Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves 11 de septiembre de 2003


Bin Laden reaparece en un nuevo vídeo y vuelve a amenazar a EE. UU

El líder de Al Qaeda volvió a demostrar que conoce los mecanismos mediáticos y ayer logró que la CNN interrumpiera su programación para reproducir el vídeo

 

Osama bin Laden eligió el momento que más daño podía hacer a la Casa Blanca para reaparecer como un fantasma. La cadena de televisión Al Yazira emitió ayer, víspera del segundo aniversario de los atentados más devastadores sufridos por Estados Unindos en toda su historia, un supuesto nuevo vídeo de su «cerebro».

Acompañado de su mano derecha, Ayman al Zawaheri, y caminando por la ladera de una montaña, Bin Laden parece en buen estado de salud. En una grabación que acompaña el vídeo, una voz que dice ser la de Al Zawaheri pide a los iraquíes que hagan de su país una tumba para los estadounidenses. La súbita aparición de Bin Laden enturbió la decisión del Gobierno de George W. Bush de recordar de la manera más discreta posible el 11 de septiembre de 2001.

El líder de Al Qaeda volvió a demostrar que conoce a la perfección los mecanismos mediáticos de la primera potencia mundial y ayer logró que cadenas como la CNN interrumpieran su programación para reproducir el vídeo cuajado de amenazas y llamaran a sus expertos de guardia para tratar de dilucidar si eran imágenes antiguas o recientes, dónde habían sido grabadas y si la figura y la voz correspondían, respectivamente, a los enemigos números 1 y 2 de la primera potencia mundial.

Como si quisiera recordarle al presidente estadounidense, George W. Bush, que fue Al Qaeda y no el régimen de Sadam Husein, quien organizó los devastadores atentados de hace dos años, el lugarteniente de Bin Laden pidió a los luchadores islámicos y a la resistencia iraquí que entierren al Ejército invasor.

Al igual que buena parte del país, casi todas las cadenas de televisión estadounidenses decidieron reducir los programas conmemorativos al máximo, a diferencia del año pasado, cuando optaron por no emitir anuncios durante buena parte de la jornada y ofrecer extensa cobertura de los funerales. Pero la sombría reaparición de Bin Laden y la nueva tanda de amenzas dejó en entredicho la opción gubernamental de que esta vez el luto por el 11 de septiembre tuviera un carácter más íntimo y reservado que hace un año.

Mirar adelante

Según la Casa Blanca, el motivo era tratar de mirar adelante, de no remover las heridas y al mismo tiempo de respetar el dolor de las familias de las víctimas. Según sus críticos, el Ejecutivo trata de evitar que no salga a relucir el fracaso en la operación de búsqueda y captura de Bin Laden y los desastres de la posguerra iraquí.

También a diferencia del año pasado, en que el presidente tomó parte en ceremonias de duelo en Nueva York, el Pentágono y el campo de Pensylvania donde se estrelló el avión que se cree tenía como objetivo la Casa Blanca o el Congreso, Bush se limitará a participar en un sencillo acto en la capilla del complejo presidencial y en el momento de silencio de las 8.46, cuando el primer avión se empotró contra el Centro Mundial de Comercio y empezó la pesadilla. Por la tarde visitará a soldados heridos en la campaña iraquí. Prueba de que el tono vital y político ha cambiado lo indecible en el último año es que el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, pidió ayer al vicepresidente que no acudiera a los actos previstos en la zona cero, donde niños vinculados a los que perecieron en las Torres Gemelas leerán los nombres de todas las víctimas e interpretarán música. El alcalde esgrimió el argumento de que el séquito de seguridad de Dick Cheney podría perturbar el recogimiento y resultar «inconveniente». La oficina del vicepresidente aceptó la propuesta de limitar su presencia en Nueva York al homenaje a los muertos de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, que se celebrará por la tarde y será un acto mucho menos visible y restringido.

El temor a un abucheo público por parte de familiares de las víctimas y allegados, descontentos con la deriva de la persecucion de Bin Laden a la guerra en Irak, la especulación inmobiliaria que pugna en la reconstrucción de la zona cero y la politica de indeminizaciones, hicieron que el vicepresidente haya aceptado reducir a casi lo invisble su presencia en Manhattan.

 

Fuente: ABC
11.09.03

* Pulse aquí para ver el especial 2º aniversario 11S

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es