- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes 12 de enero de 2004


Dirección y Gestión de la
Seguridad Global

La industria se enfrenta a mayores gastos en seguridad por los atentados

El Gobierno británico avisa de que, en los próximos años, la cancelación de vuelos será habitual y los pasajeros se tendrán que acostumbrar a los controles de policía.

 

El mundo de los negocios, especialmente la industria de la aviación, se enfrenta “durante los años venideros” a crecientes gastos de seguridad ante el temor de varios gobiernos, encabezados por Estados Unidos y Reino Unido, a que Al Qaeda prepara otro gran atentado, según previno ayer el Gobierno británico.

El secretario de Estado de Transporte británico, Alistair Darling, explicó a la radio pública: “Durante los años venideros, vamos a vivir una época en la que nos mantendremos en un estado de intensa alerta. En algunos momentos, ésta será severa”. El aviso llega justo cuando la industria de la aviación levanta cabeza tras las pérdidas provocadas por el descenso de pasajeros tras los atentados del 11 de septiembre.

“Nos tenemos que acostumbrar a una mayor seguridad en los aeropuertos. En algunos momentos, [ese aumento de la seguridad] será evidente; en otros será desaparcibido”, añadió Darling, quien aseguró que en el futuro será usual las cancelaciones de vuelos.

Anulaciones

La advertencia se produce después de que las pasadas navidades se anulasen varios vuelos ante el temor de Washington de que los terroristas los iban a atacar.

La semana pasada, un vuelo de EasyJet entre Madrid y Londres abortó su despegue cuando un pasajero hizo referencias al “fin del mundo”. El avión regresó a la terminal del aeropuerto de Barajas, donde la Guardia Civil detuvo al pasajero, al que se le confiscaron dos navajas.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, viaja esta semana a Washington para discutir la presencia de policías en los vuelos de operados por Iberia con destino a Estados Unidos. Las aerolíneas quieren que los gobiernos asuman el gasto extra que supondrá esa seguridad.

El mercado ha comenzado a descontar esos costos; las acciones de British Airways bajaron un 2,13% el viernes, tras la suspensión de varios de sus vuelos.

Ayer, de nuevo, el vuelo de British Airways BA223, que une Londres con Washington, fue retrasado por “motivos de seguridad”, después de que el mismo vuelo fuese suspendido dos días seguidos siguiendo “el consejo del gobierno británico”.

La prensa británica especula con la existencia de una célula de Al Qaeda, cuyos integrantes podrían poseer pasaportes británicos o de otro país de la UE, en Reino Unido. El gobierno británico guarda silencio al respecto. The Sunday Telegraph aseguraba ayer, citando una fuente de la comunidad de inteligencia, que el temor es que los terroristas trate de volar el avión justo sobre una gran ciudad estadounidense.

British Airways, según el dominical The Observer, se plantea no operar ninguno de sus vuelos sobre los que tenga dudas de seguridad. Una nota interna de la aerolínea dice, según el periódico: “Si existe información sobre seguridad sobre un vuelo particular que nos causa preocupación, entonces no operaremos ese vuelo. Esa será nuestra política sin tener en cuenta si el gobierno puede o no desplegar policías en los vuelos”.

British Airways no sólo teme el impacto en imagen de la medida, sino el alto coste de los nuevos agentes.

Los acontecimientos de este fin de semana en el aeropuerto londinense de Heathrow, cuando los vuelos de British Airways (BA) a Washintong se retrasaron durente dos días completos, son un serio recordatorio de la continuada amenaza terrorista. Pero también son algo más: son un recordatorio del alto coste de la seguridad. Tener parado a un avión en el asfalto durante días es muy caro.

Y el retraso de los vuelos no son el único dolor de cabeza que aqueja a BA. también están los planes del Gobierno británico para meter policías armados en determinadas rutas. El Ministerio de Transportes no ha concretado todavía como funcionaran en la práctica, pero cada vez esta más claro que habrá que meter policías en algunos vuelos con destino a EEUU, por la insistencia de Washintong. Por su condición de importante operador trasatlántico, BA se vera afectada por esta medida, tanto si le gusta como si no. La cuestión es quien tendrá que pagar la factura.

El sistema estadounidense de policías del aire cuesta unos 600 millones de dólares al año, incluyendo formación, vuelos, hoteles, gastos corrientes y gastos generales. No es fácil estimar cuanto costaran los policías ingleses. Pero mientras el coste en EEUU lo sufraga el Estado, el problema de la líneas aéreas británicas es que probablemente tendrán que pagar ellas mismas todo menos la formación de los policías.

Si finalmente es esto lo que sucede, será un doloroso para las bofetadas para BA, porque no solo subirán sus costes, sino que la publicidad negativa sobre la amenaza terrorista hará que disminuya el número de viajeros. No tiene nada de extraño, por consiguiente, que la compañía esté intensificando su plan de recorte de costes. A finales de mes esta dispuesta a anunciar nuevos recortes de costes por valor de más de 500 millones de libras. Necesita ajustar más los costes para hacer frente a la seguridad y meter 113 millones de libras en su fondo de pensiones. El año solo tiene unos días, pero BA ya espera que 2004 será el año de la recuperación y se muestren ligeramente optimistas.

Fuente: Expansión
05/01/2004
La Gaceta
06/01/2004

Noticias relacionadas:

* ¿Cómo ofrecer más seguridad al mismo precio? (17.09)
* Aumento de la demanda de directivos de seguridad en Estados Unidos (18.08)
* Análisis de inversiones en seguridad (30.05)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es