Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

 Martes 30 de diciembre de 2003


Seguridad Pública y Protección Civil

Los billetes de 50 y 20 euros son los preferidos por los falsificadores

En 18 meses, el número de billetes falsos incautados rondaba los 400.000, frente a los 8.000 millones verdaderos que circulan por el mundo

 

Entre el 1 de enero de 2002 y el 30 de junio de 2003, el Banco Central Europeo (BCE) ha interceptado casi 400.000 billetes falsos por un importe de más de 20 millones de euros. Los billetes de 50 son los preferidos de los falsificadores, que cada vez imitan mejor el papel moneda y lo hacen en mayores cantidades

A los ciudadanos cada vez les cuesta más detectar los billetes falsos de euro. Y para confirmarlo, un dato: desde el pasado 1 de enero de 2002 y hasta el 30 de junio de 2003, el Banco Central Europeo (BCE) ha interceptado 397.652 billetes de euro falsos, es decir, un importe de 20.079.515 euros. Frente a los 8.000 millones de billetes auténticos que se encuentran actualmente en circulación en todo el mundo, la cifra parece pequeña, pero la realidad es que el aumento de falsificaciones desde la entrada en vigor de las monedas y billetes de euro es significativo. En los primeros seis meses solamente se detectaron 21.965 billetes falsos, lo que representaba, según datos del BCE facilitados por la revista Ausbanc, menos del 7 por ciento del número total de billetes falsos interceptados en las antiguas monedas nacionales de la zona euro durante el mismo período de 2001. En la segunda mitad de 2002, sin embargo, la cosa cambió: los billetes «de imitación» detectados ascendieron hasta los 145.153. En el siguiente semestre la cifra alcanzó los 230.534 billetes.

A pesar de que el euro es una moneda difícil de falsificar, al estar fabricados los billetes con una pasta de algodón y lino, sin blanqueantes ópticos, lo cierto es que el número de falsificaciones crecen. Los billetes favoritos de los falsificadores son, según datos del BCE, los de 50 y los de 20, ya que éstos se manejan más que los de 100, 200 ó 500 y se vigila menos su autenticidad en los establecimientos comerciales.

Según el informe de Ausbanc, en los primeros 18 meses de circulación del euro el número de billetes de 50 interceptados en todo el mundo fue de 288.205, lo que supone un importe de 14.410.250 millones de euros. Por su parte, el número de billetes falsos de 20 intervenidos ascendió a 69.130, un importe total de 1.382.600 euros.

Para invidentes

Los billetes de euro tienen tamaños diferentes y marcas táctiles para ayudar a los invidentes a identificar cada uno de ellos. Esto impide que puedan confundirlos entre sí, detalle muy importante debido a la enorme diferencia de valor entre unos y otros, que no se daba tanto en los de pesetas

Elementos de seguridad

Y es que la mayoría de los españoles desconocen cómo comprobar la autenticidad de los billetes de euro. Los elementos de seguridad de los billetes de euro poseen, por una parte, una impresión calcográfica, en donde algunos elementos están impresos en relieve, para que sean fácilmente detectados al tacto. La marca de agua, por su parte, está compuesta por una imagen y un número que aparecen en el billete al mirarlo a contraluz. El hilo de seguridad, la banda holográfica, la banda iridescente y las cifras con tinta de color variable completan unas medidas de seguridad muy fiables, pero que los falsificadores consiguen imitar cada vez mejor.

En nuestro país, el número de billetes puestos en circulación por el Banco de España ascendía, en octubre de 2003, a 821 millones. Los más numerosos eran los de 50 euros, con 390 millones de billetes emitidos, por lo que no es raro que sean, también, los más falsificados. El importe total puesto en circulación en octubre de este año en nuestro país era de 60. 581 millones de euros entre billetes y monedas, cifra no muy por encima de los 20.079 millones de euros interceptados en billetes falsos en todo el mundo.

Según el informe de Ausbanc, España es uno de los estados en donde se asienta el mayor número de bandas falsificadoras de billetes, aunque otros países, como el Reino Unido, Lituania, Bulgaria, Rumanía y Kosovo son también «exportadores» significativos de billetes falsos. Fuera de la zona euro se encuentra además Colombia como un importante emisor de imitaciones de billetes de la eurozona.

Penas por falsificación

La falsificación de euros sigue siendo baja

Pulse encima para más información

La elección de unos lugares y no otros para establecer bandas de falsificación de moneda no es casual. La legislación de cada país de la eurozona castiga de forma diferente la falsificación de billetes, lo que provoca que este delito salga más «barato» de realizar en unos lugares que en otros. En España, la condena, que puede alcanzar los 12 años de prisión (al igual que en Dinamarca, el Reino Unido, Portugal e Italia), es más dura que en otros países de la zona euro, como Holanda (9 años), Austria y Finlandia (10 años) y Suecia (8 años). Por el contrario, Irlanda se lleva la palma en dureza, con penas de hasta cadena perpetua. Francia, con penas de hasta 30 años, tampoco se queda corta. Por debajo se encuentran, con condenas más indulgentes, Luxemburgo, Grecia y Bélgica (20 años).

Según el informe de Ausbanc, las organizaciones delictivas necesitan para culminar el fraude de la falsificación los llamados «pasadores», es decir, gente que se encarga de poner los billetes falsos en circulación. El procedimiento que llevan a cabo es comprar artículos de poco valor con billetes grandes, ya que la ganancia está en el cambio. Lo normal es que lo hagan en establecimientos repletos de gente, para que el dependiente no pueda prestar demasiada atención a verificar la autenticidad del billete. Debido a que los comerciantes controlan más o no aceptan los billetes grandes (100, 200 y 500 euros), los falsificadores se inclinan por los de 50, menos controlados y aceptados en cualquier establecimiento.

Por cada billete de 50 el falsificador suele pedir entre 7 y 10 euros a su primer comprador, y éste puede revenderlo un poco más caro o «pasarlo» él directamente.

 

Fuente: La Razón
28/12/2003

Noticias relacionadas:

* El trasiego de euros falsos solo concluye en centros comerciales y bancos (12.12)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es