NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Viernes, 28 de septiembre de 2001


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

bush delega en dos generales la capacidad
de ordenar el derribo de un avión comercial

 

George W. Bush, ayer, en el aeropuerto de Chicago, en la presentación de sus medidas de seguridad.  (Reuters)El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha delegado su capacidad, como mando militar supremo de las Fuerzas Armadas, de decidir el derribo de un avión comercial en caso de producirse una situación extrema como los atentados suicidas del pasado 11 de septiembre. Dos generales de la Fuerza Aérea podrán ordenar en casos excepcionales este derribo si se tiene la certeza de que un avión de pasajeros puede ser utilizado con fines terroristas.

Según informó ayer el diario The New York Times, la Casa Blanca y el Pentágono han aprobado esta delegación para garantizar la capacidad de mando en aquellos casos extremos en los que el presidente no pueda adoptar esa decisión o ser consultado. El pasado 11 de septiembre el presidente llegó a ordenar el derribo del cuarto avión secuestrado, aunque no se llegó a ejecutar al estrellarse el avión en una zona boscosa de Pensilvania.

El general de tres estrellas Norton Schwartz, con base en Elmendorf, será el responsable de decidir el derribo de aviones comerciales sobre el territorio de Alaska, una orden que en el resto del país decidirá el general de dos estrellas Larry Arnold, con base en Tyndall (Florida).

Más de cien aviones de combate permanecen preparados para despegar en menos de diez minutos de 26 bases de EE UU en cuanto reciban esa orden, cuando antes del 11-S sólo 7 bases estaban dedicadas a esta labor. Mientras, cazas F-15 y F-16 patrullan de forma permanente los cielos de Nueva York, Washington y las principales ciudades estadounidenses, para lo que ha sido preciso activar unidades de reserva.

Invertir en seguridad en los vuelos

Además, Bush presentó ayer un paquete de medidas para ampliar la seguridad en los vuelos comerciales. Por un lado, solicitó a los gobernadores de los 50 estados de EE UU que movilicen unidades de la Guardia Nacional para realizar patrullas en los 420 aeropuertos del país, una medida que será costeada por el Gobierno federal.

También agentes federales supervisarán la seguridad en los aeropuertos, revisando la formación del personal de seguridad y las medidas aplicadas. Policías federales armados, que están recibiendo un entrenamiento especial, viajarán de paisano entre los pasajeros preparados para actuar en caso de secuestro.

Bush no ha respaldado la propuesta de que los pilotos trabajen armados, pero a cambio se comprometió a subvencionar con 500 millones de dólares (unos 90.000 millones de pesetas) medidas de seguridad en la cabina. Para ello se reforzará la seguridad de las puertas de acceso a la cabina y su blindaje, se instalarán cámaras de circuito cerrado por las que los pilotos podrán observar lo que pasa en el vuelo y se imposibilitará la desconexión del traspondedor.

 

Fuente: El País
28.09.01

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es