NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Jueves, 4 de octubre de 2001


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

EE UU concreta su solicitud de medidas
militares operativas a los países de la otan

Washington aplica el Artículo 5 del Tratado de la Alianza
 Atlántica, con lo que se activa de la cláusula de defensa mutua

EE UU  planea el envío inmediato de efectivos  de la división de montaña

Estados Unidos presentó ayer a la OTAN una serie de peticiones militares para continuar con el proceso de preparación de su respuesta global contra el terrorismo tras los ataques sufridos el pasado 11 de septiembre. La solicitud estadounidense supone la activación efectiva de la cláusula de defensa mutua prevista en el Tratado del Atlántico Norte, siendo ésta la primera vez en la historia de la Alianza que se invoca y se acciona el Artículo 5.

El listado de peticiones a los embajadores de los 18 países aliados a
EE UU en la OTAN [1] constituye el inicio de las medidas operativas, esto es, la movilización de medios militares concretos para ser utilizados en la operación contra las redes terroristas del saudí Bin Laden.

EE UU ha solicitado tanto medios colectivos de la Alianza como de los países que la integran, aunque la organización como tal dispone de escasos medios propios, puesto que precisamente se trabaja con las aportaciones de los 19 países miembros, que se asignan a operaciones concretas.

[1] Bélgica, Canadá, República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Polonia, Portugal, España, Turquía, Reino Unido.

El apoyo solicitado por EE UU a la OTAN

Hasta ahora, las únicas tropas preparadas para un posible ataque son las estadounidenses y las británicas (que son las que, en teoría combatirían en primera línea). Pero esta circunstancia no impide que el resto de países aliados presten otro tipo de apoyo, como el operativo: uso del espacio aéreo, de bases militares, respaldo logístico, reconocimiento, intendencia, entrega de información confidencial o aprovisionamiento, entre otros.

De hecho, ayer mismo, la OTAN decidió poner a disposición de EE UU sus centros de mando y control, activar los sistemas de gestión de crisis, adoptar especiales medidas de seguridad antiterrorista y reforzar todos sus canales de intercambio de información entre los servicios de inteligencia de los 19 Estados miembros de la Organización del Atlántico Norte.

El Ejército desplegado en la zona en este momento, con misión de destruir las defensas antiaéreas de los talibán y de mermar su escuálido potencial aéreo (después de que los servicios de inteligencia hayan identificado 23 campamentos terroristas en suelo afgano), cuenta con 300.000 soldados de tierra y con más de 350 aviones en posición de combate.

Por otro lado, en caso de que se confirme la presencia de Osama Bin Laden y de su pequeño ejército de seguidores en esta región (donde montañas de más de 7.000 metros de altura presentarían serios problemas para cualquier acción militar), la operación de caza y captura sería puesta en marcha por la 10ª División de Montaña, con 1.000 hombres especializados en el combate de guerrilla y apoyados por otros comando especiales.

Además, se han solicitado unidades navales, que están integradas en el mando mediterráneo (Stanavformed), en el que actualmente están desplegados y operativos de forma estable cinco buques de guerra (propiedad de España, EE UU, Italia, Grecia y Turquía), además de otras unidades rotatorias del Reino Unido, Holanda y Alemania. La Alianza también ha ofrecido la posibilidad de utilizar barcos de otros mandos navales, como el del canal o el Atlántico.

Incluso, se baraja la posibilidad eventual de sustituir por tropas europeas las unidades estadounidenses adscritas a la defensa en Europa que podrían ser necesarias para las represalias de EE UU en un posible ataque sobre el terreno en la zona del conflicto.

18 AWACS para la operación 'Libertad Duradera'

Como medios colectivos, ayer la OTAN puso a disposición de EE UU 18 aviones AWACS (Sistema de Reconocimiento con Apoyo Aéreo), equipados con grandes y potentes radares, que pueden  controlar cualquier movimiento aéreo en una radio de acción de centenares de kilómetros.

Los aparatos Centinela sirven especialmente para detectar la actividad aérea enemiga y dirigir los cazas hacia ella para neutralizarla. El E3 Sentry (Centinela) es un cuartel general volante con extremas capacidades de comunicación y actividades de inteligencia y contramedidas electrónicas.

Su gran disposición de exploración, además, le confiere la condición de vector de vigilancia, a alta o baja cota, y a larga distancia, de vehículos aéreos, terrestres o marítimos (su radar puede captar de forma simultánea 600 objetos volantes en un radio de casi 500 kilómetros). Puede permanecer hasta 11 horas sin repostar, aunque recibe combustible en vuelo para completar misiones de 18 horas.

La tripulación de este tipo de aviones está formada por un piloto, un copiloto, un navegante, un ingeniero de vuelo y 16 especialistas.

La participación española

El presidente español, José María Aznar, compareció ayer ante los diputados del PP y dijo que España se considera "solidaria" con las acciones de castigo que se puedan adoptar en la lucha global contra el terrorismo, y no excluyó ningún tipo de participación en dicha operación, aunque lo más probable es que no se participe en primera línea de combate, sino que se muestre el apoyo para el reforzamiento del dispositivo de seguridad en torno al conjunto de operaciones, con respaldo logístico, principalmente.

En relación a ésta última idea, el Gobierno difundió anoche un comunicado en el que explicaba que "las facilidades y apoyos que se han requerido consisten en la autorización de sobrevuelos; la mayor compenetración de los servicios de inteligencia y el compromiso de asistencia recíproca para aquellos países que puedan resultar amenazados por su apoyo a la campaña, así como el incremento de la seguridad en las instalaciones o infraestructuras en las que los EE UU participen", tareas en las que España en particular garantizaría su participación en pro de la determinación del futuro de la seguridad mundial.

Por otro lado, España podría aportar la Brigada de Montaña "Aragón I", con base en Jaca (Huesca), a la que se considera bien preparada para cumplir misiones de seguridad, vigilancia, reconocimiento, ocupación de puntos difíciles, realización de contraataques o, especialmente, acciones en zonas nevadas (recalcando que la región del conflicto, donde supuestamente se esconde Bin Laden, cuenta con montañas de más de 7.000 metros de altura presentarían serios problemas para cualquier acción militar)

En este sentido, la Brigada de Montaña es la única unidad del Ejército español que dispone de equipo para actuar en condiciones de frío extremo, como el que sacude a esta región asiática en los meses de invierno).

Además, puede que España contribuya en el plan antiterrorista con la fragata "Extremadura" (componente de la flota de la OTAN en el Atlántico -Stanavfortland), la fragata "Santa María" (de la Fuerza Naval Permanente de la OTAN para el Mediterráneo -Stanavformed), el cazaminas "Tambre" (de la Fuerza Naval de Medidas contra Minas de la OTAN del Sur de Europa -Mcmforsouth), así como con un destacamento de cazabombarderos F-18, en cuestión aérea, o, incluso no se descarta a pesar de todo, tropas terrestres.

Cláusula 5 del Tratado del Atlántico Norte

El Consejo Atlántico de la OTAN en Bruselas aprobó el pasado 12 de septiembre por primera vez -y en represalia por los atentados sufridos en Nueva York y Washington- la aplicación del artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, que contempla que todos los países aliados deben acudir en ayuda de cualquiera de los aliados que haya sido atacado (ataque que debe proceder del exterior), de forma que cada miembro adopte, de forma individual y de acuerdo con el resto de las partes, las medidas que juzgue necesarias, incluido el empleo de la fuerza armada.

Literalmente, el Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte prevé que: "Las partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas, que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas y, en consecuencia, acuerdan que si tal ataque se produce, cada una de ellas, en ejercicio del derecho de legítima defensa individual o colectiva reconocido por el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas, ayudará a la parte o partes atacadas, adoptando seguidamente, de forma individual y de acuerdo con las otras partes, las medidas que juzgue necesarias, incluso el empleo de la fuerza armada para restablecer la seguridad en la zona del Atlántico del Norte. Cualquier ataque armado de esta naturaleza y todas las medidas adoptadas en consecuencia serán inmediatamente puestas en conocimiento del Consejo de Seguridad. Estas medidas cesarán cuando el Consejo de Seguridad haya tomado las disposiciones necesarias para restablecer y mantener la paz y la seguridad internacionales".

Fuente: El País
El Mundo
La Razón
ABC
www.belt.es
04.10.01

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es