NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Martes, 13 de noviembre de 2001


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

el director de la torre picasso asegura que no reforzará su seguridad porque está garantizada

 

Las medidas de seguridad de la Torre Picasso en Madrid no se reforzarán después de conocerse que ETA pretendía atentar contra ella con 1.700 kilos de dinamita en 1999 "porque son las adecuadas", aseguró el director general del rascacielos más alto de Madrid, Juan Manuel Jiménez, en declaraciones a ABC.

Este edificio, de 43 plantas y 157 metros de altura, era el objetivo de las dos furgonetas cargadas con explosivos de la banda terrorista ETA que fueron interceptadas por la Guardia Civil hace dos años en la provincia de Zaragoza, según declaró a la Policía la etarra del 'comando Madrid' Ana Belén Egues tras su detención el pasado día 6 tras cometer un atentado en Madrid con coche bomba.

Jiménez destacó que es imposible que un vehículo se aproxime por tierra a la torre, en la que trabajan 5.000 personas, ya que ésta se encuentra rodeada por una zona peatonal. Aunque en las proximidades del rascacielos hay una aparcamiento público, "no es posible llegar en vehículo al núcleo central del edificio bajo tierra ni sobre ella", aseguró Jiménez, que añadió que en el estacionamiento se dispone de "medidas de seguridad que se ven, junto a otras que no se ven", sin especificar la naturaleza de las mismas.

Curiosamente, este simbólico edificio es obra del arquitecto estadounidense Minoru Yamasaki, el mismo que diseñó las malogradas Torres Gemelas de Nueva York. En el caso de la Torre Picasso, no existe un mirador en su azotea abierto al público ni ningún comercio ni lugar público en su interior, tan sólo el vestíbulo es de acceso público, por lo que tan sólo entran en la propia torre los trabajadores de las empresas instaladas en ella.

Estos trabajadores poseen una tarjeta magnética personal que los identifica, con las que acceden a través de unos tornos a uno de los tres bloques de ascensores desde los que sólo pueden alcanzar aquella planta del edificio para la que están autorizados. Después, cada empresa allí ubicada tiene sus propias medidas de seguridad en sus dependencias.

Simulacros de evacuación

Además, semestralmente se realiza un simulacro de emergencia en el que todos los trabajadores del edificio deben evacuarlo. En estos simulacros suenan las alarmas, entonces los ascensores bajan de forma automática a la planta baja y se quedan inmovilizados con sus puertas abiertas, mientras que los trabajadores tienen que abandonar el edificio por las escaleras. Aquellas personas que padezcan problemas cardíacos son advertidas con antelación de que se va a realizar un simulacro, aunque se les solicita que guarden discreción al respecto.

La Torre Picasso también cuenta con medidas de seguridad en lo que respecta a los materiales de construcción para proteger este edificio que, con su superficie de 122.000 metros cuadrados está valorado en unos 20.000 millones de pesetas. La estructura del edificio es metálica y una capa de material ignífugo de cinco centímetros de espesor recubre vigas y pilares y de cuatro centímetros en los forjados. Se calcula que, en caso de incendiarse la torre, su estructura tardaría tres horas en ceder bajo el efecto de las altas temperaturas.

Por otra parte, en todas las plantas se dispone de una red de detección de incendios que incluye controles de temperatura y de humos, así como sistemas automáticos de extinción. Más de 180 cámaras de circuito cerrado de televisión vigilan los lugares comunes, al margen de otros sistemas instalados por las empresas que disponen de oficinas en este edificio.

A pesar de este dispositivo de seguridad, Juan Manuel Jiménez reconoció al citado diario que "lo que no se puede evitar en ningún caso es que un avión se estrelle contra el edificio o que un loco con explosivos atados a su cintura entre y los haga explotar".

 

Fuente: ABC
09.11.01

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es