- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes 10 de octubre de 2003


Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

Detenidas 29 personas en Sevilla por un fraude de 15 millones con facturas falsas

La Agencia Tributaria anunció ayer el desmantelamiento de una trama de fraude fiscal en Sevilla que emitió facturas falsas por un valor estimado de 15 millones de euros entre los años 1999 y 2002. La operación se ha saldado con la detención de 29 personas presuntamente relacionadas con la red, que está ligada en su conjunto al sector inmobiliario de la capital hispalense y de los municipios sevillanos de Dos Hermanas, Utrera, Camas y Olivares.

 

Según Salvador Ruiz Gallud, director general de la Agencia Tributaria, las detenciones se produjeron de forma sorpresiva y rápida en Sevilla y en las localidades de Dos Hermanas, Camas, Utrera y Olivares, en una operación que ha estado tutelada por la magistrada del Juzgado de Instrucción número 4 de Dos Hermanas (Sevilla).

La investigación, que ha sido desarrollada durante seis meses por funcionarios de Inspección y Aduanas de la Agencia en Andalucía, ha permitido descubrir un fraude fiscal estimado en 15 millones, de los que cinco corresponden al IVA y diez al impuesto de Sociedades. Los implicados habían creado una trama de empresas interpuestas ligadas al sector inmobiliario andaluz que, a tres niveles, se dedicaban a emitir facturas falsas con las que, por un lado reducían de forma ficticia las cuotas a pagar a Hacienda por el IVA, y por otro aumentaban los gastos deducibles, lo que reducía los beneficios a declarar en el Impuesto sobre Sociedades por las empresas receptoras de las facturas, con el consiguiente ahorro fiscal.

Según Ruiz Gallud, en el primer nivel estaba un grupo de empresarios individuales sujetos al sistema de módulos del IRPF (estimación objetiva) y al régimen simplificado de IVA, de forma que no tributan por facturación sino por elementos objetivos (número de empleados, superficie de las oficinas, consumo de electricidad). Esto les permitía emitir facturas falsas por unas prestaciones no realizadas y un volumen económico muy superior al de su capacidad productiva real.

En el segundo nivel estaba el núcleo de la trama, compuesto por un grupo de empresas ficticias que recibían las facturas falsas y volvían a emitir otras nuevas, también falsas, por un importe similar, de forma que ni perdían ni ganaban, presentando ante el Ministerio de Hacienda una cuenta de pérdidas y ganancias equilibrada.

Eso sí, servían para encubrir las responsabilidades de los verdaderos emisores y creaban una cortina de humo para entorpecer las posibles investigaciones y las inspecciones de Hacienda.

En el tercer nivel estaban las empresas del sector inmobiliario que sí tienen actividad real y compraban las facturas a un precio irrisorio (una comisión estimada de entre el 10% y el 15%, del valor de la factura, según Ruiz Gallud). Así, se desgravaban hasta el 100% del IVA supuestamente abonado y presentaban beneficios muy por debajo de los reales, con el ahorro en el Impuesto sobre Sociedades, cuyo tramo máximo es del 35%.

Con la trama, las empresas emisoras de las facturas falsas, que supuestamente se dedican a prestar servicios al sector inmobiliario, se enriquecían con las comisiones referidas; las intermediarias no obtenían beneficio; y las del tercer nivel eran las que se llevaban el ingreso mollar del fraude, que según la Agencia era «desviado hacia el circuito negro».

La investigación de la Agencia Tributaria ha detectado la existencia de «relaciones personales y familiares» entre los miembros de la trama, en la que según el director general de la Agencia Tributaria no hay responsables políticos locales implicados ni personas famosas.

Cinco fincas y 30 vehículos

Además de las 29 detenciones han sido intervenidas cinco fincas y unos 30 vehículos. La investigación sigue abierta gracias a la documentación incautada ayer por los funcionarios, y no se descartan nuevas detenciones de otros implicados en un futuro.

Los detenidos están acusados de un presunto delito fiscal (se superan los 90.000 euros por impuesto y año), falsedad en documento mercantil y alzamiento de bienes.

La operación se desarrolló de forma sorpresiva en la mañana de ayer, «en una rápida maniobra coordinada desde la Brigada Móvil de Aduanas de la Agencia en Andalucía».

Ruiz Gallud señaló ayer que el sistema de fraude de la trama descubierta en Sevilla es similar al ocurrido hace unos años en Cataluña, basado también en la emisión de facturas falsas para evadir al fisco.

Fuente: El Mundo
08.10.03

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es