Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes 12 de mayo de 2003


Seguridad Pública y Protección Civil

 El túnel urbano más largo de España cuenta con unas excelentes medidas de seguridad

Un túnel que se «bifurca» en tres.

 

El subterráneo de María de Molina (Madrid), dos kilómetros bajo tierra que unirán la Castellana y la N-II, cuenta con una boca principal de acceso, la misma que la del túnel actual, otra en Velásquez y ofrece tres posibilidades de salida, ya que mantiene la de Avenida de América, se reabre el ramal de López de Hoyos y se pone en servicio la salida hacia las calzadas de la N-II.

Este subterráneo contará, a partir de su inauguración, con dos bocas de acceso situadas en María de Molina, cerca de la Castellana, y en el carril derecho de la calle de Velázquez, a la altura de General Oráa.

La primera está en funcionamiento desde hace años al tratarse del acceso al subterráneo actual, aunque luego se bifurca en otro ramal, que ha permanecido cerrado durante todo el periodo de obras, en dirección a López de Hoyos y del que sale el nuevo túnel, en sus primeros metros con un sólo carril, que permite llegar a la nacional.

La segunda boca de acceso tratará de recoger el tráfico que desde Velázquez tiene su destino en las calzadas de la N-II y que está cifrado en un 64 por ciento de los coches que circulan por ella. Justamente este gran volúmen de tráfico puede ser uno de los problemas de futuro, ya que este acceso sólo cuenta con un carril y puede provocar retenciones en Velázquez.

Ensanches de Emergencia

En el entronque de este ramal con el de López de Hoyos es cuando el nuevo túnel se convierte en un espacio amplio, con dos carriles, de 3,40 metros, arcenes, de 2,70, y pequeñas aceras, de 0,50.

Además, existen seis zonas de emergencia, situadas una de otra a unos 250 metros, donde las calzadas se ensanchan 1 metro para permitir, sin interferir en la circulación, la detención de vehículos ante cualquier incidencia. En ellas, situadas en el bulevar de López de Hoyos, en la glorieta del mismo nombre, en Padre Jesús Ordoñez, en Constancia, Clara del Rey y la vía de servicio de la N-II, los conductores podrán encontrar una escalera peatonal que les comunica con la superficie en unos 3 ó 5 minutos, dependiendo del desnivel ya que la más profunda, la de la calle Constancia, está a 37 metros.

Controles de Seguridad

Al tratarse de un túnel de mucha longitud, dos kilómetros, la seguridad ha sido punto clave. Además de estar conectado con el nuevo Centro de Control de Túneles, de enlace directo con los servicios de emergencia, cuenta con un recinto específico, situado entre el falso techo y la cubierta del subterráneo, para supervisar todas las instalaciones.

El sistema de ventilación está compuesto por 28 ventiladores longitudinales y reversibles, que permiten aportar aire fresco o extraer humo y aire viciado, junto con ventiladores transversales de emergencia.

La instalación contra incendios consiste básicamente en un cable sensor que recorre todo el túnel y en una unidad que controla la temperatura del cable en cada punto. Bocas de incendio, mangueras, extintores, postes de socorro, altavoces de megafonía cada 25 metros, cámaras de televisión con imágenes en tiempo real, junto con grandes paneles informativos completan las medidas de seguridad.

Noticias relacionadas:

* El túnel de Sóller, en Mallorca, el más peligroso de Europa (29.04)
* El túnel del Somport, en Los Pirineos, pasa el examen de seguridad y ya está listo para su apertura (18.12)

Fuente: ABC
08/05/2003

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es