NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Miércoles, 12 de septiembre de 2001


Seguridad Pública y Protección Civil

2.000 efectivos de equipos de emergencia rastrean las ruinas del world trade center

Diez personas localizadas vivas bajo
los escombros de las Torres Gemelas

 

En Nueva York, las 2.000 personas que rastrean las ruinas de las Torres Gemelas han conseguido localizar vivos en las últimas horas a tres policías, seis bomberos y un ciudadano. Unos 120 camiones retiran escombros en la zona del World Trade Center y miles de personas tratan de rescatar a las personas que se encuentren con vida sepultadas bajo los escombros, algunas de las cuales llama desde su teléfono móvil al teléfono de emergencias 911.

Un total de 2.738 supervivientes se han inscrito hasta las 8.50 horas locales (14.50 hora española) en la página www.ny.com, que ha abierto un espacio especial para que los trabajadores y supervivientes del World Trade Center escriban su nombre con el fin de que aquellos familiares y amigos que no pueden contactar con sus seres queridos puedan saber su estado, ya que la comunicación telefónica en Nueva York y desde fuera de la ciudad es muy complicada.

Las medidas de seguridad adoptadas instantes después de que el primer avión chocara contra la Torre Norte del World Trade Center reflejaban la gravedad de los acontecimientos: se clausuró el espacio aéreo estadounidense, se cerraron los puertos, se desplegó la Guardia Nacional, se evacuaron Wall Street, la Casa y el Departamento de Estado y se cerraron colegios y oficinas en la isla de Manhattan.

En Nueva York, poco después de las 8.45 hora local, la primera de las Torres Gemelas impactada ardía en llamas. La enorme llamarada cubrió enseguida de un espeso humo todo el sur de Manhattan. Apenas 15 minutos después, mientras miles de personas desalojaban los edificios, un segundo avión colisionaba contra la Torre Sur.

Aunque la explosión en la segunda torre tuvo lugar un poco más tarde y permitió el desalojo parcial del inmueble, la baja altura del impacto (en torno al piso 50) sorprendió a muchos en las escaleras de emergencia.

Apenas pasadas las 15.00 horas en España, las Torres Gemelas ardían. Un equipo de emergencia integrado por 10.000 personas se desplegó en estos primeros instantes de la tragedia. Sin embargo, no se pudieron evitar imágenes como las de ciudadanos saltando de las torres. Testigos presenciales aseguraron que decenas de personas se habían lanzado desde los pisos superiores, buscando una salida antes que enfrentarse a las llamas y al humo.

A través de los medios de comunicación, las autoridades estadounidenses pusieron en alerta máxima a los bomberos para que se presentaran de inmediato a los puestos de mando y aislaron más de veinte manzanas de los alrededores de las Torres Gemelas, y en las cuatro avenidas que las rodeaban, colocaron cuatro filas de ambulancias que evacuaban a las miles de víctimas.

El hospital de Greenwich Village, muy cerca del lugar del siniestro, pronto se abarrotó de heridos y algunos cadáveres. Apenas una hora después del atentado, decenas de médicos y enfermeras comenzaban a atender a los primeros heridos que llegaban. Un par de horas más tarde (al medio día, hora local), ya habían recibido 150 personas, la mayoría de ellas "quemadas de pies a cabeza", como relató el doctor Steven Stern en este mismo centro médico.

Desde primeras horas y durante todo el día y como medida de precaución, se interrumpió el tráfico en la red de metro y en mucho trenes de cercanías. Además, se redujo el uso de transporte rodado en la "Gran Manzana" y el tráfico se restringió a los vehículos de emergencia. Las autoridades sólo permitían la circulación de bomberos, policía y equipos sanitarios.

Millares de personas huían a pie por los puentes y avenidas, por donde sólo circulaban los vehículos de emergencia. Las evacuaciones en toda la zona resultaron tranquilas, dentro de la situación de caos que se vivió ayer en Manhattan, y no provocaron heridos adicionales. Al mismo tiempo, decenas de ferrys asistieron a estos supervivientes, que fueron transportados a las orillas de Nueva Jersey y Brooklyn.

Mientras tanto, cientos de agentes de la policía, bomberos y servicios sanitarios se acercaban a las inmediaciones del World Trade Center para auxiliar a las víctimas y organizar el caos provocado por el ataque terrorista.

Los cientos de afectados fueron trasladados a un parque cercano, donde se les clasificaba, según las normas establecidas para estos sucesos. A los más graves, quienes necesitaban ayuda inmediata en el lugar del atentado, se les colgaba una tarjeta roja. Aquellos que precisaban ayuda médica recibían una tarjeta amarilla. La verde era para los que podían ser trasladados a hospitales más alejados y la tarjeta negra, para los fallecidos.

Una hora después del impacto (a las 16.02 hora española), la estructura de la Torre Sur cede y el edificio se desploma. Apenas media hora después, a las 10.20 hora local, la Torre Norte, que fue la primera en recibir el impacto del Boeing, se derrumba. Por fortuna, las Torres Gemelas, inauguradas en 1970, cedieron en vertical, pero se  calcula que en ese momento se encontraban miles de personas entre los dos edificios.

El súbito derrumbe también sorprendió a los equipos de rescate que habían acudido al lugar del atentado. Fuentes de la Coordinación de Emergencias calculan que más de 300 bomberos y 85 policías han perdido la vida en el interior de una de las torres cuando ésta se desplomó mientras intentaban socorrer a las víctimas

Los centros sanitarios de Nueva York estaban totalmente colapsados. Las urgencias de los hospitales se fueron llenando de personas afectadas por las explosiones y las autoridades sanitarias impidieron el acceso a todos aquellos enfermos no graves que no estuvieran relacionados con la tragedia, con el fin de evitar los colapsos en las proximidades de los centros médicos.

Fuente: El Mundo
El País
12.09.01

 

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es