NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Martes, 25 de septiembre de 2001


Seguridad Pública y Protección Civil

SE ESTUDIAN NUEVAS MEDIDAS PARA GARANTIZAR LA SEGURIDAD EN LOS AVIONES COMERCIALES

El sector de la aviación comercial vive un momento difícil: a los despidos masivos anunciados por las aerolíneas se suman las pérdidas millonarias de las compañías, la cancelación de reservas y la anulación de ofertas para vuelos baratos o la venta de billetes por Internet. A esta situación hay que añadirle, desde el 11-S, la obsesión por la seguridad dentro de los mismos aviones.

Hasta hace poco, se entrenaba al piloto para cooperar con los secuestradores de aparatos para evitar males mayores hasta que el avión aterrizara. Pero ante la posibilidad de cruzarse con secuestradores dispuestos a morir, a inmolarse, habría que pensar en diseñar un sistema de navegación que rehusara estrellarse contra un edificio y, en cualquier caso, reforzar las medidas de seguridad en los aviones.

Los sistemas de protección empleados por la aerolínea israelí “El Al” se han convertido en todo un modelo de seguridad: desde exigir a los pasajeros a identificar su equipaje después de haberlo facturado y antes de subir al aparato, pasando por un interrogatorio o, una de las opciones más barajadas, reforzar la cabina del piloto con una doble puerta de acceso, separada por un pequeño vestíbulo, de tal manera que una puerta no se abre mientras la otra no está cerrada. O, como propone la empresa TTF Aerospace, de Washington, desarrollar una cabina impermeable a las balas y los cuchillos.

El principal objetivo en el nuevo contexto provocado por los recientes atentados terroristas en Estados Unidos es evitar que un avión sea dirigido desde dentro con malas intenciones. Si hasta el momento los sistemas de navegación estaban preparados para evitar colisiones, a partir de ahora deberán contemplar también la necesidad de impedir ataques terroristas.

Así, se piensa en poner en marcha un sistema que permita a los controladores aéreos desconectar los mandos de un avión y dirigirlo hacia un lugar seguro. Actualmente existen dispositivos de navegación como transmisores que comunican la posición del avión, pilotos automáticos y sistemas de alerta que avisan al piloto de que el avión puede chocar contra un obstáculo.

Ahora se está experimentando con el piloto automático de la aviación militar, en concreto del caza F-16, para que tome el control del aparato y lo ponga fuera de peligro en caso de una posible colisión.

Dentro de este mismo debate sobre la seguridad en los aviones, también se baraja la implantación de un sistema que defina una serie de zonas prohibidas en el ordenador de a bordo (lo que supondría, por ejemplo, crear una burbuja alrededor de las ciudades). Así, cuando los terroristas quisieran sobrepasar ese límite, el sistema les impediría violar dicho espacio de seguridad.

Por otro lado, se estudia la opción de incrementar las funciones de la torres de control, de modo que desde tierra puedan inmiscuirse en los mandos del avión. O, gracias a la tecnología digital aplicada, la instalación de microcámaras y doble banda entre las comunicaciones de la torres de control y los aviones, de forma que se faciliten las imágenes de vídeo de lo que sucede en el interior de los aviones comerciales y, por otra parte, se transmita buena parte de la información que actualmente contienen las cajas negras.

Fuente:  El País
21.09.01

 

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es