Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Lunes, 8 de octubre de 2001


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

máximas medidas de seguridad en ee uu, europa y oriente medio tras el ataque a afganistán

Intenso protocolo de vigilancia en EE UU

EE UU y otros países, en Europa y Oriente Próximo, anunciaron ayer el reforzamiento de sus medidas de seguridad, poco después del inicio de los bombardeos estadounidenses sobre Afganistán.

El ataque aliado a media tarde de ayer hora española puso de relieve las extremas medidas de seguridad estadounidenses: desde primera hora de la mañana de ayer, la Casa Blanca, en Washington, permanecía acordonada por la policía y efectivos militares y decenas de miles de soldados de la Guardia nacional y de policías patrullaban los objetivos potenciales de atentados, como edificios oficiales, aeropuertos, estaciones y centros urbanos, donde las medidas de seguridad se han multiplicado.

Además, como marca el protocolo de seguridad de los EE UU, el vicepresidente norteamericano, Dick Cheney, quien debería ocupar la presidencia del país si Bush muriera o quedara incapacitado, ha salido de la Casa Blanca y permanecerá en un lugar no divulgado,  "seguro y secreto", durante un tiempo indefinido.

Consciente de lo molestas que pueden llegar a resultar las extremas medidas de seguridad, el presidente de los EE UU, George W. Bush, pidió ayer paciencia a sus conciudadanos. Así como tranquilidad ante el tiempo que puede llevar alcanzar los objetivos fijados tras los atentados en Nueva York y Washington y entereza ante los sacrificios que hayan de llegar (como la posibilidad de que se generen numerosas bajas ante el peligro de que la campaña militar se extienda y se prolongue).

Además, la Policía Federal Americana (FBI) ha puesto en alerta máxima a todas las fuerzas de policía local ante el temor de nuevos atentados terroristas como consecuencia de las represalias norteamericanas contra Afganistán.

El FBI "ha pedido a todas las fuerzas de policía que se mantengan en el nivel más alto de vigilancia y que estén preparados para responder, si fuera necesario, a todo acto de terrorismo o de violencia", indica en un comunicado la seguridad federal.

La fuerzas de policía local han sido invitadas para evaluar la necesidad de tomar todas las medidas de seguridad suplementaria "a la luz de las operaciones militares y del actual grado de amenaza". La policía federal precisa que este estado de alerta máxima viene acompañado de un reforzamiento de las acciones de búsqueda antiterrorista en curso.

Desde hace algunos días, las autoridades estadounidenses han estimado que el riesgo de un nuevo ataque es alto, sobre todo si Washington pasaba a la ofensiva militar. Las medidas de seguridad ya han sido reforzadas en muchas grandes ciudades, entre ellas Los Ángeles, Nueva York, Washington y Miami.

En Nueva York, el alcalde, Rudolph Giuliani, ha dispuesto medidas de seguridad suplementaria. En concreto, restablecida la circulación en las calles cercanas al World Trade Center por primera vez desde los atentados ayer domingo, la policía inspecciona cada uno de los vehículos que se aproximan a la denominada "zona cero" de Manhattan (donde se levantaban las desaparecidas Torres Gemelas). Además, las autoridades locales han activado su Centro de Operaciones de Emergencia, ante la eventualidad de represalias.

El ministro de Justicia estadounidense, John Ashcroft, expresó la semana pasada su temor ante nuevos atentados terroristas contra EE UU sin excluir que células terroristas "durmientes" decidan pasar a la acción, especialmente en caso de represalias norteamericanas. "Creemos que son posibles nuevos actos terroristas y nuestro cometido consiste en hacer todo lo que esté en nuestra mano para impedirlo", dijo Ashcroft. También la semana pasada, un responsable de los servicios secretos indicó al Congreso que había un "100%" de riesgo de que se produjese un nuevo atentado.

Por su parte, el presidente de EE UU, en su mensaje de ayer, quiso asegurar a la población que se han tomado medidas de seguridad ante posibles represalias por la operación militar iniciada en la tarde de ayer.

Precaución estadounidense en estados árabes

En el extranjero, las consignas de seguridad han sido puestas a disposición de los EE UU, en especial en los estados musulmanes. La embajada estadounidense en Ryad y sus consulados en Dahran y Djeddah han sido cerrados hoy lunes tras los ataques militares aliados en Afganistán, según anunció ayer la propia embajada. El cierre se ha efectuado para "revisar las medidas de seguridad", precisó, y añadió que se pondrá un servicio de urgencia a disposición de la comunidad norteamericana en la zona.

Del mismo modo, la embajada ha aconsejado a todo el personal gubernamental americano en el reino que restrinja "sus desplazamientos a lo estrictamente necesario" y que no envíe a los niños al colegio en el día de hoy. Ayer, el departamento de Estado para los residentes americanos en el extranjero ha llamado a los ciudadanos estadounidenses en la región, donde permanecen miles de soldados, a que tomen la prudencia necesaria en sus desplazamientos.

El departamento de Estado había pedido a los residentes norteamericanos en el extranjero "limitar sus desplazamientos" en razón de las eventuales operaciones terroristas contra los EE UU y los intereses estadounidenses en el extranjero. Igualmente, llamó a todos los ciudadanos americanos que se encontraban todavía en Afganistán que dejaran el país inmediatamente y a los que se encontraban en el resto del mundo "mantenerse al corriente de las noticias locales y guardar contacto con la embajada o el consulado americanos más próximos".

La seguridad en Europa

En Inglaterra, el dispositivo policial permanecía reforzado en Londres después de los golpes americano-británicos en Afganistán "en zonas potencialmente vulnerables", informó Scotland Yard anoche.

"Reconocemos que el momento es difícil e incierto para todo el mundo y animamos a los miembros de todas las comunidades a proseguir sus actividades cotidianas como de costumbre", indicó el portavoz de Scotland Yard. Desde los atentados del 11 de septiembre en EE UU, en razón del papel del primer papel de Londres en la coalición antiterrorista al lado de Washington, la capital británica es considerada como un objetivo potencial de eventuales nuevos atentados. No obstante, la policía ha hecho saber de forma regular que no disponía de "ninguna información" sobre amenazas particulares sobre Londres.

En Italia, el jefe del Gobierno, Silvio Berlusconi, ha decretado el estado de alerta, que es de nivel 1 sobre una escala que comprende tres niveles y prevé el reforzamiento de la vigilancia de todos los lugares susceptibles de ser alcanzados por eventuales represalias.

En Rusia, las fuerzas del orden han anunciado un refuerzo de la protección de las empresas de transporte, en especial el metro, centrales eléctricas y térmicas, estaciones y aeropuertos, así como centros comerciales importantes. También serán reforzadas la seguridad de las embajadas de EE UU, de Gran Bretaña y de otros países miembros de la OTAN.

En Turquía, las medidas de seguridad han sido reforzadas en torno a las misiones diplomáticas de los países miembros de la OTAN así como sobre la base de Incirlik, en el sur del país, que aloja aparatos estadounidenses y británicos. Una célula de crisis ha sido puesta en marcha en el Ministerio del Interior, y su ministro, Rustu Kazim Yucelen, ha dado instrucciones para un refuerzo de la seguridad en torno a los aeropuertos y los edificios públicos, según la agencia de noticias Anatolie.

En Austria, se ha reforzado la presencia policial alrededor de las representaciones de EE UU, británicas e israelíes, así como en torno a las instituciones judías, según ha declarado un responsable del Ministerio del Interior a la agencia APA. Además, tanto las residencias de personal diplomático como las embajadas han sido protegidas.

En Alemania, un portavoz del Gobierno regional de Berlín ha anunciado que la seguridad ya había sido reforzada considerablemente en torno de los edificios sensibles, en especial embajadas de países occidentales, en primer lugar las de EE UU, Gran Bretaña y Francia. Los refuerzos policiales, en particular la policía de frontera, han tomado posiciones alrededor de dichos inmuebles, así como de las cancillerías y los ministerios alemanes, añadió el portavoz, Helmut Loelhoeffel.

En España, la seguridad de las embajadas estadounidense, británica e israelí ha sido reforzada de nuevo, según la Delegación del Gobierno de Madrid. Estos edificios eran ya objeto de una vigilancia particular desde el pasado 11 de septiembre, en especial con la presencia de vehículos blindados de la policía. Además, el Ejecutivo ha activado las alertas de Defensa y medidas de seguridad interna.

En Egipto, la seguridad ha sido reforzada alrededor de las embajadas, en especial de la estadounidense y la israelí. Igualmente, se han desplegado efectivos suplementarios en torno a la residencia del embajador de Israel, en Maadi, en el barrio del sur del Cairo. Finalmente, la presidencia del Consejo israelí ha anunciado haber tomado todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de su país, en un comunicado que no precisa ninguna de estas decisiones.

Fuente: www.lemonde.fr
El País
ABC

08.10.01

 

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es