emergencia de tipo mecánico (no depende del sistema eléctrico). Las boquillas de aplicación están distribuidas correctamente. Los tipos de tuberías y accesorios son los adecuados para las presiones de trabajo en los sistemas. Las tuberías están debidamente soportadas a elementos estructurales. Los sistemas con gases peligrosos para la salud, por ejemplo CO2, disponen de odorización. Estanqueidad del recinto a inundar por agente extintor. Hasta aquí el capítulo de revisión de sistemas, y una vez más repetiré la frase que utilizo siempre que tengo ocasión: Los sistemas de Protección Contra Incendios son aquellos en los que hay que derrochar más ética que en ningún otro, ya que su prueba en condiciones reales es imposible. Mantenimiento de Sistemas Teniendo en cuenta que las instalaciones de Protección Contra Incendios no son básicas para el proceso productivo, existe la tendencia a efectuar su proceso en los ratos libres, induciendo a una falta de ejecución porque siempre hay algo más urgente que hacer. Con el fin de facilitar el trabajo a los responsables de mantenimiento del usuario o de la empresa contratada al efecto, y tratando de unificar criterios, TECNIFUEGO-AESPI está en proceso de elaboración de unos formatos de descripción de cada punto a inspeccionar.


Suplemento Temático: Centros Comerciales


Fuente: SEGURITECNIA
Fecha: Marzo 2001

   Mas artículos de Emilio Rodríguez García        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 12014 personas.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es