NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Lunes, 29 de octubre de 2001


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

la cia se plantea los asesinatos selectivos de
los terroristas que ordene el presidente

 

Escudo de la CIA en su sede central en Virginia (EE UU).  (www.cia.gov)La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos intenta a marchas forzadas renovar sus métodos de trabajo para afrontar la nueva situación internacional tras los atentados del 11 de septiembre, para centrarse en la lucha contra el terrorismo. La agencia está seleccionando nuevo personal, con conocimientos de idiomas y de las zonas más conflictivas, mientras estudia la posibilidad de realizar asesinatos selectivos, después de que el presidente George W. Bush aprobara que los agentes secretos recuperen la 'licencia para matar' que el presidente Jimmy Carter les retiró en los años 70.

La ley antiterrorista aprobada por el Congreso el pasado jueves se suma a la orden ejecutiva firmada por Bush, por la que autoriza a la CIA a capturar o matar a determinados terroristas en operaciones fuera del territorio americano. Incluso el diario The Washington Post publicaba ayer que la CIA ya está preparando este tipo de misiones y fijando objetivos en Afganistán.

La agencia mantiene ciertos recelos ante estas nuevas funciones, aunque no se descarta realizar estos asesinatos selectivos siempre que los objetivos sean fijados expresamente por el presidente. El que fuera 'número dos' de la CIA hasta junio, John C. Gannon, señaló que lo fundamental es que "las órdenes del presidente estuvieran tan claras como fuera posible, incluidos los nombres de los objetivos. El ámbito político tiene que respaldar al militar, para que los oficiales de inteligencia no se queden descolgados", según asegura en unas declaraciones recogidas por El País.

Desde 1976, al menos tres presidentes de EE UU firmaron órdenes ejecutivas prohibiendo estos asesinatos selectivos, informa La Razón, después del escándalo que supuso una investigación parlamentaria en la que se dieron a conocer numerosas operaciones para asesinar a diferentes líderes políticos en África, Iberoamérica y Oriente Medio. Las demandas de Gannon se entienden en el contexto de que las órdenes que los presidentes daban para realizar estas operaciones durante la guerra fría eran extremadamente ambiguas para así no implicar nunca al Gobierno en ellas.

De espías a burócratas

Otro problema a abordar por la CIA para realizar estas operaciones es que "después de mas de 50 años, la CIA es una organización de burócratas", afirma Frederick P. Hitz, inspector de la agencia entre 1990 y 1998, que asegura que los agentes actuales no están entrenados para realizar estas operaciones encubiertas en el extranjero.

Ante esta situación y las carencias demostradas por la falta de previsión de los atentados de Nueva York y Washington, la CIA está llevando a cabo una ampliación de su plantilla (cuya magnitud es secreta). En su página web informan del perfil de los agentes que se precisan, incluso para el definido como "servicio clandestino", para el que se solicita "espíritu aventurero" y "amor a la patria", entre otros requisitos. Desde el 11 de septiembre, la agencia ha recibido más de 23.000 curriculums, muchos de ellos de personas con dominio de lenguas árabes, lo que supone que las demandas de empleo recibidas se han multiplicado por diez desde esa fatídica fecha.

Para el antiguo jefe de la CIA en Oriente Próximo Reuel Marc Gerecht, el problema estriba en que los agentes actuales "son funcionarios con traje y corbata que trabajan en una oficina de la sede central o, si están en el extranjero, en una embajada, sin sumergirse demasiado en la cultura del país en cuestión". Gerecht, que abandonó la agencia desencantado por su burocratización, critica un funcionamiento basado en "recopilar información y cualquier operación sobre el terreno se deja en manos de contratados" para mantener el "anonimato y la seguridad" de la agencia.

En la misma línea, Norb Garrett, antiguo jefe de operaciones de la CIA y actual presidente de una división de Kroll (la mayor agencia de detectives del mundo) asegura que la central de inteligencia se ha convertido en un gran centro de documentación y planificación que contrata a terceros las "tareas manuales", lo que provoca que necesiten "aliados y amigos en todo el mundo", recoge El País.

Fuente: El País
La Razón
29.10.01

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es