NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Lunes, 5 de noviembre de 2001


Seguridad Pública y Protección Civil

los servicios postales de todo el mundo continúan en alerta y exigen mayor protección

La inquietud se mantiene ante la inminente campaña de Navidad

Los carteros estadounidenses reclaman mayores medidas de protección como consecuencia de que el servicio postal de EE UU está siendo utilizado como instrumento de ataque por los terroristas, con el envío de paquetes y cartas contaminados con esporas de carbunco.

Los sindicatos del sector han exigido ante los tribunales el cierre de las instalaciones contaminadas, como se ha hecho con la Cámara de Representantes del Capitolio. Los trabajadores del servicio postal de EE UU (US Postal) ya han visto morir a dos compañeros víctimas del ántrax y se quejan de la apertura de estafetas, mientras edificios representativos como el Congreso fueron cerrados por el miedo al carbunco.

Unión Postal Internacional, el organismo de la ONU encargado del sector, ha enviado un boletín interno a todos sus trabajadores en el que facilita una serie de medidas de seguridad, fundamentadas básicamente en la prudencia, y, para aquellos que manejan envíos comprometidos -como los internacionales-, ofrece la posibilidad de trabajar, previa petición, con guantes y mascarillas.

Por otra parte, después de la muerte de los dos carteros, más de 14.000 empleados del US Postal están sometidos a tratamiento en todo el país, en especial en zonas de Nueva York, Nueva Jersey y Washington, donde se está reteniendo el correo de cientos de miles de ciudadanos para comprobar que está limpio.

El movimiento postal a escala nacional en EE UU ha bajado notablemente desde el 11 de septiembre -día de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono-, se ha ralentizado y amenaza con ser hasta bloqueado. En total, cada año se mueven cerca de 22.000 millones de envíos (se calcula que cada uno de los 280 millones de habitantes del país recibe anualmente un promedio de 1.000 piezas de correo, entre cartas convencionales, facturas, comunicaciones bancarias y ofertas y correo basura).

Todo lo que está sucediendo repercute económicamente en los servicios postales de todo el mundo, en especial en el US Postal, que facturó 528.000 millones de dólares en el pasado ejercicio. Además del recorte de ingresos que puede suponer una mala campaña navideña, hay que afrontar mayores inversiones en seguridad, las pérdidas como consecuencia de no poder transportar por avión los envíos en los días posteriores al 11-S y la nueva normativa que impide que los paquetes postales viajen en vuelos de pasajeros.

En lo que se refiere a la campaña de Navidad, tanto ciudadanos como empresas se están planteando el envío tradicional de felicitaciones y se baraja la posibilidad de utilizar el correo electrónico y se ha llegado incluso a proponer que los envíos se hagan en sobres de plástico transparente. En España, American Express lanzó hace unos días una desafortunada campaña navideña, al enviar a sus clientes un sobre con la leyenda "Abra y espolvoree"  y unos polvos en su interior (que imitaban copos de nieve), y que han inquietado, ante la situación internacional, a los ciudadanos.

Tanto Correos y Telégrafos como Vía Postal (compañía lanzada este año para competir con la anterior) han informado a sus trabajadores acerca de las medidas de prevención y protección ante envíos sospechosos de estar contaminados con ántrax y han proporcionado a algunos de ellos mascarillas y guantes de látex. En cualquier caso, en España de momento no hay indicios de atentados relacionados con la actual coyuntura internacional.

Fuente: Actualidad Económica
12 al 18.11.01
El País
02.11.01

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es