NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Martes, 27 de noviembre de 2001


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

ee uu despliega un miniejército espacial
para vigilar afganistán y capturar a bin laden

Desde el 11 de septiembre, EE UU tiene en alerta permanente en el espacio una flota de satélites dedicados exclusivamente a la guerra de Afganistán y a la busca y captura de Bin Laden. Un total de doce satélites espía de baja órbita, situados a una distancia de la Tierra de 300 a 1.000 kilómetros.

Los llamados 'Leo', empleados para interceptar señales de radio y móvil. Los últimos -Sigint, KH o Lacrosse-, capaces de encontrar un blanco en cualquier lugar del planeta con definiciones inferiores a un metro, y guiar con precisión bombas, misiles e incluso aviones. Además, a diferencia de los satélites geoestacionarios (situados a 36.000 kilómetros de altura y que giran a la misma velocidad de la Tierra), los satélites espía se mueven a voluntad, pudiendo variar la órbita y acercarse o alejarse, según los objetivos que se les marque desde el centro operativo de mando.

Tanto el Pentágono como la CIA y las otras agencias de seguridad norteamericanas pueden ver o escuchar todo lo que sucede y se mueve sobre Afganistán durante las 24 horas (desde movimientos de tropas y vehículos militares hasta conversaciones de 'walkie-talkie'), gracias a un miniejército electrónico y digital en el espacio. El cual está compuesto por dos satélites de comunicaciones, dos de tecnología con infrarrojos, dos en visible para observar con luz de día y otros cuatro satélites de radar SAR, capaces de ver a través de las nubes o con mal tiempo.

Los sistemas

El Lacrosse, un supersofisticado radar de observación y captación de imágenes vigila el territorio afgano las 24 horas del día. Consta de unas antenas y un juego de paneles solares enormes (50 metros de un extremo a otro) que conforman un complejo sistema de sensores y radares. Este satélite, que hace fotos mediante emisión de infrarrojos, es capaz de definir una imagen del objeto en cuestión al detalle.

Otro tipo de satélites espía son los KH, envueltos en absoluto secreto, que disponen de la tecnología más avanzada de la maquinaria militar de EE UU en inteligencia militar. Estos satélites cuentan con un gran telescopio y llevan cámaras CCD, como las digitales. Su cobertura de observación abarca las 24 horas del día y tienen una precisión absoluta en el marcaje de blancos.

Las fotos que los KH envían a tierra están señalizadas con las coordenadas geográficas exactas, con un grado de error o desviación de centímetros. Puede captar fotos fijas o imágenes de vídeo con total nitidez (su capacidad de enfoque, búsqueda de planos, barrido y zoom es similar a la de un ser humano), incluso por la noche, aunque no puede traspasar las barreras de nubes.

Destacan también los sensores térmicos e infrarrojos, que detectan el calor debajo de la tierra y concentraciones de personas, distinguen el material de los objetos y pueden hasta identificar objetos militares con precisión absoluta y evitar errores provocados por camuflajes.

Sin embargo, la búsqueda de Bin Laden está siendo complicada, pues el terrorista saudí conoce toda esta tecnología de seguimiento y sabe cómo moverse en un país de 650.000 km2, montañoso y lleno de cuevas. Los satélites pueden llegar a localizar a Bin Laden a través de sus radares, aún así la captura sería compleja. En cuanto a la posibilidad de encontrarle, supone una tarea difícil si viaja montado en animales, en zonas de alta montaña y con poco acompañamiento. Además, en Afganistán la mayoría viste de forma semejante, con turbante y chilaba corta, y las numerosas fronteras del país (hasta siete) facilitan la salida del millonario terrorista por cualquiera de ellas.

Fuente: El País
22.11.01
www.belt.es

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es