NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Miércoles, 10 de octubre de 2001


Seguridad Pública y Protección Civil

el fbi investiga si los dos brotes de ántrax en florida son fruto de un ataque bioterrorista

 

Agentes del FBI, ayer, en las tareas de descontaminación del edificio de American Media Inc.  (Reuters)El FBI investiga el origen de la infección por ántrax de dos trabajadores de una publicación en Boca Ratón (Florida), pero todo apunta a que la contaminación ha sido provocada, posiblemente por el envío de esporas de esta bacteria en una carta o paquete. El hecho de en el último siglo sólo se hayan detectado 18 casos de ántrax en Estados Unidos, causados por contacto con animales o por errores humanos al manejar estas bacterias, hace descartar un origen natural de la infección.

El pasado viernes falleció por una infección por ántrax Robert Stevens, de 63 años y editor gráfico de The Sun. En el teclado de su ordenador se encontraron esporas de esta bacteria. Tras someter a análisis a casi un millar personas que trabajan o pasan por el edificio de American Media Inc., editora de tabloides sensacionalistas como The Sun, The National Enquirer, The Globe, The Star y Weekly World News, el pasado lunes se detectó un segundo caso de infección. Se trata de Ernesto Blanco, un exiliado cubano de 73 años que se encarga de repartir el correo en el edificio, que presentaba esporas de ántrax en su nariz. La detección prematura de la infección ha permitido que haya sido estabilizado en el hospital Cedar de Miami.

Mientras centenares de trabajadores se han sometido a tratamiento preventivo con antibióticos durante los próximos dos meses, el edificio de American Media Inc. ha sido clausurado y es inspeccionado por 40 agentes del FBI, miembros de unidades contra guerra biológica, doctores y especialistas del Centro para el Control de las Enfermedades de Atlanta. El objetivo es confirmar el origen de la infección, probablemente una carta, aunque no se descarta que se haya podido diseminar a través del aire acondicionado.

Sospechoso: Bin Laden

El FBI no duda del origen criminal de esta acción y las sospechas se encaminan hacia los terroristas islámicos de Al Qaeda, dirigidos por el millonario saudí Osama Bin Laden, autores de los atentados del pasado 11 de septiembre en Estados Unidos. Precisamente los terroristas suicidas que cometieron estos atentados residieron en una casa alquilada a menos de dos kilómetros del edificio de American Media Inc.

El ataque podría ser un modo de venganza por los reportajes sensacionalistas publicados por estos medios de comunicación tras los atentados de septiembre, en los que se llegaba a afirmar que el odio de Bin Laden hacia Estados Unidos es fruto de una relación con una norteamericana, que le habría abandonado por su "incapacidad sexual" y porque "sus órganos sexuales son enanos".

La alarma desatada por estos casos y la amenaza de Al Qaeda de que cometerán nuevos atentados en Estados Unidos de manera inminente ha provocado que se extremen las medidas de seguridad. El Departamento de Justicia y el FBI ha ordenado a todos los agentes que investigan los atentados del 11 de septiembre que se concentren en la prevención de nuevos atentados.

Una enfermedad mortal del ganado

El ántrax o carbunco es una enfermedad, provocada por la bacteria bacillus anthracis, que tradicionalmente ha afectado al ganado, pero que ha sido manipulada para convertirla en un arma biológica que poseen al menos una decena de países. Según el ministro de Exteriores británico, Ben Bradshaw, Al Qaeda también habría adquirido durante los últimos diez años armas químicas y biológicas, aunque se desconoce que dispone de los medios precisos para diseminarlas.

Una persona puede ser contaminada por ántrax por tres vías. En primer lugar, por vía cutánea (a través de la piel), al entrar en contacto con animales infectados. En el 95 por ciento de los casos, este tipo de contagio es natural y, en caso de no recibir un tratamiento adecuado, uno de cada cinco infectados muere.

Un segundo modo de contagio es el gastrointestinal, por la ingestión de carne contaminada con la bacteria. Los afectados presentan síntomas como náuseas, vómitos, fiebre y dolor abdominal y el índice de mortalidad puede superar el 50 por ciento de los casos.

La última vía es la inhalación de las esporas de ántrax, a la que probablemente se recurriría en caso de atentado bioterrorista, y que conlleva un periodo de incubación de entre 1 y 6 días. Los afectados presentarían síntomas iniciales similares a los de la gripe (fiebre, fatiga, tos y dolor de pecho) y en el 50 por ciento de los casos se desarrolla una meningitis. Las esporas de ántrax liberan unas toxinas que provocan hemorragias internas, edema pulmonar, necrosis de los tejidos y la muerte en caso de no aplicarse una terapia a tiempo.

El tratamiento en caso de infección se basa en el suministro durante dos meses de antibióticos o incluso corticoides, globulinas, ventilación mecánica y suero intravenoso. También existe una vacuna preventiva, pero ésta tiene una disponibilidad muy limitada y sólo se aplica en los casos de sumo riesgo, como los militares estadounidenses destinados en la zona del Golfo Pérsico.

 

Fuente: El Mundo
La Razón
El País
ABC
10.10

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es