- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Expertos
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Expertos Profesionales


David Vicente Montejo

Ingeniero Técnico Industrial
Departamento Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio
BELT IBÉRICA S.A.

Detección de incendios (I): centralización


Se entiende por detección de incendios el hecho de descubrir y avisar la existencia de un incendio en un determinado lugar.

Las características últimas que deben valorar cualquier sistema de detección en su conjunto son la rapidez y la fiabilidad en la detección. De la rapidez dependerá la demora en la puesta en marcha del plan de emergencia y por tanto sus posibilidades de éxito; la fiabilidad es imprescindible para evitar que las falsas alarmas quiten credibilidad y confianza al sistema, lo que desembocaría en una pérdida de rapidez en la puesta en marcha del plan de emergencia.

A continuación se describen algunos de los dispositivos de los que consta un sistema de detección de incendios:

  • Centrales:
    • Este recibe la información de los sensores y envía las señales a una central Receptora de Alarmas en caso de que no exista un Servicio de Vigilancia.
    • El tipo de central a utilizar depende del dimensionamiento de la instalación contra incendios a instalar.
    • Se debe situar en el interior de un armario anti-sabotaje para protegerla de posibles agresiones o manipulaciones. 
    • Tipos de centrales: convencionales, analógicas y para activación de extinciones.
    • Salidas programables que se activan en caso de alarma.
    • Dispondrá de código de acceso para los usuarios (4-6 dígitos).
    • En caso de alarma, la central llamará telefónicamente a unos números de teléfono concretos.
    • Equipada con circuitos de zona para la conexión de equipos detectores y/o pulsadores, código para acceso a funciones de usuario, programación y mantenimiento, salida general de alarma y avería, salidas de alarma supervisadas, modo de pruebas, entrada para test de sirenas.
    • También puede poseer un canal para el control de una extinción.
    • Indicadores ópticos: fallo de alimentación, alarma, avería, test, controles activos, fallo sistema, fallo de comunicaciones, e indicadores por zona de los estados de alarma, avería, anulación y test.
  • Alimentación
    • El tipo de batería dependerá del consumo de la totalidad de la instalación contra intrusos.
    • Se debe situar en el interior del armario anti-sabotaje donde está situada la central para protegerla también de posibles agresiones o manipulaciones. 
    • Su función es hacer funcionar a todos los dispositivos que forman la instalación.
    • Capacidad de las baterías, proporcionará un cierto t de autonomía en reposo y un t en alarma en caso de fallo de la alimentación principal.
    • Dispondrá de dos LED:
      • Verde que indica alimentación.
      • Rojo que indica fallo.
    • Entrada de alimentación: 220-240 V.
    • Temperatura: -20 a 50º C.
  • Cableado:
    • En caso de que sea posible, se conectará los dispositivos a la central en bucle cerrado. Esto se realiza porque en caso de un corte en el cableado, puede seguir en funcionamiento.
    • Su función es realizar la comunicación bidireccional de datos central-detectores y detectores-central.
    • Para evitar el ataque al cableado, tanto por animales como por personas, se debe llevar por falso techo o falso suelo y por los bajantes de despachos y oficinas en el interior de tubo.
    • Se comprobará la fijación de los tubos y el estado de estos.
  • Actuadores:
    • Los actuadores son dispositivos capaces de generar una fuerza de energía eléctrica y gaseosa. 
    • El actuador recibe la orden de un regulador o controlador y da una salida necesaria para activar a un elemento final de control (válvulas).
    • Existen tres tipos de actuadores: hidráulicos, neumáticos y eléctricos.
    • Los actuadores hidráulicos, neumáticos eléctricos son usados pera manejar aparatos mecatrónicos. Por lo general, los actuadores hidráulicos se emplean cuando lo que se necesita es potencia, y los neumáticos son simples posicionamientos. Sin embargo, los hidráulicos requieren demasiado equipo para suministro de energía, así como de mantenimiento periódico. Por otro lado, las aplicaciones de los modelos neumáticos también son limitadas desde el punto de vista de precisión y mantenimiento.
    • Los actuadores eléctricos también son muy utilizados en los aparatos mecatrónicos. 
  • Transmisor telefónico digital:
    • Debe instalarse en el interior del armario anti-sabotaje de la central, si es posible, o en un habitáculo donde esté protegido contra manipulaciones y sabotaje.
    • Las alarmas serán enviadas a un equipo receptor.
    • Programación de 4 números mínimos telefónicos.
    • Comunicación bidireccional con el receptor en la que se indica el tipo de incidencia acaecida.
  • Transmisor telefónico audio:
    • Debe instalarse en el interior del armario anti-sabotaje de la central, si es posible, o en un habitáculo donde esté protegido contra manipulaciones y sabotaje.
    • Las alarmas serán enviadas a un equipo receptor (Central Receptora de Alarmas).
    • Programación de 2-3 números mínimos telefónicos.
    • Almacenamiento digitalizado de mensajes de audio, que se activan en caso de aviso de alarma y transmitido a unos de los números programados.
    • En caso de llamar a una receptora y de no recibir contestación de esta, se llamará a otro número telefónico programados.
    • Grabación de los mensajes efectuado por el fabricante de acuerdo con las necesidades del cliente. 
    • Comunicación unidireccional con el receptor en la que se indica el tipo de incidencia acaecida.

En general la rapidez de detección es superior a la detección por vigilante, si bien caben las detecciones erróneas. Pueden vigilar permanentemente zonas inaccesibles a la detección humana.

Normalmente la central está supervisada por un vigilante en un puesto de control, si bien puede programarse para actuar automáticamente si no existe esta vigilancia o si el vigilante no actúa correctamente según el plan preestablecido (plan de alarma programable).

El sistema debe poseer seguridad de funcionamiento por lo que necesariamente debe autovigilarse. Además una correcta instalación debe tener cierta capacidad de adaptación a los cambios.

Las operaciones de instalación, mantenimiento y reparaciones de instalaciones de seguridad serán realizadas por empresas registradas en el Ministerio del Interior como “Instaladora de Seguridad” en virtud de la Ley 23/1992, de 30 de julio, de Seguridad Privada.

Suplemento Temático: Centros Comerciales


Fuente: Belt Ibérica S.A.
Fecha: 07/09/05

   Mas artículos de David Vicente Montejo       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 5568 personas.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es