- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Noticias Profesionales

  

Noticias

Viernes, 9 de julio de 2004


Seguridad Pública y Protección Civil

La Comunidad de Madrid, pionera en el brazalete para "cazar" maltratadores

Hará que se cumplan las órdenes de alejamiento

Por temor, casi seguro, al espionaje industrial, ayer se presentó una aproximación del prototipo de mecanismo electrónico -el primero diseñado en España- para detectar el momento en que un maltratador viola la orden judicial de alejamiento de su víctima.



Se trata, en realidad, de dos aparatos. El primero, un brazalete, tendrá que llevarlo el acusado del maltrato. El segundo, una especie de teléfono móvil, lo llevará la víctima, cuyo aparato dispone de un emisor de señal, un sistema de GSM y un software conectado a la central del 112 a fin de que la alarma sea captada, de inmediato, por la Policía Local, Nacional o Guardia Civil.

Ensayo general

En el momento en que el maltratador vulnere el perímetro de seguridad de 500 metros, saltará ese sistema de alarma en forma de vibración, sonido (pitidos) o señales luminosas que pondrá en alerta a la víctima, y sólo a ella, porque el sistema no está pensado para poner sobre aviso al maltratador.

Las pruebas, una especie de ensayo general con esa aproximación del prototipo diseñado por un equipo de la Universidad Complutense que dirige el profesor Antonio Hernando, se realizaron ayer en el estadio de La Peineta.

A la presidenta del Gobierno, Esperanza Aguirre, le tocó hacer el papel de víctima. Ella, a pleno sol, aguantó sin inmutarse a que el hombre que encarnaba el rol de maltratador se fuera acercando, poco a poco, hasta su víctima para comprobar cómo saltaba la alarma al rebasar el perímetro de los quinientos metros.

Al tercer intento

La prueba se hacía en un espacio abierto y con escasa cobertura. En honor a la verdad, el pitido no se escuchó en el artilugio de Esperanza Aguirre hasta el tercer intento. Los técnicos explicaban que, lógicamente, habría que perfieccionar el sistema pero que, en concreto, ayer, la presunta víctima estaba rodeada de multitud de periodistas con micrófonos, cámaras y demás material que podrían haber creado un campo electromagnético en torno a ella, con las consiguientes interferencias para la emisión correcta de la señal de alarma.

El prototipo, que funciona como un radar selectivo a distancia, comprende un emisor de señal codificada, un sistema de GSM dotado de altavoz, micrófono y alarma que se activa, como queda dicho, cuando el maltratador viola la distancia estipulada en la orden de alejamiento impuesta por el juez. Se insistía ayer en que, además, el equipo lleva acoplado un sofware que permite la conexión con la central del 112, donde se recoge la llamada de emergencia.

No puede quitarse el «chivato»

La Comunidad entregará este prototipo a los jueces en septiembre. Hasta entonces, se perfeccionará el sistema hasta que éste alcance el tamaño de un teléfono móvil en el caso de las víctimas, y un «dispositivo ergonómico casi transparente» para los maltratadores que tendrá, con toda seguridad, la forma de brazalete. Si al maltratador se le pasa por la cabeza desprenderse de este «chivato», también saltará una alarma, un acto que también sería castigado por los jueces. El precio aproximado del sistema se aproxima a los trescientos euros.

La posibilidad de implantar medios electrónicos para proteger a las víctimas de la violencia doméstica y controlar a sus agresores está recogida en la última modificación del Código Penal, que entrará en vigor en próximo mes de octubre.

Si desde ahora hasta dicho mes se considera oportuno colocar este sistema de detección de maltratadores, tendrá que ser de forma voluntaria por ambas partes, la víctima y el agresor, ya que así lo aprobó el Consejo de Gobierno del Poder Judicial, el pasado 28 de enero. Parece que tendrá que haber una sentencia firme, pero no se descarta el hecho de que tome en cuenta como medida preventiva.

«Tolerancia cero»

«Queremos demostrar -dijo ayer Esperanza Aguirre- que la Comunidad de Madrid quiere ser pionera en España en la aplicación de este método de prevención y de ayuda a las víctimas. Hace ya muchos años que llevo diciendo que la violencia contra la mujeres es un asunto que requiere «tolerancia cero»», recordando así la misma postura defendida por la que fue secretaria general de Asuntos Sociales en el Gobierno del PP, Amalia Gómez.

La presidenta regional se refirió a las «escalofriantes» cifras sobre la violencia de género en España: 30 mujeres muertas a manos de su pareja, de hecho o de derecho, en lo que va de año; 70 el año pasado y 52 en el 2002. «El incremento -añadió Aguirre- está siendo exponencial. Tenemos que hacer cualquier cosa que vaya en la dirección de terminar con esta lacra tan tremenda. Insisto: bienvenida sea cualquier medida para acabar con esta lacra que son los asesinatos y los malos tratos que sufren las mujeres a manos de los maridos o de las parejas».

El Plan, a finales de año

Según Aguirre, «la Comunidad de Madrid va a estar a la cabeza de la lucha contra los malos tratos. Uno de los retos que nos hemos marcado en el Ejecutivo regional es poner todos los medios a nuestro alcance para acabar con la violencia que sufren las mujeres por el mero hecho de ser mujeres».

«Contrajimos ese compromiso en el debate de investidura y, después, lo hemos plasmado en varias actuaciones. Primero creamos el Observatorio Regional contra la Violencia de Género y, después, constituimos el consejo aseror del Observatorio. Es más, se está elaborando, dentro de ese Observatorio, un Plan Integral de la Violencia de Género que estará aprobado antes de final de año».

Pero Esperanza Aguirre fue más lejos: «Mucho más allá del delito cometido, el maltrato y sus consecuencias producen en la sociedad un profunda sensación de rechazo y, a veces, de impotencia. Es algo que ocurre en otros países; de acuerdo. Pero la Comunidad de Madrid no puede ser ni indiferente ni tolerante. El maltrato es una humillación para la mujer y yo creo que lo tiene que ser para toda la sociedad».

«Por eso -concluyó-, tenenos que colaborar todos en la erradicación de esta lacra, de esta moderna forma de terrorismo contra las mujeres que muchas siguen sufriendo en silencio dentro de las paredes de su hogar. Hay que animarlas a que denuncien y darles todos los medios para garantizar que las sentencias y las órdenes de alejamiento se van a cumplir. Que se van a ver protegidas por todos los medios porque la sociedad los pone a disposición de los poderes públicos».

Derechos sobre el producto

En definitiva, el principal objetivo de este sistema es que las órdenes de alejamiento sean cumplidas de forma estricta por los maltratadores «porque ese es uno de los grandes retos que el Ejecutivo regional se había marcado en la presente legislatura», dijo la presidenta.

Esta investigación responde al convenio firmado por Esperanza Aguirre, el pasado 13 de abril, con la Universidad Complutense y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. Como informó ABC, dicho convenio establece que la Comunidad de Madrid se hace con todos los derechos sobre el producto y la forma de explotación. Además, podrá ceder derechos a otras Administraciones Públicas, tanto nacionales como internacionales, pero contando, en este caso, con la conformidad del citado colegio profesional.

«No es la panacea universal»

Para realizar este sistema de detección, pionero en España, el Gobierno regional ha destinado 35.000 euros de sus presupuestos para 2004. El Colegio de Farmacéuticos comprometió 45.000 euros para financiar su investigación en la Universidad Complutense.

Ayer se dió un paso más en la lucha contra la violencia de género en Madrid. Alfredo Prada, consejero de Justicia e Interior, aseguró que el nuevo sistema «no es la panacea universal contra los malos tratos pero, sin duda, contribuve a que vayamos erradicando una importante lacra social».

 

Fuente: ABC
30/06/2004
 

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es