- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves, 16 de diciembre de 2004


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

España se dota de misiles "Patriot" para proteger el Estrecho y apoyar a la OTAN

El Consejo de Ministros autorizó el viernes la compra a Alemania de una batería defensiva antiaérea de 'segunda mano' por 100 millones de euros, la mitad de su precio de mercado

 

Los grupos terroristas pueden hacerse cada vez más fácilmente con misiles de largo alcance y España se va a dotar, por primera vez, de un sistema de defensa contra este tipo de posibles agresiones. El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes la adquisición de una batería de misiles Patriot de segunda mano a Alemania con un presupuesto inicial de 100 millones de euros, la mitad de su precio actual en el mercado.

El Ministerio de Defensa prevé situar la batería, con capacidad de lanzamiento de, al menos, 64 misiles antiaéreos, en manos del Regimiento de Artillería número 74, con instalaciones en las provincias de Sevilla y Cádiz. La batería estará acuartelada, por tanto, en una zona próxima a las costas de Marruecos. Fuentes del Ministerio de Defensa recalcaron que las relaciones con Marruecos son excelentes y restaron importancia a la situación geográfica de la batería, que no será permanente. Además, señalaron que los Patriot son misiles «puramente defensivos».

Con la adquisición de la batería, España se convierte en el cuarto país de la Unión Europea que posee esta tecnología, de origen estadounidense. Sólo Alemania, Grecia y Holanda disponen de ella, hasta ahora.

Gráfico: El Mundo

La batería adquirida a Alemania cuenta con un radar AN/MPQ53, capaz de detectar la llegada de una aeronave enemiga o un misil terrorista contra territorio español a 150 kilómetros de distancia. Una vez que el radar da la alerta, podrán entrar en acción los misiles PAC-2 Plus (Patriot Advanced Capability) que pueden interceptar el misil a 80 kilómetros de distancia y a una altura superior a los 20.000 metros, según las fuentes consultadas. No asegura la defensa aérea de España frente a misiles balísticos, pero es un primer paso importante.

El Regimiento de Artillería número 74 que mantendrá la batería es el especialista del Ejército de Tierra en misiles de media altura. Las fuentes consultadas insistieron en que el hecho de se encuentre en Andalucía no quiere decir que la batería vaya a estar emplazada permanentemente allí.

Compromiso de Praga

No consta la existencia de misiles balísticos en Marruecos -se teme más el arsenal de Libia o Argelia- pero el problema es lo asequible que resulta para cualquier grupo terrorista la tecnología para conseguirlos. La batería no sólo podrá ser desplegada tácticamente en cualquier punto de España para maniobras, sino que será transportada ocasionalmente al exterior para misiones en que la OTAN necesite este tipo de aportación española. Alemania ya desplazó el pasado año a Turquía baterías Patriot para defender su territorio de eventuales ataques de Sadam Husein.

El Gobierno y el Ministerio de Defensa, poco interesados en dar publicidad a los programas de armamento que están impulsando -especialmente si pueden causar extrañeza a los vecinos del sur-, saldaron la difusión del acuerdo del pasado viernes del Consejo de Ministros con una breve nota informativa al término de la reunión.

En ella, se asegura que «responde este contrato al compromiso adquirido por el Gobierno de España en la Cumbre de Praga para obtener capacidad contra los misiles balísticos, puesto que la aparición de éstos se ha convertido en una de las principales y nuevas amenazas para los países».

En aquella cumbre de la OTAN en la capital checa, el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, aceptó reforzar las capacidades militares de España para colaborar con la defensa aliada. Y, entre ellas, contar con mejores misiles antiaéreos que los actuales Hawk desplegados principalmente en la costa andaluza. Alemania ofreció entonces al ex ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, sus baterías Patriot sobrantes y comenzó la negociación, que ha sido concluida por su sucesor, José Bono, que ha continuado y formalizado el programa.

Según ha declarado el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, José Antonio García González, contar con los Patriot «es importantísimo, porque por primera vez tendremos en nuestras fuerzas antiaéreas una capacidad antimisil, que no tenemos». García González ha pedido al Gobierno contar con una segunda batería, para lo existe una opción de compra con Alemania. «No es tanto tener una batería, que no es mucho, sino la cultura que supone para el Ejército contar con especialistas para una de las actividades esenciales de las operaciones militares modernas», resalta un experto consultado. Sólo con la que se va a adquirir ahora, el arsenal de misiles antiaéreos de España aumentará en un 50%. Y la mejora no es sólo en cantidad. El radio de acción del sistema de misiles Hawk es muy inferior en distancia al de los Patriot, que no sólo está previsto para abatir distintos misiles a la vez, sino escuadrillas completas de cazabombarderos.

Fallos en Irak

Según un informe del Real Instituto Elcano, el «alcance, precisión y letalidad de los Patriot es adecuado para destruir, con efectividad, misiles con cabezas convencionales, biológicas, químicas e incluso nucleares. El misil Patriot puede interceptar y destruir a elevadas altitudes y se puede utilizar a pesar de la existencia de contramedidas electrónicas», sostiene el informe.

El sistema se hizo famoso en la I Guerra del Golfo Pérsico para interceptar los misiles iraquíes Scuds. Aunque, según resalta el informe, registró importantes fallos en su primer gran bautismo de fuego. «Su cabeza de fragmentación fue diseñada para detonar cerca del blanco, esperando que la metralla producida por la explosión a tan alta velocidad destruyera el receptáculo que transportaba la cabeza o su sistema de guía. Desafortunadamente, este método se mostró inadecuado en algunos casos permitiendo que trozos del Scud alcanzaran su blanco». El grupo fabricante Raytheon ha ofrecido al Ministerio de Defensa equipar la batería alemana con un sistema más moderno, que permite golpear al blanco en vuelo permitiendo a su cabeza detonar internamente. Es el nuevo sistema PAC-3 de los Patriot utilizado por EEUU el pasado año en Irak.

Un misil antimisil

La palabra misil engloba genéricamente muchos tipos de proyectiles que pueden ser lanzados desde plataformas de armas que ruedan, flotan o vuelan. El Patriot es un misil tierra-aire que se lanza desde una plataforma terrestre móvil adjunta a un centro de control de las mismas características rodantes de desplazamiento. Diversos vehículos, pues, para un sistema integrado de detección e interceptación. Si bien, como sistema de defensa aérea, puede ser utilizado contra todo lo que vuela, se trata básicamente de un misil antimisil.

Fabricado por Raytheon y Lockheed Martin, aunque con otras empresas como la misma Boeing en la facturación de distintos componentes saltó a la popularidad cuando, en 1991, fue desplegado en Israel y Arabia Saudí para interceptar con distinta fortuna los Scud iraquíes. Desde entonces, aunque básicamente sigue siendo el mismo y permanece en servicio en sus primeras versiones, ha experimentado mejoras en el sistema entero.

El modelo original es guiado por el mencionado centro de control durante la fase inicial y mediana del vuelo. En la fase final, el propio misil, que posee un radio de acción de 70 km. y es capaz de ascender a 24, adquiere el objetivo y transmite los datos al control para los cálculos últimos de aproximación e impacto. El radar del centro puede localizar y discriminar, en números redondos, unos 100 blancos a una distancia de 100 kms.Una vez elegido el blanco, el misil necesita un mínimo de nueve segundos para armarse. Aunque su tiempo máximo de vuelo es de tres minutos y medio, dispone de margen para hacer en ellos muchas cosas, porque a los pocos metros de abandonar el lanzador ya se convierte en un objeto supersónico.

El modelo más moderno es el conocido como PAC-3 (siglas de Patriot Advanced Capability) y fue desplegado por el Ejército de Estados Unidos durante la operación Iraqi Freedom en los meses de marzo y abril de 2003. Frente a sus hermanos más antiguos, presenta un tamaño más reducido (5,3 metros de largo y 25 cm. de diámetro), un menor peso (312 kilos), una más pequeña aunque más potente cabeza explosiva (73 kilos) y una velocidad ligeramente mayor (Mach 5, entre 5.500 y 6.000 kms. por hora). Con un alcance más corto pero también más efectivo de 15 kms. de altura, se trata de un misil supersónico tierra-aire de largo alcance y altitud media-alta. Aparte de España y, naturalmente, Estados Unidos, su cuna, un reducido número de países lo ha adquirido en sus diferentes modelos o tiene entabladas negociaciones para incorporarlo a su defensa aérea: Israel, Alemania, Grecia, Japón, Kuwait, Holanda, Arabia Saudí, Taiwan y Egipto.

 

Fuente: El Mundo
12.12.04

Noticias relacionadas:

* La Armada pide permiso a Estados Unidos para comprar 60 misiles 'Tomahawk' (21.09.04)
* Defensa compromete 20.500 millones de euros en nuevas armas (15.10.03)
*
El nuevo avión del Ejército lanzará misiles a 500 kilómetros (13.10.03)
* Entrevista: Fernando Díez Moreno, secretario de estado de defensa (08.10.03)
* Defensa invertirá 300 millones en construir el 'Pentágono' español (25.09.03)
* Entrevista: Federico Trillo-Figueroa, Ministro de Defensa (22.09.03)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es