- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes 30 de mayo de 2003


Dirección y Gestión de la
Seguridad Global

Análisis de inversiones en seguridad

La seguridad, como cualquier otra estrategia empresarial, debe ser rentable y poder medirse a través de criterios objetivables. ¿Cómo priorizar estas inversiones?

 

La Seguridad se está convirtiendo en uno de los aspectos que las empresas consideran “estratégicos” para garantizar su continuidad en el futuro. No sólo se presta atención a la prevención de riesgos personales, que ya viene siendo una práctica habitual y regulada en el ámbito empresarial nacional, sino que, tras el 11-S, muchas empresas están reconsiderando el valor de sus activos –tangibles e intangibles- con el fin de dotarlos de un nivel de seguridad “aceptable”, aplicando las medidas necesarias para ello.

Estas medidas suponen un cierto nivel de inversión que, como ocurre en cualquier otro tipo de proyecto, hay que defender frente a la dirección, quien prioriza los recursos económicos escasos por definición, en función de la rentabilidad de la inversión y de la relación coste-beneficio.

Para ello, sugerimos la aplicación de dos metodologías:

El Análisis Empírico, que consiste en evaluar los riesgos, su probabilidad de ocurrencia y el daño que pueden causar en una determinada infraestructura. El riesgo se evalúa a través de la multiplicación de la Probabilidad de ocurrencia, la Exposición al mismo y la Consecuencia del daño. En función del riesgo obtenido, se pueden jerarquizar y justificar las diferentes propuestas de inversión.

El Análisis Económico, consiste en evaluar las inversiones en seguridad a través de criterios generales como son el del TIR y VAN. Para ello deben estimarse los ahorros diferenciales obtenidos en el tiempo al aplicar una determinada medida de seguridad. A estos flujos de caja obtenidos, se aplica el método del TIR o VAN y se determina qué inversiones son más rentables, comparándolas con unos criterios mínimos de rentabilidad.

Como conclusión, hay que señalar que la seguridad debe ser entendida como un valor por la dirección de las empresas y como una estrategia para preservar la integridad de sus recursos humanos y materiales, tangibles e intangibles. Y como cualquier estrategia, debe ser rentable y poder medirse. Estas dos metodologías permiten evaluar, comparar y justificar las propuestas de inversión en seguridad, priorizando las inversiones a través de criterios objetivables.

María J. Muñoz
Directora de Desarrollo de Negocio
mjmunoz@belt.es
BELT IBÉRICA S.A.

30/05/2003

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es