NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Viernes, 21 de septiembre de 2001


Seguridad Pública y Protección Civil

los pilotos españoles rechazan que
 policía armada vigile los vuelos

Los pilotos españoles solicitan una mayor coordinación entre los responsables de la seguridad de los aeropuertos y quienes tienen que velar por ella en vuelo y rechazan la presencia de policías con pistola dentro de los aviones durante el vuelo, informó el decano del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (COPAC), Carlos Alós.

Después de los ataques terroristas contra Estados Unidos, se ha abierto un debate sobre la seguridad en vuelo, aunque, a pesar de los secuestros perpetrados para atentar en Nueva York y Washington (y un cuarto avión que se precipitó sobre el suelo en Pittsburg), los comandantes españoles creen que los estándares de seguridad aplicados en la aviación comercial siguen siendo válidos y no consideran aceptable que policías con armas de fuego custodien los vuelos, por motivos puramente técnicos.

A 40.000 pies de altura, con una gran diferencia de presión entre el interior y el exterior, cualquier objeto como una bala puede provocar daños incalculables si perfora la estructura del aparato, según COPAC. Sin embargo, consideran posible la alternativa del empleo de otro tipo de armas (como aerosoles paralizantes o inmovilizadores eléctricos) que no ponga en peligro la seguridad aérea.

Los pilotos españoles, por su parte, proponen un catálogo de medidas para reforzar la seguridad, fundamentado en una coordinación entre el personal de tierra de los aeropuertos y quienes se encargan de la protección en vuelo.

Entre otras posibilidades, los comandantes abogan por pasar por el escáner todos y cada uno de los bultos del equipaje y la reducción del equipaje de mano a una sola pieza. Del mismo modo, querrían recuperar los controles aleatorios de maletas (antes de entrar al avión, cada pasajero debe reconocer su propio equipaje) y proponen la mejora de medios técnicos e identificación de pasajeros (en Nueva Zelanda y Australia se experimenta la identificación del pasajero por el iris del ojo).

Por último, los comandantes barajan la posibilidad de un control que identifique a aquellos pasajeros que ya hayan tenido comportamientos conflictivos o violentos y reclaman la recuperación de su autoridad como pilotos para rechazar el embarque de viajeros con este tipo de perfil.

Fuente: El País
20.09.01

 

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es