NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Lunes, 11 de marzo de 2002


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

Bush pide al Pentágono un plan
para utilizar armamento nuclear

La Revisión de la Postura Nuclear acepta la represalia nuclear frente a ataques con armas atómicas, químicas y bacteriológicas

 

El Gobierno de los Estados Unidos ha solicitado al Pentágono que desarrolle un plan de contingencia que incluya la posibilidad de emplear armas nucleares en respuesta a ataques químicos o biológicos, así como a ofensivas nucleares, esto es, un plan de urgencia para utilizar armas atómicas contra "Estados rebeldes".

En concreto, la Revisión de la Postura Nuclear advierte de que las bombas nucleares serán utilizadas para atacar objetivos capaces de resistir un ataque convencional, como represalia a una agresión inesperada de países con armas atómicas, químicas y bacteriológicas y para responder a "acontecimientos imprevistos imprevistos que requieran una respuesta militar".

El informe elaborado por el Pentágono cita cinco naciones -Irak, Corea del Norte, Irán, Libia y Siria- como posibles desencadenantes de una respuesta nuclear. Además, cita a China y a Rusia como rivales potenciales (si bien ésta última ya no es considerada como enemigo estadounidense).

La consejera de Seguridad del presidente George W. Bush, Condolezza Rice, explicó que la intención de EE UU es "enviar un mensaje contundente a todo aquél que intente utilizar armas de destrucción masiva contra EE UU de que si lo hacen encontrarán una devastadora respuesta". Mientras, Colin Powel, secretario de Estado, apuntó que "en el día de hoy, ni una sola nación en la faz de la Tierra está siendo apuntada por armas nucleares estadounidenses".

Posibles objetivos

Irak es el objetivo prioritario de la Administración Bush, ya que puede atacar a Israel, invadir a los países vecinos y provocar el cierre de los canales de navegación que alimentan de petróleo a Europa y EE UU. Por su parte, Corea del Norte sería respondida en términos nucleares si atacase a Corea del Sur y a los 36.000militares estadounidenses que hay en la zona desmilitarizada entre ambas.

Irán se ha vuelto a convertir en enemigo natural norteamericano por sus intenciones hegemónicas en Afganistán, apoya a Hizbulá en El Líbano y así como a los palestinos. Libia, por su parte, podría desestabilizar las líneas marítimas del Mediterráneo, además de apoyar históricamente al terrorismo y ser enemigo de Israel. Por último, Siria sería castigada si ataca a Israel o si ayuda militarmente a los grupos terroristas palestinos para perpetrar operaciones en Jerusalén o Tel Aviv.

En su caso, China es considerada enemiga de EE UU en tanto en cuanto está renovando tanto sus arsenales convencionales como el nuclear y en el supuesto de que iniciara una ofensiva contra Taiwán o utilizara su poderío militar para doblegar a sus vecinos. En otro orden, Rusia, considerado como un país "no enemigo", queda incluida en la lista de posibles objetivos al disponer de 6.000 bombas nucleares convencionales y otras 10.000 de pequeño tamaño, cuya seguridad no está garantizada.

Estrategia global

Tras los atentados del 11 de septiembre, Bush ha fijado su máxima prioridad en la lucha contra el terrorismo internacional. De hecho, el presidente de los EE UU ha considerado, por el miedo de sus ciudadanos, haber recibido un mandato popular para librar a su país de nuevos macroantentados, al margen de la vía o el modo por el que éstos ocurriesen.

Entre otros objetivos, Bush ha insistido en la necesidad de acabar con Sadam Husein (razón por la que el vicepresidente de los EE UU, Dick Cheney, ha iniciado una visita transoceánica, con el fin de convencer a los estados europeos, así como a los jeques árabes y a los monarcas del petróleo que el líder iraquí merece un castigo ejemplar).

El estamento militar estadounidense considera, en cualquier caso, que el armamento nuclear debe ser un elemento de la estrategia global y la planificación militar. De hecho, el Pentágono defiende el desarrollo de misiles nucleares capaces de penetrar en el subsuelo y destruir instalaciones bunkerizadas. Además, la máxima autoridad de Defensa plantea el desarrollo y la mejora de los sistemas tecnológicos que guían los misiles hacia objetivos elegidos, del mismo modo que contempla la posibilidad de reanudar las pruebas nucleares.

Fuente: El País
El Mundo
ABC
www.latimes.com
11.03.02

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es