- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes, 27 de diciembre de 2004


Gestión y Protección del Conocimiento

Un juez condena a Carrefour por plagiar productos de Louis Vuitton

La cadena de supermercados tendrá que pagar 1.200 euros al día a Louis Vuitton, hasta que retire unos neceseres de aseo con la marca ‘Damero’, propiedad de la firma de lujo francesa.

 

Carrefour ha perdido otra batalla contra las marcas especializadas en el mercado del lujo. Tras verse obligado a retirar de sus estanterías los cosméticos de Clarins, tal y como adelantó EXPANSIÓN el pasado sábado, la cadena de hipermercados tendrá que dejar de vender también neceseres de aseo, que, según un juzgado de San Sebastián, imitan a los productos de Louis Vuitton Malletier (LVM), la firma francesa de productos de lujo. Esta compañía está integrada en el grupo LVMH, propietario también de marcas de prestigio como Loewe, Celine o Moët Chandon.

LVM interpuso una demanda civil contra Carrefour y Creaciones Jugavi, encargada de la fabricación e importación de los neceseres, por plagiar los artículos que vende bajo la marca Damero e incurrir en competencia desleal. LVM encargó la defensa de sus productos al bufete de abogados Orlando Asesores, con el que trabaja habitualmente en materia de falsificaciones.

Sentencia

El juzgado de Primera Instancia número 17 de Masdrid ha condenado a Carrefour a “cesar en la distribución y comercialización de los neceseres y a retirar y destruir a su costa todo producto o elemento en que se haya plasmado el uso de la marca Damero”.

Los complementos Damero combinan estampados, con una sucesión de cuadros de color marrón oscuro y claro. La sentencia reconoce que Carrefour ha vulnerado el derecho sobre la marca de Louis Vuitton, que tiene registrada la propiedad de la misma. La firma de lujo francesa diseñó los estampados característicos Damero en 1888.

El juzgado entiende que la comercialización de los neceseres en los hipermercados de Carrefour es un acto de competencia desleal y causa un perjuicio a la imagen y el prestigio del que goza Louis Vuitton “al venderse muchos productos de inferior calidad y bajo precio, aprovechándose del esfuerzo comercial y las inversiones realizadas por Louis Vuitton”. La oficina de Louis Vuitton en España se muestra satisfecha con la sentencia. “España es uno de los países europeos que más se preocupa por las falsificaciones, un cáncer para todas las compañías con marcas renombradas o de lujo”, explican fuentes de la firma en España.

Carrefour y Jugavi han recurrido la decisión del juzgado de primera instancia ante la Audiencia Provincial de Madrid, invocando al principio de la libertad de comercio e iniciativa empresarial. La cadena alega que ha actuado de buena fe. La sentencia obliga a Carrefour ha pagar 1.200 euros al día hasta que retire los productos, extremo también recurrido por el grupo.

El problema de las marcas de lujo a bajo precio

El problema del control de las redes de distribución por las marcas de lujo ha adquirido unas dimensiones inusitadas en los últimos años. Amparados en la legalidad del comercio paralelo, las grandes cadenas de distribución no han encontrado barreras para la importación de productos a bajo coste que después comercializan más barato.

Esta situación se ha convertido en un serio problema para las marcas que viven del prestigio y la imagen de lujo de sus artículos y que, precisamente por ello, necesitan de una distribución más reducida para seguir manteniendo este estatus. Empreasas como Yves Saint-Laurent, Loewe o Christian Dior han llevado a los tribunales a la gran distribución a causa del trato que reciben los productos en sus tiendas. Hace dos años, Christian Dior logró, por primera vez el respaldo judicial, frente a Makro, una cadena de tiendas para mayoristas, por el trato que recibían sus artículos.

“El problema no sólo está en las grandes superficies, sino en puertos y almacenes de abastecimiento”, explican en Louis Vuitton. Según la firma de lujo francesa, “se trata de un problema cada vez más acusado en los países mediterraneos, como Marruecos, España e Italia”

Cronología

Julio de 2002: Louis Vuitton interpone una demanda por falsificación contra Carrefour y Creaciones Jugavi.

Carrefour y Creaciones Jugavi estaban acusadas de comercializar neceseres de baño con la marca ‘Damero’, propiedad de Louis Vuitton.

2004: El Juzgado de Primera Instancia 17 de Madrid condena a Carrefour y Creaciones Jugavi a cesar en la venta de productos. Carrefour ha recurrido.

Fuente: Expansión
23.12.04

Noticias relacionadas:

* Entrevista: Yves Carcelle, Presidente de Louis Vuitton (28.10.04)
*
El lujo francés se rebela contra las falsificaciones (16.06.04)
* El paraíso de la copia se extiende (01.06.04)
* Las redes de pirateo en DVD imitan el «modus operandi» de los narcotraficantes (21.04.04)
* Las discográficas españolas no se unen a las demandas contra la piratería (15.04.04)
* Microsoft, tras el negocio de los derechos de autor (13.05.04)
* Agatha Ruiz de la Prada denuncia la falsificación de sus creaciones (02.02.04)
* Los derechos de autor de Dalí comenzarán a dar beneficios a la fundación este año (29.01.04)
* La importación de falsificaciones afecta al 27% de las empresas industriales españolas (06.08)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es