NOTICIAS

HOME

Noticias anteriores
Se busca...
Eventos...
Hemeroteca...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

 

Noticias Profesionales

 
  

Noticias

Miércoles, 20 de noviembre de 2002


Seguridad Pública y Protección Civil

 Las mafias nigerianas controlan el pujante negocio del tráfico de carnés falsos de conducir

En ocho meses, la Policía Municipal de Madrid se ha incautado de 335 permisos procedentes de 60 países

Actúan en puntos del Retiro y de la Casa de Campo. También se han detectado falsificaciones realizadas por delincuentes colombianos y del Este de Europa

Adquirir un permiso de conducir falso cuesta entre 90 y algo más de 600 euros. Los más cotizados son los nacionales e internacionales de la Unión Europea, preferentemente de España y Francia, siempre que la falsificación se haga sobre un soporte documental auténtico. Los más asequibles son los permisos internacionales de países iberoamericanos con soporte de imitación.

Este particular tráfico tiene como destinatarios a cientos de inmigrantes, en situación ilegal o regularizada, que los requieren con fines delictivos (caso de algunos colombianos) o simplemente para poder ganarse la vida (ecuatorianos), como mensajeros en la mayoría de los casos.

Los dueños del "negocio" se esconden principalmente entre las bandas de nigerianos que han establecido sus puntos de venta en el parque del Retiro y en la Casa de Campo. Trabajan en connivencia con delincuentes de origen magrebí, que les proporcionan los documentos originales -que servirán de modelo o sobre los que se realizará la falsificación- robados previamente a los turistas que visitan Madrid.

Documentos italianos "en blanco"

Los nigerianos cuentan con medios suficientes para realizar su trabajo con garantías. El Servicio de Estudios de Documentos Internacionales de Tráfico (SEDIT), dependiente de la Unidad de Investigación de Delitos de la Policía Municipal de Madrid, tiene constancia de que estas mafias disponen de imprentas propias tanto en la capital de España como en su país de origen, desde donde remiten centenares de remesas de documentos para ser "colocadas" en Madrid. Además, el grado de sofisticación de las falsificaciones es cada vez mayor, según los investigadores, "aunque siempre existe un detalle, por mínimo que sea, que distingue el original de la copia". También hay certeza de carnés de conducir falsificados por bandas de colombianos y redes de delincuencia del Este de Europa; éstas últimas se proveen de documentos «en blanco» en Italia, con cuyas fuerzas de seguridad, expertas en la persecución de los delitos de falsedad documental, el SEDIT mantiene un contacto permanente. Además, la Policía trasalpina también ha encontrado en su país algunos carnés de nacionalidad española, lo que revela la amplia movilidad de estas redes de delincuencia. Los números del servicio dan cuenta de que su efectividad, basada en el alto grado de especialización de sus agentes, corre paralela al paulatino incremento de las falsificaciones en la ciudad.

La Policía tiene la colaboración de las distintas embajadas y consulados en España, que, periódicamente, les proporcionan modelos actualizados de los permisos de conducción de sus respectivos países, lo que les ha permitido disponer de una amplia base de datos sometida a una renovación permanente.

 

Utilizaban a inmigrantes para obtener créditos con documentos fraudulentos

Agentes del Equipo de Policía Judicial de Delitos contra el Patrimonio, adscritos a la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, han destapado una red que se dedicaba a falsificar documentos para obtener créditos bancarios. La red, dirigida por una madre y su hija, captaba a inmigrantes del Este de Europa y a iberoamericanos que atravesaran por dificultades económicas. La operación «Chavela», saldada con cinco personas detenidas, ha desvelado que los delincuentes contaban con contactos en los bancos de los que trataban de obtener los créditos: entre los arrestados se encuentran un empleado de banca que avalaba las solicitudes de crédito y un gestor inmobiliario que recibía la documentación. «Seleccionaban a personas con escasos recursos y que, por tanto, lo tenían difícil para que se les concediera un crédito», comentaron fuentes del Instituto Armado, que añadieron que «utilizaban gente de este perfil con objeto de que no pudieran reclamarles en caso de ser capturados». Una vez escogidos los solicitantes de los créditos, la red les proveía de documentos falsos, generalmente nóminas y declaraciones de Hacienda, que posteriormente remitían a sus «contactos» en bancos que, a su vez, los hacían llegar a las entidades que debían conceder el crédito. Los delincuentes se quedaban con un diez por ciento del importe del préstamo concedido por la entidad.
 

Noticias relacionadas:

* Dos mil detenciones en el primer mes del plan contra la delincuencia en Madrid (13.11)
* Una nueva ley permite la aplicación de juicios rápidos (05.11)

* Las motos de la policía de Madrid permanecen inmovilizadas por falta de agentes en las comisarías de la capital y su región (31.10)
* El Partido Popular instalará comisarías móviles en las zonas inseguras de la capital (24.10)
* La Policía Nacional y la Policía Municipal madrileña establecen un acuerdo para combatir la delincuencia de forma conjunta en la capital (22.10)
* El plan contra la delincuencia en Madrid se estrena con 300 agentes traídos de otras ciudades (08.10)
*
La Policía inicia las actuaciones del nuevo plan antidelincuencia (27.09)
*Más de 200.000 agentes de policía para el Plan de Seguridad (20.09)

Fuente: ABC
www.policíadigital.com
(12.11.2002)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es