Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes 28 de noviembre de 2003


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

Alarmas en andamios: ¡el robar se va a acabar!

Un innovador sistema protege los accesos de las fachadas con una barrera de infrarrojos, haciendo sonar una sirena

La escasez de suelo en el centro de las ciudades y la Inspección Técnica de Edificios (ITE) han hecho proliferar las rehabilitaciones de edificios y, con ellas, los andamios. Y lo que para la mayoría de los mortales no son más que simples estructuras metálicas, a los ojos de los cacos, adquieren un significado bien distinto, pasando de ser una herramienta de trabajo del obrero, a trampolines de acceso al interior de las suculentas viviendas que esconden.

Detalle de la sirena

Funcionamiento

Conscientes de este problema, la compañía Bastión ha ideado un innovador sistema para poner trabas a los ladrones. Se trata de un equipo electrónico diseñado específicamente para ser instalados en andamios y disuadir a los intrusos que intenten trepar por ellos.

La clave del invento está en colocar distintos sensores en todos los accesos del andamio, fundamentalmente en el nivel de la calle y en las azoteas, ya que es aquí por donde se produce un mayor número de intrusiones. Para ello, se instalan barreras de infrarrojos que crean una pared protectora invisible. En el momento en el que se atraviesa dicha pared, automáticamente, se activa una alarma.

El verdadero cerebro del equipo es un panel electrónico en el que se centralizan todas las señales procedentes de los diferentes sensores instalados. Ese panel procesa todas las señales y hace sonar la sirena, que a su vez, transmite el aviso a una Central Receptora de Alarmas que alerta a la policía simultáneamente.

«El manejo del equipo es muy sencillo para el usuario, ya que lo único que tendrá que hacer es activar o desactivar el sistema mediante una llave que se le entrega en el momento en el que instalamos el sistema», explica Eulogio Carballo, director gerente de Bastión. No obstante, el equipo está dotado de la última tecnología, «lo impide que se vea afectado por los cambios climáticos».

Su éxito no se ha hecho esperar y ya son muchos los andamios que están protegidos en Madrid. «Nuestros clientes son, básicamente, las comunidades de propietarios, que temen por la seguridad de sus viviendas y, en segundo lugar, las empresas que se dedican a la rehabilitación», explica.

«Nuestro principal objetivo es disuadir al ladrón. Por eso, en todos los andamios en los que está instalado el sistema, hay un cartel en el que avisamos de que la estructura está protegida con una alarma y, desde el pasado uno de octubre, también se instalan carteles luminosos. No obstante, tenemos constancia de que se han producido intrusiones con el sistema instalado y el cartel colocado. En estos casos, ha saltado la sirena y el caco se ha ido», comenta Carballo.

Una vez que se detecta la presencia de una persona, la sirena empieza a sonar durante un tiempo aproximado de 40 segundos, aunque, tanto el tiempo como los decibelios pueden ajustarse.

Precio

En cuanto al precio, Carballo se muestra rotundo: sale mucho más barato instalar este sistema que contratar a un empleado para que vigile la fachada las 24 horas del día. No obstante, el precio variará dependiendo del tipo de andamio y de la propia estructura y forma del edificio: «El inmueble puede tener marquesinas, balcones en voladizo, chaflán, esquinas en ángulo de 90 grados... Todos estos factores inciden en el precio, ya que, dependiendo de la fachada, tenemos que colocar más o menos sensores situados estratégicamente». Lo que sí deja claro es que el precio es cerrado.

«Tenemos dos partidas. En primer lugar, la instalación, programación, puesta en marcha y desmontaje y, en segundo lugar, el alquiler diario del sistema, en el que además se incluye la asistencia técnica», cuenta. Con estos parámetros, el precio mínimo de la primera partida es de unos 600 euros y el de la segunda ronda los seis euros.

Esta cifra asciende si, además, se quiere completar la instalación con un circuito cerrado de televisión, que capta todo lo que ocurre en el interior del andamio.

Fuente: El Mundo
21/11/2003

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es