- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes, 2 de agosto de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio

Casi 300 personas mueren abrasadas en el incendio de un centro comercial en Paraguay

La policía asegura que los propietarios ordenaron cerrar las puertas para evitar saqueos

 

Más de dos centenares de personas murieron abrasadas ayer al incendiarse un concurrido centro comercial en Asunción, capital de Paraguay. El jefe de la Policía Nacional afirmó que el número de víctimas ascendía a 236, mientras los bomberos continuaban sacando anoche cadáveres del recinto. Un portavoz policial dijo que el incendio comenzó en el lugar reservado a los restaurantes, cerca de las cocinas. Los testigos aseguran que estalló al menos una bombona de gas, aunque oficialmente no se ha establecido la causa de la tragedia. El local no contaba con salidas de emergencia, según la Policía Nacional, cuyo portavoz informó de que los propietarios ordenaron cerrar las puertas para evitar saqueos.

 

Mapa: El País

 

El incendio en el supermercado de la importante cadena nacional Ikuá Bolaños comenzó poco antes del mediodía (tres horas más en la España peninsular), cuando el lugar se encontraba repleto de familias que se encontraban haciendo las compras de la semana o almorzando en el restaurante. La tragedia hubiese dejado menos víctimas si la desorganización y la incompetencia no hubiesen jugado en contra.

El moderno edificio sobre la avenida José General Gervasio Artigas, que circunvala Asunción y está ubicado en el barrio de Trinidad, no estaba preparado para un siniestro de las proporciones que se vivieron ayer. Los guardias de seguridad, posiblemente siguiendo las instrucciones de los propietarios para evitar saqueos en medio de la confusión, cerraron todos los portones de acceso, según informó el portavoz de la Policía Nacional, Santiago Velasco. Esto causó pánico y la gente se agolpó en las salidas. Algunas personas y familiares que se encontraban en el exterior del edificio empezaron a romper las gruesas paredes de vidrio con piedras y palos para dejar salir a la gente.

Al cierre de esta edición no se conocían oficialmente las causas de la tragedia, pero algunos testigos aseguraron que "una garrafa [bombona] de gas propano explotó en el patio de comidas [restaurante]" produciendo una serie de explosiones e incendios. Los bomberos y la policía respondieron rápidamente, pero nuevamente la confusión y la mala organización jugaron en contra. La única boca de salida de agua para los bomberos tardó una hora y media en funcionar. Los bomberos limpiaban y daban agua a los heridos en recipientes de plástico. A las ambulancias, que no dieron abasto, se sumaron las camionetas de la policía, que trasladaron a los heridos y algunos cuerpos a los hospitales de la zona.Foto: El País

Los bomberos improvisaron una morgue en un club nocturno aledaño donde pronto se apilaron los cadáveres. Horas más tarde, el Ministerio Público habilitó otras morgues en la parroquia de la Trinidad y en el Comando del Ejército, donde fueron trasladados los cuerpos, muchos de ellos de niños que no fueron reconocidos por sus familiares. Una de las escenas más desgarradoras fue la de tres niños que quedaron atrapados en un vehículo dentro del estacionamiento, y que murieron abrazados. Sus padres los habían dejado allí mientras hacían alguna compra.

El presidente de la república, Nicanor Duarte Frutos, llegó al lugar durante las primeras horas del incendio y estuvo coordinando las operaciones del rescate, así como también el ministro de Defensa y el ministro de Salud. A última hora de la tarde en Asunción ya se habían contabilizado al menos 236 muertos y unos 500 heridos. Varios sanatorios privados también abrieron sus puertas para recibir a los afectados, muchos de ellos por haber inhalado dióxido de carbono.

Riesgo de derrumbe

Foto: El PaísHoras después de iniciado el fuego, el Ministerio de Defensa envió a un contingente de soldados para despejar el área. La zona continúaba siendo peligrosa, a pesar de que el incendio fue controlado, pues el edificio corría el riesgo de derrumbarse, lo mismo que una enorme antena que se encuentra en su techo. Además, se podrían producir más explosiones, según advirtieron los constructores del edificio, ya que en su interior había varias bombonas de gas que estaban causando nuevos estallidos.

Mucha gente llamó a los medios de comunicación ofreciendo donaciones y llovieron las peticiones de jeringuillas, respiradores y medicamentos. Avanzada ya la tarde, el fiscal Edgar Sánchez confirmó que se había ordenado el arresto de los propietarios del supermercado, Juan Pío Paiva y Daniel Paiva, por supuesta responsabilidad en el accidente.

El Gobierno paraguayo declaró duelo oficial por tres días. Los Gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay ofrecieron donaciones y sus condolencias.

"Gente irreconocible"

"Todavía están sacando cuerpos del supermercado, pero el lugar está muy oscuro y hay fugas de gas que hacen el trabajo muy peligroso", dijo una vez atajado el incendio el jefe de la policía, Humberto Núñez. En una discoteca, situada en frente del supermercado, se acumulaban los cuerpos quemados.

"Hay mucha gente irreconocible para la identificación y me han asegurado que había funcionarios de Naciones Unidas que se encontraban en el lugar", dijo Núñez, quien añadió que la identificación de los cadáveres llevará tiempo. La tragedia pudo ser aún más grave porque en las cercanías del establecimiento se halla una estación de servicio.

Las escenas de desesperación también fueron frecuentes. Una mujer buscaba a su hijo de 14 años. "Necesito información sobre mi hijo. No está en ninguno de los hospitales con los que he contactado", aseguraba muy nerviosa.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español informó a primera hora de la madrugada de hoy de que no se tiene constancia de que ningún ciudadano español haya sido víctima del siniestro. El Gobierno ha ofrecido al Ejecutivo de Paraguay toda la ayuda necesaria para paliar las consecuencias del incendio y ha abierto una línea telefónica para atender a los españoles que cuenten con familiares en Asunción.

 

Aumentan a 296 los fallecidos en el incendio del centro comercial de Paraguay

El portavoz de la policía afirma que el local no tenía salidas del emergencia y que sus responsables ordenaron cerrar las puertas para evitar el saqueo

En un nuevo balance la policía paraguaya ha elevado a 296 el número de fallecidos en el incendio que se registró ayer en un centro comercial de la capital del país, Asunción, sobre las 11.30 hora local (17.30 hora peninsular española). Además, hay al menos dos centenares de heridos en la que se ha convertido en la mayor tragedia civil que ha vivido el país suramericano.
El Gobierno español, por medio de su embajador en Asunción, Eduardo de Quesada, ha ofrecido a las autoridades paraguayas la ayuda sanitaria que considere necesaria y ha señalado que, por el momento, no tiene noticias de que haya españoles entre los fallecidos.

El dueño del supermercado, Juan Pío Paiva, está detenido y será acusado de homicidio culposo, ha declarado en una conferencia de prensa Edgar Sánchez, el fiscal que investiga la mayor tragedia civil que ha sufrido el país suramericano. Sánchez ha confirmado el fallecimiento de 283 personas, pero ha puntualizado que, al menos, quedan todavía 30 cadáveres en el interior del centro Ikuá Bolaños, donde los bomberos prosiguen con las tareas de recuperación de los cuerpos.

El portavoz del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, Roque González, ha confirmado que las puertas del edificio estaban cerradas cuando los bomberos llegaron al local. Además, ha relatado que personal de seguridad del supermercado disparó contra un bombero cuando éste intentó abrir la entrada principal. "La mayoría de la gente ha fallecido por inhalación de gas tóxico y la quemadura, en la mayoría de los casos, fue posterior, y si hubieran podido salir no habríamos llegado a esta desgracia", ha afirmado Hugo Onieva, capitán de los bomberos.

Por su parte, el portavoz de la Policía Nacional, Santiago Velasco, ha explicado que, de acuerdo con la información de que disponen, se produjeron dos explosiones y el incendio se originó en el lugar reservado a los restaurantes, cerca de las cocinas del local, aunque aún no se han podido determinar las causas. Presumiblemente, las explosiones han sido originadas por un escape de gas. Velasco ha acusado a los responsables del centro de ordenar el cierre de las puertas de acceso para evitar el saqueo del hipermercado que se encuentra dentro del centro comercial. Sin embargo, la gerencia del local ha desmentido categoricamente esta versión de los hechos.

Sin salidas de emergencia

El portavoz policial ha confirmado además que el centro no dispone de salidas del emergencia y que varias personas han tenido que romper los cristales del local para poder escapar del incendio. Alrededor de mil policías trabajan en las inmediaciones del centro comercial, adonde se han acercado los responsables de los Ministerios de Salud e Interior y el propio presidente paraguayo, Nicanor Duarte.

Fuente: El País
02.08.04

Noticias relacionadas:

* Experto: Arde Madrid (20.07.04)
*
Incendio en Madrid La subestación eléctrica que provocó el incendio en Madrid, seguirá ardiendo hasta que se consuma el aceite (19.07.04)
* Incendio en Madrid Controlado el incendio originado en una subestación eléctrica de Madrid (16.07.04)
* Incendio en Madrid Se derrumba el edificio colindante a la subestación eléctrica en llamas de Madrid (Actualizado a las 16:36 - 15.07.04)
* Incendio en Madrid Un aparatoso incendio en una subestación eléctrica colapsa el centro de Madrid (Actualizado 15:15 - 15.07.04)
* Galerías subterráneas de Madrid... ¿Foco de futuros apagones?
(05.07.04)

* Experto: Galerías subterráneas de Madrid... ¿Foco de futuros apagones? (05.07.04)
* Experto: Planes de Autoprotección (20.05.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es