Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves 26 de junio de 2003


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

El Gobierno enviará en septiembre a 1.100 militares a una de las zonas conflictivas de Iraq

Tropas de la Legión recibirán intenso entrenamiento este verano en el desierto de Almería

 

El Gobierno enviará el próximo mes de septiembre a la provincia de Al Qadisiya, una de las zonas conflictivas de Iraq, a 1.100 militares que se integrarán en la División liderada por Polonia. Pero antes, el contingente español, que incluye 500 legionarios, recibirá durante este verano entrenamiento intensivo en el desierto de Almería para aclimatarse a las condiciones de vida en Iraq. El despliegue español, que tendrá como mínimo dos años de duración, se produce en medio de un fuerte malestar militar por la pobreza de medios para cumplir las misiones internacionales.

El Gobierno enviará a Iraq a las tropas del Ejército de Tierra que tradicionalmente reciben el entrenamiento para el combate más duro e intensivo: la Legión. Lejos del idílico panorama que la Administración Bush auguraba tras la caída del dictador Sadam Husein, los hechos muestran una situación cada día más cercana a la que los manuales militares describen como «guerra de guerrillas» contra la coalición militar que ocupa Iraq, en palabras de altos mandos españoles.

   Un conglomerado formado por fieles a Sadam y muhaydines que hacen el «yihad» o guerra santa por su cuenta hostigan a diario a las fuerzas norteamericanas. Ayer, tres soldados de EE UU resultaron muertos tras sufrir una emboscada al sur de Bagdad. Unos 45 militares estadounidenses han sido abatidos por ataques aislados en Iraq. El secretario de Defensa, Donald Rumfeld, aseguró que las tropas norteamericanas necesitarán tiempo para acabar con los «resistentes».

Inseguridad

En medio de esta situación de inseguridad llegarán a Iraq en los primeros días de septiembre los 1.100 militares ¬500 de ellos legionarios¬ que constituyen la aportación española a las fuerzas aliadas. Se desplegarán en la provincia de Al Qadisiya, una franja al sureste entre Bagdad y Basora, zona que incluye cinco distritos, entre ellos los conflictivos de Nayaf y Kerbala. EE UU ha dividido Iraq en cuatro sectores para asegurar la estabilización del país.

   El contingente español se integrará en la División liderada por Polonia, formada por dos Brigadas: una polaco-ucraniana y otra hispano-iberoamericana, ésta última bajo mando de un general de Brigada del Ejército de Tierra. España ha tenido que renunciar a formar equipo, como quería, con las fuerzas del Reino Unido que controlarán el más tranquilo suroeste del país que incluye el puerto de Um Qasr.

   La incorporación a la División polaca ha sido un «trágala» impuesto por EE UU. El Gobierno se ha resistido a que un país como Polonia, sin peso militar en Europa, mande a España que aspira a convertirse en la quinta potencia europea. «Lo único que tenemos en común con Polonia es que somos dos países muy católicos en un tercero como Iraq, la Babilonia bíblica, que para EE UU era la representacion del mal», sentencia un alto cargo militar. El ministro Federico Trillo negocia que España asuma el mando rotatorio de la División. Con todo, lo más significativo es que nadie sabe cuánto durará la misión, después de que el Pentágono anunciase el jueves que sus tropas podrían quedarse 10 años en Iraq. Durante julio y agosto las unidades que forman el contingente se concentrarán en el acuartelamiento de la Legión en Viator (Almería) para recibir entrenamiento intensivo en el de- sierto almeriense. Ayer, el Consejo de Ministros prorrogó hasta el 20 de diciembre la misión en Afganistán y en la operación «Libertad Duradera» de lucha contra el terrorismo.

Fuente: La Razón
21.06.03

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es