Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

La Batería de San Nicolás: contar una fortificación


 

 

El título puede parecer extraño y de esta forma ha querido denominarla el Comisario de la Muestra que, entre el 28 de octubre y el 10 de diciembre del presente año, se podrá visitar en el salón del 1º piso del Real Club Mediterráneo.

 

Pero al analizar el título vemos que no le falta razón.

La Historia, sea dicho con mayúsculas no es una disciplina que se pueda compartimentar. Intentar narrar la historia de España, de Europa, de Occidente y no digamos, tal como se hace en nuestro país de las autonomías, puede llegar a ser un contrasentido, porque aunque nos muestren unos hechos, en muchas ocasiones no nos pueden indicar las causas que los originaron, dado que las mismas son exógenas a lo acaecido.

 

Por ejemplo el “descubrimiento de un nuevo mundo” por parte de Cristóbal Colón, patrocinado por la reina Isabel I de Castilla, no puede entenderse sin la historia de Portugal, cuyas expediciones en busca de las “indias” se habían adelantado a las castellanes en casi cien años y habían copado la ruta marítima de la costa africana y en dirección este. Como se expresa actualmente “habían controlado el espacio y las rutas hacia oriente”. ¿Qué camino les quedaba a los españoles?

La ruta hacía las “indias”, navegando hacia levante del Mediterráneo y luego atravesando el Sinaí y volver a embarcar en el mar Rojo, le estaba vedado a la Corona Hispánica, por mucho que desde hacía siglos lo intentaba la Corona Aragonesa y lo volvió a intentar Fernando II (V de Castilla) a partir de 1500, en consecuencia lo único que le quedaba era la ruta hacia el oeste, encontrando a un “loco” genial, el futuro almirante Cristóbal Colón, que les convence de que se puede llegar por el oeste, dado que la tierra era redonda.

 

Si en este caso vemos dos hitos históricos entrelazados, veremos, a través de la muestra, que una insignificante fortificación, situada en la punta del muelle de levante de un puerto del Mediterráneo, pueda narrar buena parte de la historia militar de España, y que sucesos que acaecen a miles de kilómetros, tienen su repercusión en esa defensa del puerto malagueño.

 

Este es el reto a que se ha enfrentado el historiador Juan José Toledo, superándolo con verdadera brillantez: situarse en una punta de Málaga y otear el horizonte lejano de la historia, para presentar una panorámica inigualable de la lucha por el poder desde el tiempo de los Reyes Católicos hasta que la batería de San Nicolás dejó de tener interés militar, a mediados del siglo XX. Es decir ha “contado” la historia del Mediterráneo y de buena parte de Ultramar desde 1487 hasta 1953, cerca de 400 años, a través de algo más de treinta carteles preñados de planos portuarios, cartas marinas, de fortificaciones, fotos y letras explicativas.

 

El Mediterráneo se convirtió en campo de confrontación con el imperio otomano, de tal manera que éstos identificaban a la parte occidental como “mar español”, siendo el puerto y la ciudad de Málaga el eslabón de los reyes Austrias. Las guerras de la casa de Borbón con Gran Bretaña, cuyas batallas navales y terrestres, incidieron en las fortificaciones malacitanas “como una necesidad” de la propia guerra. La guerra de la Independencia, en donde Málaga se convirtió en un anhelo estratégico de españoles, ingleses y franceses. El siglo XIX con la revolución de la artillería de costa, las ferrerías y acerías malagueñas, pioneras, gracias a Elorza de los altos hornos en España. La guerra de 1898 contra Estados Unidos que, aunque lejana, se “siente” en Málaga, y por último la guerra que enfrentó a los españoles a partir de 1936, que resultó el último servicio castrense que prestó la fortificación de San Nicolás.

 

Como director del Foro para la Paz en el Mediterráneo y coordinador de las actividades que, con motivo del 140 aniversario del Real Club Mediterráneo, se van a organizar a partir del 28 de octubre, me siento plenamente satisfecho por haber podido recuperar para Málaga, un poquito de su historia.

 

 

Especial: Foro para la Paz en el Mediterráneo

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 2013-10-29

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1898 personas.