Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Miércoles 17 de septiembre de 2003


Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno

Un incidente radiactivo obliga a parar una de las mayores acerías de España

El dispositivo de control detectó cesio 137 en un camión que salía de ACB, en Sestao

La siderúrgica vasca ACB (Acería Compacta de Bizkaia) tuvo que parar su producción a mediodía de ayer al detectarse material radiactivo en un camión que salía de la factoría, ubicada en Sestao (Vizcaya). Los primeros análisis indican que se trata de cesio 137 y que no ha habido "repercusiones radiológicas" en los trabajadores, en la población, en el medio ambiente o en los productos que elabora ACB, según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), uno de cuyos inspectores se desplazó ayer mismo a Sestao para participar en la investigación. La factoría siderúrgica es la heredera de los clausurados Altos Hornos de Vizcaya, la mayor empresa de Euskadi hasta su cierre en los años noventa. Es la primera vez en sus siete años de existencia que debe paralizar su actividad por un problema de este tipo. ACB forma parte del grupo Arcelor, primer productor mundial de acero, y produce casi un millón de toneladas anuales, lo que la convierte en una de las mayores de España.

El CSN fue informado del incidente, descubierto a mediodía, por la propia empresa vizcaína en cumplimiento del protocolo de colaboración sobre la vigilancia radiológica de los materiales metálicos. El pórtico de control, uno de los mecanismos instalados para descubrir la radiactividad, advirtió de los niveles altos en un camión que abandonaba la fábrica. El vehículo fue inmediatamente aislado y, al analizar una muestra del polvo de acería, se detectó el cesio 137. Los posteriores análisis constataron tasas altas de radiactividad en el silo de almacenaje de depuración de los humos de la factoría, lo que indica que la fuente contaminante de cesio fue fundida en el horno.

ACB tiene contratadas dos empresas especializadas para controlar posibles incidentes radiactivos, cuyos representantes acudieron a la factoría. "Son unos peritos que se suelen encargar de certificar periódicamente el funcionamiento", comunicó un portavoz de ACB. Una de estas dos empresas es Proinsa, que también trabaja para el Consejo de Seguridad Nuclear. Un inspector de seguridad del CSN llegó a Sestao a media tarde de ayer y hoy se incorporará otro inspector del organismo, junto a personal de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).

La primera labor que realizarán será la caracterización de todas las máquinas de la planta siderúrgica para comprobar si existen niveles de radiactividad. Si esta opción se descarta y sólo se encuentra en el silo de almacenaje de la depuración de humos, ACB podrá reanudar la actividad prácticamente de inmediato. En caso contrario, habría que descontaminar las máquinas, un proceso que puede durar días.

La empresa siderúrgica mantiene cuatro sistemas de control de radiactividad. Además del que detectó el incidente ayer, existe un segundo en cada grúa del parque de chatarra, otro al introducir los materiales para su fundición y otro más una vez acabada esta fase de la producción, según informó el portavoz de la planta.

El turno de la mañana

La paralización de la actividad afectó al final del turno de la mañana, puesto que para el mediodía ya se hallaba sin funcionar, y a todo el de la tarde. La empresa se encontraba a la espera de la investigación de los técnicos y desconocía al cierre de esta edición cuándo podría retomar su actividad.

La ACB empezó a funcionar en 1996. Supuso una inversión de 330 millones de euros para una producción anual de 870.000 toneladas de acero. Con un plantilla de 413 trabajadores, se encuentra culminando una ampliación de la actividad hasta los 1,8 millones de toneladas al año, lo que supondrá una inversión de 160 millones de euros más. La dirección ha llegado hace dos semanas a un acuerdo con los trabajadores para un expediente de regulación que paralizará la producción entre el 24 de noviembre y el 31 de diciembre próximos.

El último incidente radiactivo en un acería ocurrió en Siderúrgica Sevillana, en diciembre de 2001, que no detectó una carga de cesio 137 y la fundió en sus hornos. La empresa tardó cinco días en avisar al CSN.

 

Fuente: El País
16.09.03

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es