NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Martes, 14 de mayo de 2002


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

Estados Unidos y Rusia acuerdan reducir sus arsenales nucleares estratégicos para el 2012

Con este nuevo tratado  "se liquidará el legado de la Guerra Fría", anunció el presidente norteamericano, George W. Bush

 

El subsecretario de Estado para Asuntos de Defensa y Seguridad estadounidense, John Bolton, y el viceministro ruso de Exteriores, Gueorgui Mamédov, acordaron ayer que sus respectivos países reduzcan los arsenales nucleares estratégicos en dos tercios para el 2012.

EE UU pasaría de las cerca de 7.000 cabezas nucleares de que dispone actualmente a unas 2.200, mientras que Rusia reducirá sus 6.000 cabezas hasta 2.000. De este modo, como se encargó de precisar el presidente estadounidense, George W. Bush, se abre una era de confianza en las relaciones entre ambos estados basada en un nuevo concepto de seguridad.

El pacto alcanzado ayer -hecho público por Bush, y corroborado después por su homólogo ruso, Valdímir Putin- establece que en los próximos diez años, alrededor de 4.000 misiles de largo alcance serán desmantelados o almacenados, lo que supone el primer acuerdo de desarme estratégico desde que terminó la Guerra Fría. Para Bush, esta negociación supone una nueva etapa de relaciones con Moscú, a la que define como "era de mejor seguridad mutua, relaciones económicas y políticas".

La idea básica del acuerdo y las cifras preliminares fueron acordadas por Bush y Putin durante la cumbre que ambos mandatarios mantuvieron en Washington en noviembre del año pasado, momento desde el que han estado negociando las condiciones del pacto. De hecho, una de las cuestiones más complicadas ayer fue la de concretar qué hacer con las cabezas nucleares destinadas a quedar fuera de servicio.

EE UU quería no desmantelarlas sino almacenarlas, por si hubiera que emplearlas como reserva de emergencia o utilizarlas como "recambios operacionales" para colocarlas en misiles (la Administración norteamericana considera que el futuro es demasiado impredecible como para adoptar decisiones de seguridad totalmente irreversibles), mientras que Rusia era partidaria de un desmantelamiento real (aunque no destrucción, por dificultades tecnológicas). Finalmente, las dos partes aceptaron un compromiso mixto, por el que cada país desmantelará o almacenará los arsenales retirados según su criterio.

Con el fin de comprobar el cumplimiento del tratado, ambos países crearán un comité de verificación, que se encargará de garantizar la aplicación transparente de las medidas acordadas en relación tanto a la destrucción como al almacenamiento de las cabezas atómicas.

El acuerdo suscrito ayer, que será firmado el próximo día 24 en San Petersburgo, reemplaza al Start-II (de 1993, que fijó la reducción de cabezas nucleares entre 3.500 y 3.500 para el 2007, pero que nunca llegó a a ser ratificado), que sustituía a su vez al Start-I (de 1991, que marcó el inicio del acercamiento ruso-americano). El nuevo tratado entrará en vigor tres meses después de su ratificación por el Senado norteamericano y por la Duma rusa.

Escudo antimisiles

A pesar del acuerdo suscrito ayer, aún existen disconformidades entre ambas potencias. La gran asignatura bilateral pendiente continúa siendo la insistencia de la Casa Blanca para construir un sistema nacional de defensa contra misiles, en contra de los deseos de Moscú y las previsiones del Tratado Antimisiles Balísticos (ABM) de 1972.

El Tratado ABM fue uno de los documentos firmados por Estados Unidos y la antigua Unión Soviética durante la Guerra Fría para regular la carrera armamentista nuclear iniciada por ambos países. En él se limitaba el número de armas y radares permitidos, y se acordaba ubicar los misiles tan sólo en los territorios nacionales, además de prohibirse los sistemas nacionales de defensa anti-misiles.

Por otra parte, los nuevos desafíos de seguridad aparecidos recientemente en el mundo (y remarcados tras los atentados del 11-S) han llevado al Pentágono a plantear la creación de un Ejército capaz de hacer frente a estos nuevos retos ( así como a las incógnitas en el 'tablero' de las relaciones internacionales, cuestión a la que además han aludido para no desmantelar su armamento nuclear). De ahí que el Departamento de Defensa norteamericano haya apostado por una organización militar más ágil, integrada gracias a los avances de la tecnología de la información, cuyos elementos fundamentales son el escudo antimisiles, las pequeñas armas nucleares tácticas, los aviones espía automáticos, los satélites, los cazas y bombarderos invisibles y las bombas inteligentes, capaces de hacer blanco a miles de kilómetros de distancia.

________________

Más información:

* EE UU crea un nuevo mando militar para reforzar la seguridad interna (25.04.02)
* EE UU instala un sistema integrado de vigilancia costera en la base militar gaditana de Rota (18.04.02)
* España y EE UU firman hoy la actualización del Convenio de Cooperación para la Defensa (10.04.02)
* Bush pide al Pentágono un plan para utilizar armamento nuclear (11.03.02)
* Bush apuesta por inversión en I+D en el Pentágono y leyes de ciberseguridad dentro del gasto de Defensa (14.02.02)
* EE UU invertirá en tecnología punta para reforzar su sistema de Defensa (12.02.02)
* El Pentágono propone que las Fuerzas Armadas dirijan la seguridad interior ante la amenaza terrorista (29.01.02)

Fuente: El País
El Mundo
ABC
La Razón
www.elmundo.es
www.lavanguardia.es

www.libertaddigital.com
www.estrelladigital.es
www.elperiodico.es
14.05.02
www.new.bbc.co.uk

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es