- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Jueves 8 de enero de 2004


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional

Gadafi reveló a EEUU información clave sobre Al Qaeda a cambio de su 'perdón'

Washington y Londres negociaron su acercamiento al líder libio con el presunto terrorista Musa Kousa

 

La metamorfosis de Muamar Gadafi, que le ha permitido pasar de odiado tirano a entusiasta aliado de Occidente, tuvo un alto precio tanto para el coronel libio como para los gobiernos Tony Blair y George W. Bush.

Según publicaba ayer el influyente matutino dominical The Observer, las administraciones de los primeros mandatarios del Reino Unido y Estados Unidos debieron negociar durante dos años con un oscuro personaje cercano a Gadafi y estrechamente ligado a acciones terroristas, con el fin de obtener información clave sobre los movimientos de Al Qaeda y otras organizaciones afines.

Musa Kousa, un allegado al Gobierno libio acusado de apoyar al IRA y participar de diferentes atentados terroristas, fue el encargado de encabezar la misión secreta que su país envió a Londres poco después del 11-S.

Desde ese entonces, este ex-diplomático de facto mantendría intensas y frecuentes reuniones con representantes de Downing Street (la sede del Gobierno británico) y de la Casa Blanca. Su papel en la negociación ha sido clave y ha permitido el acercamiento del aislado régimen libio hacia Occidente a cambio de de datos cruciales sobre la organización que lidera Osama bin Laden.

Kousa, conocido también por el inquietante alias de El Enviado de la Muerte y antiguo enemigo del Reino Unido, había sido expulsado en 1980 de la misión diplomática de su país en esta capital por haber amenazado de muerte a disidentes del Gobierno de Libia.Por este mismo hecho, fue declarado persona no grata por el entonces subsecretario de Asuntos Exteriores, Ian Gilmour, en una decisión aprobarada por el Parlamento.

Un interlocutor válido

Ninguno de los antecedentes impidió que tanto Downing Street como los representantes de los servicios secretos MI5 y la misma CIA lo consideraran un interlocutor válido de un Gobierno que, en los próximos meses, Blair y Bush sumarían oficialmente a su nómina de aliados.

La euforia oficial de las autoridades británicas, desatada el viernes tras conocerse el anuncio de Gadafi de renunciar a sus planes de producir armas de destrucción masiva, buscó opacar el 15º aniversario del desastre ocurrido en la localidad escocesa de Lockerbie, que se cumplió ayer.

En ese atentado, cuya autoría fue reconocida por el líder libio a mediados de este año, murieron 270 personas que viajaban a bordo de un avión de pasajeros de la desaparecida línea aérea Pan Am.

Las culpas de ese trágico episodio serían lavadas en 2001 por Musa Kousa -quien también aparece entre los acusados de pergeñar aquella masacre- cuando el funcionario libio les facilitó a los británicos una lista de compatriotas sospechados de mantener vínculos con Bin Laden y con altos responsables de su organización

El caso Lockerbie sería resuelto entonces por Downing Street con la obtención de la promesa de Gadafi de admitir su culpabilidad e indemnizar a los familiares de las víctimas.

El acercamiento con Libia se profundizaría tras una serie de visitas a ese país por parte de funcionarios británicos y norteamericanos que en los últimos dos meses pudieron comprobar que las tareas de desarme prometidas en secreto (en una primera etapa) por Gadafi se estaban llevando a cabo.

Pero no todos vieron con buenos ojos esta reconciliación entre Gadafi y Occidente, con Estados Unidos a la cabeza. En abierto contraste a las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, Jack Straw, que tildó a Gadafi de «valiente estadista», el fundador del opositor Frente Nacional para la Liberación de Libia, Ashur Shamis, calificó de «espantoso» al acuerdo.

La oposición libia

«Los británicos y los norteamericanos decidieron ir a la guerra para desmantelar el régimen de Sadam Husein, pero ahora se muestran felices de cooperar con Gadafi, que no es menos tiránico y represivo (que el depuesto dictador iraquí)», protestó Shamis. El Gobierno de Libia ofreció una recompensa de 800.000 a cambio de la captura de este referente de la oposición.

El acuerdo con Gadafi y la rehabilitación de Musa Kousa, ha provocado también cierto malestar en el Gobierno francés. Nueve años después de que Kousa fuera declarado persona non grata en Londres, las autoridades de París incluyeron también a este colaborador de Gadafi en la lista de sospechosos por el atentado contra un avión de pasajeros DC 10 de la compañía UTA French Airlines cometido en 1989.

El ataque terrorista supuso el estallido del avión francés en Níger, causando 170 víctimas mortales.

Fuente: El Mundo
22/12/2003

Noticias relacionadas:

* Editorial: Temor a otro 11-S (29.12)
* «Task Force 121», el grupo creado por Bush para la captura (15.12)
* Al Qaida amenaza con un atentado que «aturdirá al mundo» (17.11)
* Alerta ante el temor de que Al Qaida estrelle aviones de carga (11.11)
* Osama bin Laden amenaza a España con represalias (20.10)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es