Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

José Luis Gómez Calvo

Director de Seguridad en empresas.
Analista de riesgos.
Experto en seguridad de eventos de masas y actividades deportivas y recreativas.

Ex-profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG), de BELT IBÉRICA S.A. y la Universidad Camilo José Cela.
Profesor y coordinador académico en el Curso de Experto en seguridad de instalaciones deportivas y eventos de la Universidad de Castilla La Mancha.
Profesor de seguridad en los Master de Gestión deportiva de las universidades: Católica de Murcia y Granada-Almería.


El caso Madrid Arena (VI): un año esperando a la Ley y a la Justicia


Expertos relacionados:

La tragedia del Madrid Arena, a la vista de la normativa de seguridad (I) (05/11/2012)

El caso Madrid Arena (II): un referente de lo que no puede volver a pasar (09/11/2012)

El caso Madrid Arena (III): Daños colaterales en el Campeonato Mundial de Balonmano 2013 (26/11/2012)

El caso Madrid Arena (IV): Los ecos del “Madrid Arena” recorren España (15/01/2013)
El caso Madrid Arena (V): Mirar al futuro, teniendo en cuenta el pasado (22/04/2013)


RESUMEN PREVIO

Un año después del caso Madrid Arena, seguimos sin una resolución judicial y sin una Ley de Espectáculos y actividades recreativas adecuada.

 

La situación actual es la siguiente:

 

La Ley de Espectáculos y actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid, por la que se tienen que regular principalmente los eventos como el Thriller Music Park – Steve Aoki (Halloween celebrado en Madrid Arena el 31 de octubre de 2012, tiene contenidos pendientes de desarrollo desde hace dieciséis años, presenta carencias en varias medidas necesarias, y la Proposición de Ley que nueve meses mas tarde se presenta a la Asamblea de Madrid, y actualmente se está debatiendo, no lo contempla.

 

Las cinco víctimas mortales del caso Madrid Arena

 

Durante este año transcurrido después del desgraciado suceso de la madrugada del 1 de noviembre del 2012, hemos venido asistiendo a un continuo torrente de declaraciones de inculpación  y exculpación, tratando de diluir las responsabilidades y poniendo cortafuegos con dimisiones y ceses de algunos cargos públicos municipales, e incluso con recientes declaraciones en los medios de comunicación del principal imputado, diciendo que no es el único responsable, en clara alusión a terceros, como el propio Ayuntamiento, la empresa municipal que gestiona el Madrid Arena, la empresa de seguridad e incluso la propia Policía Municipal de Madrid, entre otros. 

 

Independientemente de la clara evidencia que muestran las imágenes de video de los sucesos del Madrid Arena, de uso inadecuado del pabellón, falta de control de permanencia, control insuficiente de acceso que permitió la introducción de petardos y bengalas, exceso de ocupación de la planta baja, actuación inadecuada de controladores de acceso actuando como un pretendido “Servicio de Orden", y de otras evidencias que ponen de manifiesto los propios hechos ocurridos, en el Thriller Music Park – Steve Aoki (Halloween), no voy a entrar en hacer señalamientos personales, sino

a referirme a dos cuestiones, desde mi punto de vista, fundamentales, en las que los ciudadanos debemos basarnos dentro de un Estado de derecho.

 

La Ley y la Justicia

 

Me referiré en primer lugar a la Justicia, para decir que a raíz del suceso del Madrid Arena, se inició un proceso con diversas imputaciones, pero sin  que un año después, se haya llegado a ninguna conclusión ni sentencia.

 

Sabíamos la conocida frase de que La Justicia es lenta pero inexorable”, y en el caso que nos ocupa, ahora solamente nos queda comprobar, que también se cumple lo de inexorable

 

No obstante cuando hablamos de la Justicia, debemos tener en cuenta, que la misma no solo está formada por los jueces, sino también por los procedimientos establecidos, y los medios con que cuentan, en muchos casos claramente insuficientes.

 

Pero la Justicia, se basa en la Ley, y a la específica del caso que nos ocupa, pretendo referirme.

 

Se trata en primer lugar de la Ley 17/1997 de Espectáculos Públicos y Actividades recreativas (en adelante: LEPyAR-CM) y de los demás textos legales de desarrollo y modificación en forma de otras Leyes, Decretos y Órdenes, y del Reglamento General de Policía de Espectáculos y Actividades Recreativas, aprobado por Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto, que atendiendo a lo establecido en la Disposición derogatoria única de la LEPyAR-CM, que dice lo siguiente:

 

“Quedan derogadas todas las normas de igual o inferior rango en lo que contradigan o se opongan a lo dispuesto en la presente Ley”.

 

Entendemos que sigue vigente y en consecuencia es de aplicación en la Comunidad de Madrid.

 

Si las Leyes, son el referente por el que tenemos que regirnos, tanto la Justicia como los ciudadanos, estas deben ser adecuadas a las necesidades de la sociedad para las que están hechas, y si no, deben ser sustituidas o reformadas.

 

Con respecto a Ley principal en materia de Espectáculos y Actividades recreativas de la Comunidad de Madrid, la situación, como se ha expuesto en el resumen previo de este trabajo, es la siguiente:

 

  • Tiene contenidos pendientes de desarrollo desde hace dieciséis años.
  • Presenta notables carencias respecto a  varias medidas de seguridad  necesarias.
  • La proposición de Ley, que nueve meses más tarde de la tragedia del Madrid Arena, se ha presentado a la Asamblea de Madrid, por las presiones de la opinión pública encabezada por la madre de una de las victimas, mediante una recogida de firmas, y que actualmente se está debatiendo en la misma, no recoge completar lo que está pendiente, ni corrige las carencias existentes. Solo se ocupa de modificar el Capítulo referente a infracciones y sanciones.

 

El hecho de que la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas, esté incompleta y presente carencias, no quiere decir que la organización del Thriller Music Park – Steve Aoki (Halloween)”  y la propiedad del Madrid Arena, tengan un eximente para no haber dotado al evento y al recinto, de una seguridad adecuada, por que el artículo 51 del ya citado Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, dice lo siguiente:

 

Las empresas vendrán obligadas a:

 

Adoptar cuantas medidas de seguridad, higiene y tranquilidad se prevean con carácter general o se especifiquen en las licencias de construcción, apertura y funcionamiento de los lugares e instalaciones en que se celebren sus espectáculos, así como a mantener unos y otros en perfecto estado de uso y funcionamiento.

 

Responder por los daños que, en relación con la organización o como consecuencia de la celebración del espectáculo o la realización de la actividad, se produzcan a los que el él participen o lo presencien, o a otras personas, siempre que los mismos les sean imputables por imprevisión, negligencia o incumplimiento de las obligaciones establecidas en este Reglamento, y sin que el aseguramiento obligatorio de los mismos puede excluir el carácter principal y solidario de su responsabilidad

 

Como vemos el “viejo” Reglamento del año 1982, con su texto más explícito, viene a cubrir algunas de carencias de la Ley de la Comunidad de Madrid de 1997.

 

Pero eso no quita que la Comunidad de Madrid y la Asamblea de Madrid, de la que forma parte todas las formaciones políticas con representación en la misma, no se preocupen y ocupen de sustituir o modificar en profundidad una Ley que siendo el marco de referencia de una actividad de riesgo para los asistentes, y de creciente aumento organizativo, no sirve para ello en lo mas sustancial para evitar los riesgos de daños, como son las medidas y medios de seguridad. 

 

Para sustentar lo anteriormente expuesto, paso a presentar ocho puntos, por lo que en mi opinión, la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid, debe ser modificada en profundidad o sustituida por otra.

 

1.  Datos de aforo máximo autorizado

 

Sobre esto, la LEPyAR-CM, en su artículo 8.4 solamente cita al aforo máximo permitido, como uno de los datos que se deben hacer constar en las licencias de funcionamiento, y posteriormente en el artículo 37, correspondiente a las infracciones, se le vuelve a citar como una infracción muy grave, cuando su superación comporte un grave riesgo para la seguridad de personas y bienes, y en el artículo 38, como una infracción solamente grave, cuando no comporte un grave riesgo.

 

¿Cuál es el baremo o criterio objetivo para considerar que la superación del aforo, comporta un grave riesgo o cuando no lo comporta? Nada se dice, y debería hacerse al menos en términos porcentuales, siempre y cuando pueda comprobarse cuantitativamente el nivel de superación, que si es posible.

 


Interior del Madrid Arena durante la fiesta de Thriller Music Park – Steve Aoki

 

2.  Requisitos de permanencia y uso

 

En el artículo 24.2 se habla del derecho de admisión y por extensión de acceso, y de los criterios de aplicación, pero no se dice nada de los requisitos o condiciones de permanencia y uso.

 

Estos deben de estar igualmente establecidos, por su importancia para establecer la prohibición de lo que pueda producir peligro, malestar, dificultar el desarrollo del espectáculo o actividad o deteriorar las instalaciones del local.

 

Para poder contar con una normativa que recoja estos aspectos, hay que referirse al artículo 59 del Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas del año 1982, dadas las carencias de la LEPyAR-CM

 

3.  Información a los concurrentes de los requisitos de permanencia y uso

 

Aquí nuevamente la LEPyAR-CM, en su artículo 24.2 habla de que las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión deberán constar en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos, pero no se dice nada de los requisitos de permanencia y uso, lo cual es de gran importancia.

 

4.  Medios de control de aforo y acceso

 

Respecto a los controles de aforo, la LEPyAR-CM, habla del aforo y de su superación como falta muy grave o grave, según el riesgo que comporte, y se asigna esa función al personal de control de acceso, en aplicación del artículo 5.d) del Decreto 163/2008, pero no se menciona como hacerlo. Se dice el que y con quien, pero no el como, y no es suficiente que cada organizador actúe como mejor crea, por el número de entradas vendidas, mediante lectores de códigos de barras, etc.  Hay que concretar el procedimiento.

 

En este aspecto sería aconsejable, tomar nota de lo que se dice en  el  Reglamento de espectáculos públicos y actividades recreativas de Cataluña (Decreto 112/2010) Sección III Medidas para el control de aforo, en donde se habla incluso de sistemas automáticos de control de aforo.

 

Respecto a los controles de admisión y acceso, podemos decir que está regulada la actividad de control de acceso, el distintivo que identifica al personal que lo realiza, y el ámbito de aplicación, todo ello en el Decreto 163/2008, de 29 de diciembre, pero no se dice nada del número mínimo de efectivos de dicho personal, según los casos. En este caso, nuevamente sería conveniente mirar el Decreto 112/2010 por el que se aprueba el Reglamento de espectáculos públicos y actividades recreativas e Cataluña, que en su Sección II, define claramente las carencias detectadas en la LEPyAR-CM .

 

Como comentario a  las funciones asignadas a los controladores de acceso en el propio Decreto 163/2008, de la Comunidad de Madrid, es destacable lo que dice respecto a que dicho personal, no puede asumir o ejercer las funciones de servicio de seguridad, lo que no parece que se haya cumplido en el caso del Madrid Arena, por parte de los trabajadores de la empresa  encargada del control de accesos, que además de realizar de forma mas que opinable, la función de control de tránsito de las zonas reservadas que les asigna el Decreto 163/2008, se encontraban en otras zonas del interior del pabellón sin deber hacerlo.

 

Personal del “Servicio de Orden” la noche del Thriller Music Park – Steve Aoki (Halloween)”

 

5.  Medios de control de permanencia y uso

 

Este punto probablemente sea el más crítico en cuanto a deficiencias y carencias de la LEPyAR-CM.

 

Como ya he venido mencionando en artículos anteriores sobre el caso Madrid Arena, el artículo 7. Vigilancia de la LEPyAR-CM dice lo siguiente.

 

La Comunidad de Madrid determinará reglamentariamente:

 

·         Que espectáculos, actividades y establecimientos, por su naturaleza, aforo o incidencia en la convivencia ciudadana deberán implantar medidas o servicios de vigilancia.

·         Las características de los mismos.

 

Todo cual desde el año 1997 en que se publicó la Ley, nunca se ha hecho, ya que hay que diferenciar entre los servicios de control de accesos y los servicios de vigilancia.

 

Pero lo mas sorprendente, es que en al año 2009, se modificó la LEPyAR-CM, y se incluyó el punto 15 al artículo 37. que dice que se considera como infracción muy grave, entre otras, el incumplimiento de las medidas o servicios de vigilancia obligatorios.

 

La pregunta se hace evidente, ¿Cómo se considera una infracción muy grave, el incumplimiento de lo que lleva dieciséis años pendiente de reglamentación?

 

Convendría leer la legislación de otras Comunidades Autónomas y entre otras tomar nota del artículo 15. Dotación del Servicio de vigilancia del Decreto 10/2003, de 28 de enero, por el que se aprueba el Reglamento General de la Admisión de Personas en los Establecimientos de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía, o el  Artículo 20 de la Ley 7/2006, de 2 de octubre, de espectáculos públicos y actividades recreativas de Castilla y León, o el artículo 43 del Decreto 112/2010, de 31 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de espectáculos públicos y actividades recreativas de Cataluña. .

 

6.  Planes de seguridad

 

Para recoger, estructurar, coordinar y dejar constancia documental de ello, respecto a los riesgos por alteración del orden o del normal desarrollo de la actividad, debería hacerse obligatorio que se incluyera entre la documentación a presentar para solicitar la licencia de actividad en cada evento, la elaboración y entrega para su supervisión por los servicios competentes para ello, de un Plan de seguridad, lo cual es diferente a un Plan de emergencia o un Plan de Autoprotección.

 

Nuevamente la  LEPyAR-CM no lo recoge, y en ese sentido sería conveniente tomar como referencia al artículo 42 del Decreto 112/2010 de Cataluña, en el que bajo el titulo de Memoria de seguridad, se establece un documento en el que se recogen desde la evolución de los riesgos, hasta los protocolos de intervención de los vigilantes de seguridad privada.

 

7.  Planes de emergencia

 

En el artículo 6.3 se dice que los locales y restablecimientos incluidos en el ámbito de aplicación de la LEPyAR-CM, deberán contar con un plan de emergencia según las normas de autoprotección en vigor, lo cual se vuelve a repetir en el artículo 5 del Decreto 184/1998, po el que se aprueba e3l Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas, Establecimientos, Locales e Instalaciones.

 

Las normas de autoprotección aludidas en la LEPyAR-CM, son las recogidas en la  Norma Básica de Autoprotección aprobada por Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, y en  dicha NBA, se dice que en el caso de espectáculos públicos y actividades recreativas es obligatorio un Plan de Autoprotección en el que está incluido en su capítulo 6 el Plan de Actuación de emergencias, en lugares recintos e instalaciones siguientes:

 

  • En espacios cerrados, con capacidad o aforo igual o superior a 2.000 personas
  • En instalaciones cerradas desmontables o de temporada, con capacidad o aforo igual o superior a 2.500 personas.
  • Al aire libre, en recintos con una capacidad o aforo igual o superior a 20.000 personas.

 

Según esto, si una instalación cerrada tiene un aforo inferior a 2.000 personas no tiene obligación de disponer de un plan de autoprotección y tampoco de emergencia.

 

Esta situación, en la que conviene diferenciar la emergencia de la autoprotección, dado que la primera es una parte de la segunda, debe resolverse haciendo que los espectáculos públicos y actividades recreativas con aforo menor a lo que establece en cada caso la NBA, cuenten al menos con un Plan de emergencia y evacuación.

 

Todos sabemos que en una instalación de varios cientos de personas, puede producirse una situación de emergencia y esta generar una situación de evacuación, por lo que es necesario disponer al menos de un Plan de emergencia.

 

El reciente caso de la discoteca Podium ubicada en el polígono Chinales de Córdoba, así lo pone de manifiesto. 

 

 

Entrada de la discoteca Podium de Córdoba

 

En esta discoteca cuyo aforo es de 989 personas, se registraron algunas avalanchas cuando sobre las 2 de la madrugada del día 24 de octubre de este año, grupos de jóvenes pretendían entrar en un momento en que la ocupación excedía de las 1.300 ocupantes, produciéndose varios heridos, entre ellos cinco de gravedad, que tuvieron que ser asistidos en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. 

 

La solución a esta situación, figura en el borrador de anteproyecto de la Ley de Espectáculos Públicos y actividades recreativas de Galicia, que en su artículo 7 habla de planes de emergencia y planes de autoprotección, en una clara diferenciación de ambos planes.

 

Incluso en el punto 2 del citado artículo 7, se exponen los contenidos mínimos de los planes de emergencia ya que los e los planes de autoprotección, ya existen en la NBA a nivel estatal y en el Decreto 171/2010m de 1 de octubre sobre planes de autoprotección en la Comunidad Autónoma de Galicia.

 

En el caso de Cataluña, en el artículo 46 de su Reglamento de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, se da solución a este problema.

 

8.  Protocolo en materia de asistencia sanitaria

 

Por último la LEPyAR-CM, no recoge ninguna mención ni protocolo en materia de asistencia sanitaria en los establecimientos y locales públicos, lo cual es imprescindible establecer.

 

Nuevamente para encontrar alguna regulación sobre esta materia, hay que acudir al Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y actividades Recreativas, que en su artículo 11 hace mención a la obligación de disponer de enfermería o botiquín, según el número de espectadores, convenientemente dotados para prestar los primeros auxilios o actuar en caso de enfermedad repentina.

 

Las piscinas de uso colectivo tienen su propia reglamentación al respecto, en el Capítulo VI del Decreto 80/1998 d 14 de mayo, por el que se regulan las condiciones higiénico-sanitarias de piscinas de uso colectivo. 

 

CONSIDERACIONES

 

Frente a todo esto, con fecha 10 de julio de 2013, es decir nueve meses después de la tragedia del Madrid Arena, el Grupo Parlamentario Popular, entrego en el registro del Parlamento de la Comunidad de Madrid, una Proposición de Ley para modificar la LEPyAR-CM.

 

Esta proposición solamente incluye diversas modificaciones en lo que se refiere al Régimen sancionador, sin ninguna referencia a lo contenidos específicos en materia de seguridad.

 

El Régimen sancionador tiene indudablemente un efecto de disuasión para evitar el incumplimiento de las medidas de seguridad, pero para poder cumplirlas tendrán que estar previa y claramente establecidas.

 

Actualmente dicha Proposición de Ley se encuentra en proceso de trámite parlamentario en la Asamblea de Madrid, en conde los diferentes grupos políticos de la oposición aportaran sus propuestas, entre las que al menos sería deseable que se incluyeran los aspectos necesarios en materia de seguridad.

 

CONCLUSIONES

 

Respetando todas las iniciativas de recuerdo y memoria de las cinco víctimas fallecidas a las que me uno plenamente, considero que parte del homenaje podría ser que la  Ley  se adecue a las necesidades de seguridad que se precisan,  y que la Justicia actúe y resuelva con rigor y celeridad.

 

Las necesidades desde mi punto de vista, que evidentemente no es el único ni el mejor,  han quedado expuestas, y son las ocho siguientes a manera de resumen:

 

  1. Baremo o criterio objetivo al menos en términos porcentuales, para considerar que la superación del aforo, comporta o no un grave riesgo, para lo cual debería establecerse un procedimiento de comprobación del nivel de superación.
  2. Establecer los requisitos o condiciones de permanencia y uso.
  3. Especificar la obligación de que se informe a los asistentes de los requisitos de  permanencia y uso, además de los de admisión y acceso.
  4. Establecer el procedimiento de control de aforo, y el ratio del personal de control de accesos.
  5. Determinar reglamentariamente:

·   Que espectáculos, actividades y establecimientos, por su naturaleza, aforo o incidencia en la convivencia ciudadana deberán implantar medidas o servicios de vigilancia.

·   Las características de los mismos.

Lo cual permanece pendiente desde hace dieciséis años.

 

  1. Hacer obligatorio la inclusión entre la documentación a presentar para solicitar la licencia de actividad en cada evento, la elaboración y entrega de un Plan de seguridad, para la protección respecto a los riesgos por alteración del orden o para el normal desarrollo de la actividad.
  2. Hacer obligatorio la elaboración y entrega de planes de emergencia o planes de autoprotección para espectáculos y actividades con aforos menores a los establecidos en la NBA.
  3. Establecer unas condiciones mínimas, medios y protocolo de actuación, para prestar los primeros auxilios o actuar en caso enfermedad repentina.

Esto podían constituir parte del mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas,  para que tras su muerte,  se hayan mejorado las cosas con el fin de que no vuelve a ocurrir un caso mas, como el que les costó la vida.

 


Recuerdo a las víctimas del Madrid Arena

 

En comprensible y respetable que las personas próximas a las víctimas, hablen y actúen desde la emoción y el sentimiento,  pero los responsables políticos deberían actuar, mas que hablar,  desde la razón de la eficacia, la eficiencia y la efectividad, y eso no lo hemos visto a lo largo del año transcurrido.

 

Los ciudadanos seguimos a la espera. No queremos excusas ni justificaciones, sino simplemente ¡SOLUCIONES! de Ley y de Justicia.  


Expertos relacionados:

La tragedia del Madrid Arena, a la vista de la normativa de seguridad (I) (05/11/2012)

El caso Madrid Arena (II): un referente de lo que no puede volver a pasar (09/11/2012)

El caso Madrid Arena (III): Daños colaterales en el Campeonato Mundial de Balonmano 2013 (26/11/2012)

El caso Madrid Arena (IV): Los ecos del “Madrid Arena” recorren España (15/01/2013)
El caso Madrid Arena (V): Mirar al futuro, teniendo en cuenta el pasado (22/04/2013)

Suplemento Temático: Seguridad en Eventos Deportivos

 


Fuente: Belt
Fecha: 2013-10-29

   Mas artículos de José Luis Gómez Calvo       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 4281 personas.