- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Lunes, 19 de julio de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

Seguridad
Corporativa y Protección del Patrimonio

La subestación eléctrica que provocó el incendio en Madrid, seguirá ardiendo hasta que se consuma el aceite

Una columna de humo blanco salía a primera hora de la tarde del sábado de la subestación eléctrica de Unión Fenosa situada en la calle de Almadén, 24.

 

Más de 48 horas después del inicio del incendio que llevó el caos y el miedo a Madrid, parte de los 68.000 litros de aceite que refrigeraban los cuatro transformadores de la instalación seguían ardiendo y los bomberos prevén que pueda seguir haciéndolo  posiblemente hasta el lunes. Mientras, los bomberos retiraron, en una delicada operación, 40.000 litros de aceite a alta temperatura de un gran depósito para evitar riesgos.

Las altas temperaturas y el riesgo de derrumbe del inmueble han impedido a los bomberos acceder al interior del transformador que sigue ardiendo en la subestación. "De momento, refrescamos las instalaciones con agua para tener controlado el punto de fuego, que está confinado en el interior del transformador", explicó un portavoz de Emergencias Madrid.

Los bomberos seguirán refrescando las instalaciones hasta que el fuego consuma todo el aceite y demás materiales combustibles, lo que sucederá previsiblemente a lo largo del fin de semana. "El lunes, si todo sigue según lo previsto, empezará el derribo del edificio", añadió.

El transformador en llamas
es el mayor y más nuevo de los cuatro que tenía la subestación y está en el interior de una caja cerrada de hormigón de dos por tres metros de superficie y seis de altura, según explicaron portavoces de Unión Fenosa y de Emergencias Madrid.

Ambos portavoces añadieron que los bomberos llevaron a cabo ayer la operación más delicada que quedaba por hacer: retirar del mayor depósito de los cuatro que tiene la subestación los 40.000 litros de aceite que contenía. "Este aceite estaba cerca del transformador que se sigue quemando y la operación era delicada porque estaba caliente. Pero era necesario retirarlo por dos motivos: para evitar riesgos y para iniciar lo más pronto posible las tareas de demolición del edificio", explicó David Vindel, portavoz técnico de Unión Fenosa.

La compañía y el Ayuntamiento de Madrid insisten en que la situación "está totalmente bajo control" y que sólo queda que el fuego se consuma por sí solo para retirar los equipos arrasados por las llamas y derribar la subestación. Mientras, el barrio trataba ayer de recuperar la normalidad poco a poco. Unión Fenosa ha instalado tres generadores autónomos, dos el mismo jueves y otro durante el día de ayer, para que todos los clientes de la zona reciban suministro eléctrico. La gasolinera situada en el paseo del Prado, a menos de 100 metros de las llamas, también abrió ayer, una vez fueron retiradas las dos grandes grúas, de 38 toneladas cada una, con las que Unión Fenosa recuperó parte de los equipos eléctricos consumidos por el fuego.

Los vecinos afectados esperaban con angustia volver a sus hogares. La mayoría de ellos, que residen en 60 de las 100 viviendas desalojadas -situadas en la calle de Almadén, 20, 21, 23, 24 y 27, y en la de Alameda, 22-, podrán hacerlo en los próximos días. "No entiendo por qué no nos dejan entrar ya", se quejó Carmen Sánchez, residente en el número 20 de la calle de Almadén. "Mi casa es de las que están más lejos de la subestación, pero la policía y los bomberos no nos dejan pasar. Hoy he podido entrar un momento y la casa está sucia y el olor es muy fuerte, pero no tiene ningún daño importante", explicó.

Desalojados por precaución

Fuentes municipales explicaron que estos seis inmuebles no sufren daños y que han sido desalojados por precaución y para mantener despejada la calle para los trabajos de los equipos de emergencias.

La situación es muy distinta para los 27 vecinos del número 26 de la calle de Almadén y el 6 de la calle del Cenicero. "Vamos a estar como mínimo un par de meses sin poder acceder a nuestras casas", avanzó Antonio Lobo, presidente de los vecinos del segundo inmueble.

"El lunes, cuando sea derribada la subestación, los técnicos tendrán que analizar los daños en la estructura del edificio", explicó Lobo. Los bomberos les informaron, tras realizar ayer las primeras catas, de que los dos inmuebles sufren daños, pero ahora hay que determinar su gravedad. "La cubierta del edificio resultó muy afectada por el fuego y los pisos están apuntalados. Habrá que revisar y reparar los daños, lo que en el mejor de los casos llevará un par de meses", aclaró.

Un total de 117 vecinos durmieron ayer en tres hoteles de la cadena NH situados en el paseo del Prado, en la calle de Alcalá y en Príncipe de Vergara. Esta cifra, sin embargo, podría ampliarse o reducirse, ya que el número total de vecinos afectados asciende a 179, según fuentes de la compañía hotelera y de Unión Fenosa.

 

La subestación incendiada fue revisada hace un año y cumplía la normativa

La legislación obliga a que las estaciones transformadoras sean revisadas cada tres años, pero apenas hacía uno que la subestación de Mediodía, donde se inició el miércoles el incendio, había demostrado cumplir toda la normativa, según un informe de la Consejería de Economía. Las obras de mejora y modernización que incluían la instalación de dos nuevos transformadores fueron aprobadas por la Dirección de Industria, Energía y Minas el 12 de mayo de 2003. Un mes después, el 16 de junio, fue cuando las instalaciones superaron la exhaustiva revisión que determinó el «perfecto estado del complejo».

Expediente informativo

La citada dirección general indica que, aunque los vecinos mantienen que se quejaron y pusieron denuncias en comisaría, no tenía constancia alguna de las molestias que sufrieron durante meses tales residentes. Para recoger la información al respecto, como es habitual en este tipo de incidentes, los responsables de la citada dirección se apresuraron ayer a abrir un expediente informativo.

Las dos principales eléctricas que operan en la ciudad, Unión Fenosa e Iberdrola, tienen 172 instalaciones de este tipo en la Comunidad, pero en ningún momento se han considerado peligrosas y los incidentes como el de la calle Alameda son «la excepción».

Medidas de control

Durante una visita a la zona del incendio, el delegado de Gobierno en Madrid, Constantino Méndez, aseguró ayer que la Administración investigará si la subestación de Unión Fenosa cumplía todas la medidas de control.

Acompañado por el jefe superior de la Policía, Méndez se negó a barajar ninguna teoría sobre el origen del siniestro. Para el delegado, «la hipótesis inicial es la que ha contado la compañía pero, obviamente, hay que hacer una investigación con la Policía Científica y analizar las causas»

En opinión de Méndez, que reiteró varias veces su «interés en investigar la causas del incendio», Comunidad, Ayuntamiento y Delegación de Gobierno deben sentarse para «revisar juntos que todos los protocolos en materia de Protección Civil están activos» y «aprender de este tipo de situaciones».

En cuanto a las quejas de los vecinos sobre los ruidos y las obras en la subestación, el delegado dijo: «Las he escuchado con interés. Los ciudadanos tienen en sus tres administraciones los receptores de esas quejas. Las que me lleguen las responderé encantado».

Recuperar la normalidad

Méndez subrayó que el Ayuntamiento había hecho «un gran esfuerzo de alojamiento provisional de las familias» afectadas, la mayoría vecinos del inmueble adosado a la subestación. Explicó, además, que había pedido a la Policía que hiciera un esfuerzo para mantener «un gran retén para garantizar la seguridad y la protección en la zona toda la noche, pero en particular, intensamente, hasta que vuelva el suministro eléctrico a todo el grupo de viviendas».

Por último, el delegado del Gobierno opinó que se tardará «un cierto tiempo» en que la zona recupere la normalidad. En cuanto al acceso al mismo lugar del siniestro, consideró que «se tardarán bastantes horas».

La gasolinera se traslada

La gasolinera que mantuvo en vilo a los bomberos por su cercanía al lugar del incendio el miércoles pasado está pendiente de traslado, según un convenio para evitar los obstaculos al tráfico rodado y peatonal.

El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y los presidentes de Repsol y Cepsa firmaron el pasado 14 de enero, un acuerdo por el que doce gasolineras —entre ellas la del paseo del Prado, esquina con la calle Almadén—, dejarán la almendra central de Madrid. La decisión se tomó teniendo en cuenta tanto el servicio que prestaba como los perjuicios que provocaban

 

Se demanda un plan de evacuación para el barrio

Los vecinos del barrio de Las Letras, en Huertas, pidieron al Ayuntamiento de Madrid, a través de una carta, la elaboración de un plan de prevención y evacuación ante incendios y accidentes, con el fin de evitar sucesos como el ocurrido el jueves en la subestación eléctrica de Unión Fenosa.

La carta, enviada al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, hace hincapié en "las diversas fuentes de riesgos" a las que aseguran estar expuestos, "especialmente en las calles más estrechas, con edificios de estructura de madera". Estas viviendas están ocupadas, en muchos casos, por personas mayores "con dificultades de movilidad", explica la asociación.

Los vecinos también recuerdan que el incendio del jueves se produjo en unas "circunstancias favorables" que han evitado "desgracias mayores". Su pregunta es "qué hubiera ocurrido un fin de semana de madrugada, con el barrio colapsado por vehículos, o si el colegio cercano a la subestación [Centro de Educación Primaria Armando Palacio Valdés] hubiera estado a pleno rendimiento".

Solicitan al alcalde "que de una vez por todas" elabore e implante un plan de prevención de incendios, una demanda que, según el presidente de la asociación de vecinos, Juan Carlos Mora, es ya conocida por Gallardón, "pues fue propuesta sin éxito en un pleno municipal del distrito de Centro".

La peatonalización del barrio es otra de sus viejas demandas: "El acceso para vehículos de emergencia en el barrio es un problema con el que se encuentran estos servicios en nuestro barrio cuando ocurren incendios o accidentes".

Fuentes: ABC
17.07.04

El País
17.07.04
18.07.04

Noticias relacionadas:

* Incendio en Madrid Controlado el incendio originado en una subestación eléctrica de Madrid (16.07.04)
* Incendio en Madrid Se derrumba el edificio colindante a la subestación eléctrica en llamas de Madrid (Actualizado a las 16:36 - 15.07.04)
* Incendio en Madrid Un aparatoso incendio en una subestación eléctrica colapsa el centro de Madrid (Actualizado 15:15 - 15.07.04)
* Galerías subterráneas de Madrid... ¿Foco de futuros apagones?
(05.07.04)

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es