- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Expertos
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Expertos Profesionales


David Vicente Montejo

Ingeniero Técnico Industrial
Departamento Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio
BELT IBÉRICA S.A.

Detección de incendios (II): elementos detectores


Se entiende por detección de incendios el hecho de descubrir y avisar la existencia de un incendio en un determinado lugar. Las características últimas que deben valorar cualquier sistema de detección en su conjunto son la rapidez y la fiabilidad en la detección.

Los detectores son los elementos que detectan el fuego a través de alguno de los fenómenos que le acompañan: gases, humos, temperaturas o radiación UV, visible o infrarroja.

A continuación se describen algunos de los tipos de detectores de incendio:

• Iónicos:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Si se desea un detector de tipo umbral (ajuste de sensibilidad, retardo y/o entrada de humos) o algorítmico (ajuste del algoritmo).
o Principio de funcionamiento: detectan la descompensación de conductividad producida por los humos entre dos células: la de medida y la de referencia. La fuente de ionización del aire de las células es un isótopo del americio.
o Falsas alarmas: corrientes de aire y humos no procedentes de incendios.
o Aplicación: sensibles a los gases de combustión rápida con aparición de llamas.
o Sensibilidad menor a fuegos que generan humos óptimamente densos (combustión de desarrollo lento).
o Temperatura de funcionamiento: -20º C y 50º C.
o Pueden utilizarse en zonas donde la velocidad del aire no supere los 5 m/s, a no ser que el certificado de aprobación indique un valor mayor.

• Térmicos:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Si se desea un detector de tipo umbral (ajuste de sensibilidad, retardo y/o entrada de humos) o algorítmico (ajuste del algoritmo).
o Principio de funcionamiento: se activan cuando la temperatura supera un valor umbral de temperatura.
o Falsas alarmas: elevaciones de temperatura no procedentes de incendios como el sol, calefacción, hornos, etc.
o Aplicación: son los menos sensibles de todos.
o No son adecuados para responder a fuegos de desarrollo lento.
o Temperatura de funcionamiento: hasta los -20º C, siempre que no se cubran de hielo.

• Termovelocimétricos:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Si se desea un detector de tipo umbral (ajuste de sensibilidad, retardo y/o entrada de humos) o algorítmico (ajuste del algoritmo).
o Principio de funcionamiento: detectan la velocidad de aumento de temperatura.
o Falsas alarmas: incrementos bruscos de temperatura debidos a causas ajenas a un incendio como la calefacción, hornos, etc.
o Aplicación: en ambientes donde suele haber presencia de humos.
o No son adecuados para responder a fuegos de desarrollo lento.
o Temperatura de funcionamiento: hasta los -20º C, siempre que no se cubran de hielo.

• Ópticos:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Si se desea un detector de tipo umbral (ajuste de sensibilidad, retardo y/o entrada de humos) o algorítmico (ajuste del algoritmo).
o Principio de funcionamiento: consiste en una cámara con una fuente luminosa que proyecta un haz sobre un dispositivo fotosensible. Cuando el humo penetra en el interior de la cámara disminuye la intensidad luminosa en el receptor. La alarma se activa al llegar a un cierto nivel de oscurecimiento.
o Falsas alarmas: polvo y aerosoles.
o Aplicación: son sensibles a los productos de combustión con partículas que generan humos densos.
o Temperatura de funcionamiento: -20º C y 50º C, si el certificado de aprobación no dice un valor mayor.
o Pueden utilizarse en zonas donde la velocidad del aire no supere los 5 m/s, a no ser que el certificado de aprobación indique un valor mayor.

• Láser:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Si es un detector de tipo umbral (ajuste de sensibilidad, retardo y/o entrada de humos) o algorítmico (ajuste del algoritmo).
o Estos detectores estarán instalados en lugares donde hay instalados equipos en los que se ha realizado grandes inversiones (sala de telecomunicaciones, sala de ordenadores).
o Características:
o Detección ultrarrápida en ambientes muy limpios.
o Mayor sensibilidad que el detector óptico.
o Indicación de fallo en el caso de avería del sensor.
o LED indicador de alarma.
o Protección anti-sabotaje.

• Óptico-Térmico:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Si es un detector de tipo umbral (ajuste de sensibilidad, retardo y/o entrada de humos) o algorítmico (ajuste del algoritmo).
o El detector óptico-térmico establece un criterio de detección de incendios de humos y temperatura a través de la combinación de un sensor óptico y térmico.
o Gracias a la asociación de los sensores (detector combinado), éstos pueden ser instalados en los lugares donde haya humos, vapor o polvo.
o Características:
o Indicación de fallo en el caso de avería del sensor.
o Funcionamiento como térmico máximo o térmico diferencial combinado con sensor óptico.
o LED indicador de alarma.
o Cámara anti-polvo y cubierta protectora.

• Ópticos lineales ó Barreras:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Consta de dos partes separadas:
o Emisor donde se genera una fuente luminosa (haz de infrarrojo).
o Receptor donde se encuentra el dispositivo fotosensible.
o Principio de funcionamiento: cuando el humo penetra el haz, disminuye la intensidad luminosa en el receptor lo que generará una alarma.
o Falsas alarmas: polvo y aerosoles. También afecta las vibraciones.
o Aplicación: en grandes espacios, en grandes alturas y cuando se puede dar una dispersión de los gases de combustión generados.
o La temperatura, presión y humedad no influye en la sensibilidad pero si la luz ambiental.
o Pueden utilizarse en zonas donde la velocidad del aire supere los 5 m/s.

• Llamas:

o Para la elección del detector se deberá tener en cuenta:
o El incendio en sus fases iniciales.
o Altura del local.
o Condiciones ambientales.
o Posibles fenómenos perturbadores.
o Principio de funcionamiento: detectan radiaciones de llamas.
o Falsas alarmas: luz solar y artificial, vapores de sustancias químicas, etc.
o Aplicación: ante fuegos con llama abierta.
o Se aplicarán sólo si se tiene una visión libre de obstáculos entre detector y riesgo.
o La temperatura de funcionamiento: -10 y 55ºC.

En general la rapidez de detección es superior a la detección por vigilante, si bien caben las detecciones erróneas. Pueden vigilar permanentemente zonas inaccesibles a la detección humana.

Las operaciones de instalación, mantenimiento y reparaciones de instalaciones de seguridad serán realizadas por empresas registradas en el Ministerio del Interior como “Instaladora de Seguridad” en virtud de la Ley 23/1992, de 30 de julio, de Seguridad Privada.

Información relacionada:

 Suplemento Temático: Autoprotección

Suplemento Temático: Centros Comerciales


Fuente: Belt Ibérica S.A.
Fecha: 27/09/05

   Mas artículos de David Vicente Montejo       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 9102 personas.

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es