- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Expertos
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Expertos Profesionales


Esmeralda Saracíbar Serradilla

Licenciada en Derecho .
Master en Derecho de las Telecomunicaciones.
Diplomada en Seguridad de la Información y Protección de Datos.
Master en Dirección de Seguridad Global.

Letrada del Departamento de Seguridad de la Información y Protección de Datos y Asesoría Jurídica.


BELT IBÉRICA, S.A.
esaracibar@belt.es

Valor probatorio de las imágenes captadas por cámaras de videovigilancia


Es posible instalar Circuitos Cerrados de Televisión para la salvaguarda de bienes y seguridad de las personas tanto en recintos privados como en vías públicas siempre que cumplan las prescripciones impuestas por ley y no atenten contra la intimidad de las personas. Por ello, una vez que cumplimos con todos las obligaciones impuestas en la normativa vigente y aplicable a la instalación de cámaras de videovigilancia, las imágenes captadas por estas cámaras podrán tener valor probatorio en juicio. En cuanto al valor probatorio de las imágenes grabadas por videovigilancia en un proceso judicial, hay que decir, que la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil en su artículo 299.2 reconoce como medio de prueba en juicio la reproducción ante el tribunal de palabras, imágenes y sonidos captados mediante instrumentos de filmación, grabación y otros semejantes, en definitiva admite las grabaciones de las cámaras de vigilancia como medio de prueba en juicio. Si bien, al tratarse de un medio técnico inevitablemente puede comportar posibilidades de manipulación de esas imágenes y sonidos captados, con lo que serán los jueces y tribunales, en última instancia en ejercicio de su plena y exclusiva potestad jurisdiccional (artículo 117.3 de la Constitución Española) quienes resuelvan sobre la eficacia probatoria en cada caso concreto. Pero en principio, si las grabaciones no están manipuladas y si la instalación de las videocámaras de vigilancia se ha llevado a cabo cumpliendo con los requisitos legalmente impuestos, esas grabaciones tendrán eficacia probatoria. Para instalar estos CCTV tendremos que tener en cuenta, fundamentalmente, la Ley Orgánica 1/1982 que regula el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen que nos dice que la instalación de una videocámara siempre que no grabe o reproduzca la vida íntima de las personas no se considera intromisión ilegítima. Por otro lado, atendemos al artículo 20 del Estatuto de los trabajadores “el empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana y teniendo en cuenta la capacidad real de los trabajadores disminuidos, en su caso”. En el caso de que la instalación del CCTV se lleve a cabo por agentes de la autoridad para salvaguardar la seguridad pública habrá de cumplir las prescripciones estipuladas en la ley 4/1997, de 4 de agosto, por la que se regula la utilización de videocámaras por las fuerzas y cuerpos de seguridad. Además de esta normativa también las imágenes captadas por las cámaras tendrán que someterse a lo impuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) siempre y cuando sea posible la identificación de una persona concreta y las imágenes grabadas se encuentren estructuradas en un fichero, es decir, constituyan un “conjunto organizado de datos de carácter personal, cualquiera que fuere la forma o modalidad de su creación, almacenamiento, organización y acceso”. Pero no sólo la ley reconoce el valor probatorio sino que también hay jurisprudencia tanto del Tribunal Supremo como del Constitucional que reconocen su validez probatoria, así lo demuestran pronunciamientos como la Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 19 de abril de 1996 y la Sentencia 186/2000 de 10 de julio de 2000 del Tribunal Constitucional.


Suplemento Temático: Centros Comerciales


Suplemento Temático: Videovigilancia


Fuente: Belt Ibérica S.A.
Fecha: 30/05/05

   Mas artículos de Esmeralda Saracíbar Serradilla       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 10231 personas.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es