Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Atentado en Kenia: ¿Indicador para Occidente?


Se ha producido un atentado terrorista en Kenia, que ha tenido una cierta repercusión en los medios y por ende en la opinión pública, aunque con menos intensidad de lo que se podría prever.

Sin embargo el hecho es un tema muy preocupante, porque en los últimos años han tenido lugar algunos actos similares, ocupando espacios de gran concurrencia de personas, a las que toman como rehenes y exigen al gobierno respectivo determinadas condiciones. Es más, la “internacional del terror” tiene unos objetivos estratégicos que no coinciden con el “táctico” del grupo asaltante, siendo en el primero de repercusión mediática a nivel global y los segundos, hacerse sentir en una determinada colectividad.

 

Los hechos de esta magnitud se están acercando al territorio de Occidente y ello ya tendría que poner en alerta a los gobiernos, a los servicios de inteligencia y a las policías respectivas.

 

Analicemos en primer lugar a los integrantes del equipo terrorista que asaltó el complejo comercial:

 

a)     El grupo terrorista Al-Shabad opera en Somalia.

b)     Es integrante de la “consultora del terror islamista” de Al-Qaeda.

c)     Obtenía pingües beneficios económicos esquilmando el territorio ocupado, con la piratería y con las drogas.

d)     En la actualidad, las unidades keniatas, ugandesas, burundesas y de otras naciones africanas, gracias a su táctica de guerra irregular (la que han practicado en sus países de origen) están reduciendo la conflictividad en Somalia, tanto de Al-Shabad como de los llamados “señores de la guerra”.

e)     Al-Qaeda sirve de enlace entre los terroristas islamistas y de hecho puso en contacto al jefe de Al-Shabad, Moktar Ali Zubeyr, que actúa como “emir” musulmán en el cuerno de África, con la británica, convertida al Islam, Samantha Lewthwaite, esposa de uno de los causantes de la masacre del metro en Londres en el año 2005.

f)      Para que la acción tenga repercusión mediática, según Al-Qaeda, tenía que ser de carácter multinacional, por lo que propició la inclusión en el grupo asaltante de yihadistas norteamericanos y de otras naciones occidentales.

 

Analicemos el objetivo:

 

a)     Los “centros comerciales”, totalmente cubiertos y cerrados, proceden del mundo musulmán, siendo paradigmático los “grandes bazares” de Damasco y Estambul, visitados con “temor” por los turistas occidentales, casi siempre en grupos guiados ante el laberíntico lugar.

b)     Los árabes se mueven como pez en el agua por estos bazares, porque no en balde, el concepto de “centro comercial” se basa en el “bazar” musulmán.

c)     Los centros comerciales se han convertido en lugares de ocio, con tiendas, cafeterías, restaurantes, cines, etc., y todo lo que posibilita que una familia pueda “vivir” día de relax.

d)     Cualquier centro comercial es un laberinto. Casi todos los lugares parecen el mismo. Hay que conocerlo muy bien y haber estado muchas veces, para saber exactamente dónde se encuentra uno y recordar la salida más próxima.

e)     Las entradas son limitadas, tres cuatro o cinco, de acuerdo con el tamaño, pero se posibilita que el recinto pueda cerrarse a una hora determinada.

f)      La seguridad del centro comercial se encuentra centralizada, independientemente de las medidas que se dispongan en cada uno de los “alquilados”. Se basa en una central de alarmas con dos vigilantes y una serie de rondas internas. Los viales están cubiertos por cámaras de televisión.

g)     Hay centros comerciales elitistas, como el de Kenia, y otros más populares, como los existentes en la mayoría de los países occidentales.

h)     En el horario comercial, que es desde las 10 de la mañana hasta altas horas de la madrugada, hay miles de personas en su interior, siendo las horas puntas las de las comidas.

 

Táctica y técnica de intervención de un grupo terrorista:

 

No vamos a diseccionar un plan de operaciones terroristas, ello iría contra los principios morales del autor de estas líneas, pero a nadie se le escapa que el control de un recinto de esa índole, por un grupo relativamente numeroso de terroristas no es complicado, debiendo disponer previamente de una información exhaustiva del lugar, de unos planos y “guías” personales, contando con el número suficiente de atacantes.

 

El terrorismo islamista cuenta con adeptos en numerosas partes del mundo, unos son activos y controlados por las policías occidentales, pero otros son pasivos, que son los verdaderamente peligrosos, porque pueden proporcionar la información necesaria para llevar a cabo el atentado. El enlace con estos “legales” se efectúa a través de internet de locutorios.

 

Un atentado de las características del keniata en una populosa ciudad occidental, provocaría un colapso mental en muchos ciudadanos, debido a la sangre que se derrama, la impotencia al acto, el descrédito policial, el “pánico” que se produciría, la ansiedad de los habitantes cercanos y un largo etcétera.

 

 

Conclusiones:

 

Un atentado de esta naturaleza es posible en Occidente.

 

Al-Qaeda cuenta con un sistema de información, gracias a los millones de musulmanes, algunos de ellos descontentos social y religiosamente, que habitan en las naciones occidentales.

 

El rendimiento de un atentado de este tipo es muy alto para el islamismo radical.

 

Occidente debe prepararse contra acciones de estas características, debiéndose de efectuar un concienzudo estudio de posibles objetivos (saldrán miles en cada país), estableciendo el protocolo adecuado para superarlo o minimizar sus efectos.

 

La población en general, debe y tiene necesidad de conocer cuáles son los riesgos con los que vive. Al igual que debe conocer los riesgos de vivir junto a una central nuclear o una instalación de sustancias peligrosas, debe saber a qué puede enfrentarse al entrar en un centro comercial.

 

No se alarma a una población por mostrarle a los riesgos que puede afectarle, porque al mismo tiempo, se le debe indicar los medios que van a activar las autoridades para superarlos de forma inmediata. Un ciudadano se siente tranquilo si entra en un edificio y ve el sistema contra incendios y el plan de evacuación, pues igual debe ser con respecto a la amenaza terrorista.

 

 

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 


Fuente: Rafael Vidal
Fecha: 2013-09-30

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1698 personas.